Header Ads

6.3. VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL SISTEMA DE ECONOMÍA DE MERCADO

El hecho de que no intervenga el Estado provoca ventajas e inconvenientes en la economía de mercado.

VENTAJAS

1. La eficiencia en su funcionamiento. Un país es eficiente cuando aprovecha al máximo sus recursos. El mercado fomenta la competencia entre las empresas, que deben luchar para producir de la mejor manera y así vender más. Esto hace que la producción del país sea mayor y se satisfagan más necesidades
2. Existen incentivos. Tanto empresas como trabajadores tienen incentivos para hacer las cosas mejor. Las empresas ante la gran competencia querrán mejorar sus productos y lucharán por reducir sus costes para obtener beneficios. Los trabajadores intentarán producir más y mejor para así poder recibir mayores rentas y comprar más bienes. Es decir, hay recompensas por hacer las cosas mejor.
3. La libertad económica. Tanto las empresas como las familias pueden elegir libremente qué producir o consumir según sus preferencias. Las personas también tienen libertad para decidir en qué trabajar dentro de sus posibilidades. Esto parece obvio dentro de nuestro mundo, pero a continuación veremos que no es así siempre

INCONVENIENTES

1. La distribución de la renta entre los individuos no es equitativa. Como dijimos, la renta se reparte en función de la cantidad de factores de producción que una persona posea y del precio de los mismos, lo que provoca desigualdad. 
         
El problema es que todos no nacemos con las mismas oportunidades, ni la posibilidad de acceder a los mismos factores de producción, ni somos iguales de habilidosos en todos los campos. Es decir, aquellos que nazcan en una familia con menos recursos económicos, o simplemente no sean habilidosos en aquellas actividades que generan más beneficios, están en desventaja frente al resto de individuos. Estas desigualdades iniciales terminan generando desigualdades en la distribución de la renta.

2. Las economías de mercado tienden a ser inestables y provocan crisis. Ya que los precios varían por las decisiones egoístas de millones de personas, se produce inestabilidad. En ocasiones, los mercados pueden decidir que millones de personas queden sin empleo (como en 2008) o que suban mucho los precios.

3. Escasez de bienes no rentables. Las empresas producen según el principio del beneficio. Hay algunos bienes que no son rentables para las empresas y no los producen. Nos referimos a parques, carreteras o puentes que todos queremos disfrutar.
Por ejemplo, el actual metro de Málaga sufrió en 2016 un coste de 13 euros por pasajero, mientras que sólo se paga 83 céntimos. La ciudad considera que el metro es muy beneficioso para todos ya que ahorra tiempo y reduce el tráfico y la contaminación. Pero ninguna empresa produciría este bien en una economía de mercado (casi nadie pagaría más de 13 euros por viaje). En una economía de mercado, no se producen estos bienes que todos deseamos porque no son rentables para las empresas.


4. Abusos de ciertas empresas. Algunas empresas desequilibran el mercado cuando son muy poderosas. Esto sucede cuanto tienen el poder suficiente para fijar el precio o las condiciones de venta. Por ejemplo, una gran empresa como Apple o Samsung podría imponer a las tiendas que sólo vendan sus productos, dejando a estas la dura tarea de tener que decidir entre vender productos de estas compañías o los de las otras. Esto lógicamente disminuye la competencia y perjudica a los consumidores.

5. Deterioro del medio ambiente. Como resultado de la producción de bienes y servicios hay ciertos efectos como la contaminación y el agotamiento de los recursos naturales. Si el Estado nunca interviene, las empresas podrían contaminar el medio ambiente sin restricciones, lo que acabaría perjudicando a todos los ciudadanos.
Por lo tanto, el egoísmo que defiende Adam Smith  no es tan bueno como él aseguraba, pues provoca desigualdades, inestabilidad, abusos, contaminación y bienes que desea la sociedad pero que se dejan de producir. 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.