Header Ads

8.3. VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL SISTEMA DE ECONOMÍA MIXTA


La mayoría de los países del mundo tienen un sistema de economía mixta en dónde el Estado interviene para corregir los inconvenientes de la economía de mercado. Sin embargo, si el Estado interviene demasiado podría empezar a tener los inconvenientes de la economía planificada.

LA CLAVE ES: ¿CUÁNTO INTERVIENE EL ESTADO?

Hace muchas décadas que el debate no es si el Estado debe intervenir o no. El Estado debe intervenir para corregir los inconvenientes del mercado. Las preguntas son ¿cuánto intervenir? y ¿dónde intervenir?

En algunos países como Estados Unidos el Estado interviene poco. Así, una parte importante de la sanidad y la educación es privada, y por tanto hay que pagar por ello. El gasto en infraestructuras tampoco es tan elevado como por ejemplo en Europa.  Cuando el Estado interviene poco, las ventajas se asemejan a los de la economía de mercado: El país será más eficiente y la producción será mayor. Sin embargo, los inconvenientes también se acercarán a los del mercado (desigualdad, contaminación etc.) De hecho, Estados Unidos tiene una producción muy elevada, pero es uno de los países con mayor desigualdad del mundo.





En otros países, como Finlandia o Noruega, el Estado interviene más.  La sanidad y la educación es 100% gratuita (en algunos países incluso la universidad) y hay bastantes ayudas sociales (en algunos casos la baja por maternidad puede durar más de un año). Cuando el Estado interviene más se reducen las desigualdades y otros efectos de la economía de mercado, pero puede empezar a surgir falta de incentivos propios de la economía planificada.


Es complicado establecer con exactitud si un Estado interviene más que otro en diferentes países. Un indicador que muchas veces se utiliza es el gasto público. Es decir, cuánto dinero gasta el Estado en cada país.



Tal y como y como vemos España se encuentra por debajo en gasto del Estado de países como Francia, Noruega o Dinamarca, donde hay muchas ayudas sociales, pero por encima de Estados Unidos o Japón dónde el Estado gasta mucho menos.

Por supuesto, el gasto público es sólo un indicador de la intervención, lo importante siempre es como se gasta y cómo se reparte el dinero. No es lo mismo gastar el dinero en pensiones, ayudas, sanidad y educación que hacerlo en defensa.

Lo importante de la intervención es saber dónde y cuándo hacerla. Países como Francia, Noruega, Dinamarca y Suecia, con gran peso del Estado, han alcanzado altos niveles de desarrollo sin sufrir muchos inconvenientes.

En otros países poco desarrollados, los gobiernos suelen funcionar con alto grado de corrupción, por lo que, aunque hay poco gasto público eso no implica que se deje funcionar al mercado libremente.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.