Header Ads

1.1 ¿Qué es el ahorro ?

Tu amiga María siempre ha sido poco ahorradora y dice frases del tipo. “¿Para qué voy a ahorrar, si el dinero que tengo me lo quiero gastar?” Pero un día os vais de viaje de fin de curso y María quiere comprarse un maquillaje que vale 50 euros y claro, no tiene dinero suficiente en la tarjeta monedero que le han dado sus padres.- “Vale profe, ya sé para qué sirve ahorrar, se necesita a veces para hacer gastos más grandes” Bueno, no es el único motivo para ahorrar, pero no está mal para empezar.


Al igual que mi alumna María, muchas personas ven el ahorro como un sacrificio, es decir, no gastar dinero y renunciar a pasarlo bien. Pero el ahorro también supone decidir que vamos a hacer con ese dinero en el futuro.

EL AHORRO es reservar parte del dinero que tenemos. Ello me permitirá conseguir mis proyectos y objetivos futuros.

El ahorro es importante para conseguir mis proyectos y objetivos futuros. Es decir, renuncio a consumir hoy para consumir más en el futuro. Por ejemplo, imagina ganas 1500 euros al mes y ahorras 500 euros todos los meses porque tu sueño es ir New York este verano. Si ahorras estos 500 euros durante 10 meses, tendrás un ahorro de 5000 euros, por lo que este verano podrás ir a New York, algo que no podrías hacer si no hubieras ahorrado. Si María hubiera ahorrado antes del viaje, se podría haber gastado más dinero del que le dieron sus padres.

Por eso es muy importante tener objetivos para ahorrar. Si quieres una play, un móvil nuevo o una moto es importante que te visualices con ello en el futuro. Seguro que eso es un impulso para ahorrar.

¿Y si no ahorro?

Pues que no podré cumplir mis proyectos ni conseguir mis objetivos futuros, c'est la vie. Pero bueno, siempre puedo pedir prestado ¿no?. Pues sí, eso se llama deuda.

Ahorro y deuda

Lo contrario del ahorro es la deuda. Es decir, la deuda me permite consumir más hoy y pagarlo en el futuro. Por tanto, podré consumir menos en el futuro. Imagina que quieres comprar un coche que vale 10.000 euros. Podrías ahorrar 500 euros al mes, pero necesitarías 20 meses para comprarlo. Si pides prestado esos 10.000 euros, tendrás una deuda, pero podrás disfrutar del coche hoy sin esperar 20 meses.

¿Pues qué bien que puedo disfrutar de los bienes ya? ¿no?

El problema de la deuda es que sólo estoy retrasando el ahorro. Es decir, al final tendré que acabar ahorrando esos 10000 euros igualmente, pero, además, tendré que pagar unos intereses. Es decir, endeudarme me obliga a tener que ahorrar más en el futuro de lo que lo haría en el presente.

Por tanto, el coste de no ahorrar hoy y pedir prestado es que en el futuro tendré que ahorrar igualmente y además pagar unos intereses.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.