Header Ads

6.1 CARACTERÍSTICAS DE LA COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA



En el centro comercial de mi ciudad hay un restaurante WOK. Es el único restaurante que ofrece comida china, pero si tú o yo quisiéramos comer en el centro comercial podríamos elegir comer hamburguesas (McDonald’s y Burguer King) pollo frito (KFC) tacos (taco bell) pizzas (Telepizza y Domino´s) montaditos (100 montaditos) además de un buen puñado de restaurantes de tapas.
Aunque todos esos restaurantes no venden comida china, el restaurante WOK debe tenerlos en cuenta, ya que incluso gente que prefiere este tipo de comida es poco probable que pague 15 o 20 euros por ella cuando puede comer un hamburguesa patatas y bebida por 5 euros.
Pero el WOK también tiene en cuenta que si su precio es un poco más caro que las demás alternativas del centro comercial, no perderá todos sus clientes. Habrá muchos clientes dispuestos a pagar algún euro más por comer comida china ese día. Por supuesto lo contrario también es cierto, si el WOK es un poco más barato, todavía habrá gente dispuesta a comer hamburguesas o pizza aunque tenga q pagar un poco más.

En esta situación por tanto, el WOK tiene cierta capacidad para influir en el precio (puede subir el precio y no perderá todos sus clientes). Entonces ¿en qué tipo de mercado se encuentra este restaurante WOK?

Por supuesto no estamos en competencia perfecta, puesto que el WOK no es precio-aceptante (puede subir el precio y seguirá vendiendo). Tampoco es un monopolista, ya que aunque es el único vendiendo comida china en el centro comercial, los clientes tienen otras alternativas que hacen competencia a su comida. Tampoco podemos decir que es oligopolio en donde había unas pocas empresas. ¿Entonces qué mercado es el de los restaurantes?

Los economistas llamamos a este tipo de mercado competencia monopolística. Este mercado se caracteriza por:

1. HAY MUCHOS VENDEDORES.
Cada empresa tiene muchos competidores. El mercado de la comida rápida es buen ejemplo. Hay muchas alternativas a la hora de elegir que queremos comer. Por tanto en estos mercados no hay ninguna empresa que tenga un gran dominio, al contrario de lo que pasaba en la telefonía móvil dónde Vodafone, Orange y Movistar ocupaban casi todo el mercado.

2. HAY LIBERTAD DE ENTRADA Y DE SALIDA.
Esto quiere decir que cualquier empresa puede entrar y vender en este tipo de mercados (cualquiera puede crear una nueva empresa de comida rápida)  y de la misma manera cualquiera puede salir del mercado si ve que no tiene beneficios. Esta condición es muy importante, porque evita que unas pocas empresas controlen el mercado como pasaba con el monopolio.

3. DIFERENCIACIÓN DEL PRODUCTO.
Los productos son similares pues satisfacen la misma necesidad pero no son sustitutivos perfectos los unos de los otros, ya que hay diferentes estilos, calidades, diseños, marca. Los consumidores por tanto no tenemos ninguna dificultad a la hora de diferenciar unos productos de otros.
El mercado de la comida rápida es un buen ejemplo de nuevo, aunque todos los productos son comida (son sustitutivos) podemos claramente diferenciarlos (no son perfectos). Está claro que la comida china, las pizzas o las hamburguesas son diferentes, pero todas nos satisfacen una misma necesidad. Pero por supuesto hay gente que prefiere un tipo de comida y otra. Incluso dentro del mismo tipo, hay gente que prefiere una hamburguesa de McDonald y otros una de Burguer King.

4. HAY CAPACIDAD PARA INFLUIR EN EL PRECIO
Cuanto mayor es la capacidad de una empresa para diferenciar su producto del resto, mayor será el precio que esté dispuesto a pagar por él los clientes, al ajustarse más a sus necesidades.
Si los productos son similares entre dos empresas (como McDonald’s y burguer King) lo normal es que el precio sea parecido. Pero hay empresas que buscan diferenciarse y ofrecer un producto de más calidad o diferente para así poder cobrar más (por ejemplo las hamburguesas en Foster Hollywood pueden valer unos 10 euros).

De ahí que exista un elevado grado de competencia entre las empresas por diferenciar su producto del de sus rivales. Si lo logran, tendrán capacidad para influir sobre el precio (y fijarlo más alto); mientras que si no es así, se tendrán que conformar con fijar un precio más bajo y parecido al de la competencia.

Este tipo de mercado es muy común en el mundo real. El mercado de libros, videojuegos, o restaurantes, son algunos ejemplos. En todos ellos, podemos diferenciar unos productos de otros, hay muchos vendedores y algunos son más caros que otros.


En conclusión, hemos visto que la diferenciación es la clave que les permite a las empresas pagar un precio más alto. Este punto es tan importante que vamos a dedicarle un apartado aparte.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.