Header Ads

1. DIVISIÓN DEL TRABAJO Y ESPECIALIZACIÓN: LA INTERDEPENDENCIA ECONÓMICA

El año pasado mis alumnos del IES Huelin tuvieron una iniciativa genial. La empresa iba a vender, durante el recreo, vasos de fruta cortada a 1 euro. Para ello necesitábamos realizar una serie de tareas: Pelar y cortar fruta, ponerla en un vaso de plástico, cobrar el dinero, llevar las cuentas, guardar los beneficios etc.
Un alumno sugirió que cada persona se hiciera cargo de un pedido conforme llegara. Es decir, cada “trabajador” cobraría, pelaría y cortaría la fruta, la pondría en el vaso y entregaría al “cliente” y llevaría sus propias cuentas. Sin embargo un alumno replicó que esto llevaría mucho tiempo. Lo que propuso fue una división de tareas  ¿Tuvo éxito su propuesta? Veamos.



Si nos remontamos a los inicios de la humanidad, las sociedades que existían eran las economías de subsistencia o autosuficientes. Es decir los seres humanos se encargaban cada uno de ellos de producir todo lo que iban a consumir.
Sin embargo, si los seres humanos se dedican cada uno de ellos a producir todo lo que necesitan, van a poder realizar muy pocas actividades, y por tanto, satisfacer sólo las necesidades muy básicas. La razón es que  cada individuo tendrá que realizar muchas tareas para las que no es muy habilidoso, y además perderá tiempo en el cambio de tareas.
Pero si los individuos se organizan en sociedades y reparten las tareas, no hace falta que produzcan cada uno de ellos todo lo que necesitan, sino que pueden producir una cantidad reducida de bienes y recurrir al intercambio. Esto permite a los individuos:

1. La especialización en tareas concretas, de modo que ya no tengan que preocuparse por producir todo aquello que quieren consumir.  Es decir nadie produce todos los bienes que precisa para satisfacer sus necesidades. Además, con la especialización las personas se pueden especializar en la tarea que mejor sabe hacer, según las cualificaciones y recursos de cada uno. Es obvio que no todos tenemos la misma capacidad para hacer todo. Unos son buenos en matemáticas, otros en letras etc. La idea básica es que si soy muy bueno cazando, dedique todas mis horas de trabajo a cazar, de manera que luego pueda intercambiar la comida por otros bienes que no soy bueno produciendo como ropa por ejemplo.
Además decir que la especialización  no se basa sólo en las diferencias personales sino que las acentúa. Si soy el mejor haciendo una tarea y me especializo en hacer solamente esa, cada vez la haré mejor. El resultado es que la producción total es mucho mayor que si todos produjéramos cada uno de los bienes que necesitamos.

2. Además la especialización lleva a la división del trabajo. Los bienes no son producidos al completo por una persona, sino que cada uno se especializa en una tarea. Por tanto, procesos de producción complejos pueden ser divididos en tareas sencillas que puedan realizar de forma  repetitiva. En una panadería, unos trabajadores amasan, otros manejan los hornos, otros transportan y hay quien vende al público.
Pero además, la división del trabajo hace que los individuos se especialicen todavía más, porque a medida que realiza la misma pequeña una y otra vez, sin duda que acabaré haciéndola cada vez mejor.
Evidentemente, la segunda propuesta (dividir las tareas) fue un éxito rotundo de nuestra mini empresa. Los alumnos se especializaron en aquellas tareas que mejor sabían hacer (lo cual aumentó la cantidad de vasos producidos) y las tareas de producción se dividieron en tareas que se pudieron hacer manera sencilla y repetida (aumentando todavía más la producción.). A medida que los alumnos repetían las acciones y “les cogían el truco” eran más y más rápidos.

CONCLUSIONES: VENTAJAS E INCONVENIENTES
Las ventajas de la especialización y la división del trabajo es obviamente que podemos producir muchos más bienes que si cada individuo tuviera que producirse cada uno de los bienes que quiere consumir.
LAS RAZONES: El intercambio es ventajoso porque ambas partes salen ganando, ya que pueden especializar en la obtención de unos pocos bienes y aumentar su eficiencia (productividad), es decir, obtener más unidades con el mismo esfuerzo. Si aquellos que son mejor construyendo casas o recolectando alimentos se especializan en ello, obtendrán más bienes que si todos hacemos todas las tareas. Todo ello supone un aumento de la productividad del trabajador por 3 causas.
- Eleva la habilidad del trabajador
- Disminuye la pérdida de tiempo (al NO tener que cambiar de tareas)
- Existe más facilidad de innovación. Es más fácil crear máquinas y herramientas que faciliten hacer una tarea pequeña,

Los inconvenientes de una especialización excesiva son:
El trabajo puede llegar a ser muy repetitivo y aburrido. Este hecho suele estar muy relacionado con el absentismo laboral. El absentismo laboral, es decir, la ausencia al trabajo cuando estaba prevista la asistencia, se ha disparado en 2016 y supera ya los niveles previos a la crisis. Se cifra en 72.500 millones de euros su coste total. Una cantidad de la que consideran podrían recuperarse hasta 18.000 millones para dar un respiro a la Seguridad Social
Existe interdependencia económica. Los individuos ya no producen por sí mismos todos los bienes que necesitan. ¿Qué ocurre si otra persona no produce lo que yo deseo? Es decir, dependemos de otros individuos que produzcan los bienes que nosotros deseamos. Esto puede ser especialmente peligroso en caso de que dependamos de bienes básicos para sobrevivir como por ejemplo alimentación. 

La especializacion y division trabajo interdependencia economica ventajas inconvenientes absentismo

¿Qué es la interdependencia económica?
Acabamos de ver como la especialización y la división del trabajo lleva a una gran interdependencia económica entre todos los agentes de una sociedad. Esta interdependencia se ve en un doble sentido
En primer lugar, si una persona no produce prácticamente nada de lo que necesita para su consumo, ¿Cómo sabemos qué bienes y en qué cantidad producir?
Se hace necesario algún mecanismo que ponga en contacto a productores y consumidores, para asegurar que lo que unos producen coincida con los que otros desean consumir, tanto en cantidad como en calidad. La solución a esta cuestión son los mercados y el mecanismo de precios, el cual vimos como funcionaba al estudiar la mano invisible de Smith

En segundo lugar, al dividir la producción de un bien en muchas tareas más pequeñas (por ejemplo para producir una casa, unos se especializan en poner ladrillos, otros en manejar las grúas, otros diseñan los planos etc), ¿Cómo sabemos si se están realizando todas las tareas necesarias? Es posible que se amase más harina de la luego necesaria para hornear por ejemplo.
Es necesario coordinar todas las acciones de todas las personas que contribuyen a su fabricación, para que se realicen las tareas justas y necesarias para llevar a cabo la producción.  Esta labor la realizan las empresas.

Los mercados y las empresas son por tanto imprescindibles para solucionar la interdependencia.

Como hemos dicho esta gran interdependencia económica puede tener efectos negativos ya que nos hace depender de otros países. Así por ejemplo si Estados Unidos tiene una crisis que eleve el precio de sus productos y genere mucho desempleo el resto del mundo se puede ver afectado. El motivo es que dependemos de muchos productos producidos por ellos en lo cuáles no estamos especializados. Si aumentan sus precios nosotros tendremos que seguir comprándolos ya no que no nos hemos especializado nunca en su producción, lo que provocará que nuestros precios también aumenten y pueda aumentar el desempleo.

Esto explica porque las crisis pasan tan rápido de un país a otro.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.