Header Ads

3.4 ¿CÓMO IMPULSAR EL CRECIMIENTO ECONÓMICO DE UN PAÍS?

Acabamos de ver que el crecimiento económico y por tanto el aumento de las posibilidades de producción puede surgir:

- Con más factores productivos (más trabajadores, descubrimiento de recursos naturales y aumentando el capital).
 Con más productividad (trabajadores más formados o mejor tecnología)

Como normal general, un país puede contribuir al crecimiento económico, es decir a aumentar sus posibilidades de producción, de las siguientes maneras.

1. Invertir en capital humano.
Como he visto, si los trabajadores tienen mejor formación serán capaces de producir mejor y más rápido. En sentido, el gasto en educación de un país y los cursos de formación a los trabajadores permiten que sus ciudadanos sean más productivos.
Una crítica importante a los gobiernos españoles durante la crisis ha sido el pedazo de recorte (de todos los partidos políticos que han gobernado) al gasto en educación, un recorte que tu y yo aún sufrimos.

2. Invertir en capital físico (máquinas). Acumulación de capital.
Cuando tenemos máquinas, podemos usarlas para fabricar coches, electrodomésticos o recolectar comida, es decir estaremos produciendo bienes de consumo, que satisfacen  nuestras necesidades y por tanto aumentaremos nuestro bienestar.

La otra opción es utilizar las máquinas (capital) para producir más máquinas como excavadoras o tractores con los que podremos producir más en un futuro. Cuando utilizamos nuestros bienes de capital (maquinaria, instalaciones etc) para producir más capital, en lugar de bienes de consumo, estamos acumulando capital.

3. Invertir en investigación.
Para mejorar la tecnología es clave el gasto en INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO (I+D). La investigación es clave porque permite el desarrollo de la ingeniería y la mejora o creación de nuevas máquinas que permiten producir mejor o más rápido. El gasto en I+D en España en 2016 fue de 6.500 millones de euros (3.000 millones menos que en 2009) por lo que muchos critican que debemos aumentar el gasto si queremos competir con el resto de países. 


EL DILEMA DEL CRECIMIENTO. LA PREGUNTA CLAVE: ¿CUÁNTO INVERTIR HOY?

Acabamos de ver cómo la inversión en capital humano, en capital físico y en investigación permite crecer a un país y aumentar sus posibilidades de producción. El problema es que si dedicamos parte de nuestros recursos a estas inversiones, estaremos renunciando a producir otros bienes que se pueden consumir y por tanto satisfaciremos menos necesidades y descenderá nuestro bienestar.

Imagina que nuestros aldeanos emplean 4 horas en recolectar los vegetales y pescar los peces que necesitan para comer en un día. ¿Qué es lo que hacen el tiempo restante? En general tienen 3 opciones:

Podrían dedicar su tiempo a descansar o al ocio, es decir, a echarse una siestecita, a irse con sus amigos de fiestuki o a la playita de la aldea de al lado.
Otra opción es dedicar unas cuantas horas a producir otros bienes de consumo que no tengan, como por ejemplo mejores cabañas que les protejan del frío o ropa a partir de pieles.
Por último, lo podrían dedicar a invertir en capital físico o en investigación que les permitiera tener mejores redes o barcos de pesca o bien más avanzados sistemas de recolección de vegetales. También podrían dedicarlo a formarse como trabajadores para aumentar su rendimiento.

Las dos primeras opciones suponen un aumento del bienestar presente de los aldeanos. Con la primera opción se aumenta el tiempo de ocio y con la segunda se consumen más bienes que satisfacen más necesidades. Sin embargo, con la tercera opción los aldeanos renuncian a ese mayor bienestar en el presente a cambio de conseguir aumentar sus posibilidades de producción. En el futuro, gracias a los mejores sistemas de producción, los aldeanos podrán producir muchos más bienes y satisfacer más necesidades.

Un gran motivo de que ahora tengamos tantas fábricas, aeropuertos, puentes y máquinas que permiten fabricar una gran cantidad de bienes y servicios que aumentan nuestra calidad de vida, se debe a que nuestros antepasados decidieron invertir renunciando a su consumo presente.

EL GRAN DILEMA: Este dilema del crecimiento económico consiste en que hay que renunciar a consumir hoy y disfrutar de los bienes en el presente, para poder disfrutar más en el futuro. Es un dilema al que se enfrentan todas las personas y empresas en su día a día. Hay gente que quiere las cosas hoy y ahora porque para ellos “el mañana no existe”. Saber posponer el bienestar inmediato para tener más en el futuro es una de las claves del crecimiento de un país… y de una persona.

Cuando has decidido seguir estudiando y renuncias a esos 700 euros al mes en cualquier trabajillo, cuando vas a esas clases de inglés por la tarde en lugar de irte con tus amigos de fiestuki, cuando te pones a estudiar para cada examen en lugar de ponerte a ver la televisión o a jugar con el móvil, estás invirtiendo en tu futuro. Cada vez que renuncias a ese disfrute personal en el presente para invertir en tu formación, estás aumentando tus posibilidades de bienestar en el futuro. Los sacrificios de hoy te otorgan más posibilidades de vivir mejor el resto de tu vida.


Recuerda: “La inversión en conocimientos es la que siempre otorga mayores intereses”


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.