Header Ads

4. NECESIDADES ECONÓMICAS A LO LARGO DE NUESTRA VIDA



Desde muy pequeñito me enseñaron en casa la importancia de ahorrar y gastar el dinero en lo que de verdad necesitaba. Tenía una paga, que no era mucho, pero siempre intentaba guardar algo en la hucha. Ya de adolescente me abrieron una cuenta corriente, y ahí iba depositando cuando ahorraba una cantidad importante. Años más tarde, cuando empecé a trabajar con 22 años en el banco, me abrí mi propia cuenta, pedí mis tarjetas y aprendí dónde puede ser interesante invertir.


A todo esto se le llama educación financiera, y es muy importante que se aprenda desde joven. Yo tuve la suerte de que mis padres me enseñaron desde muy pronto. Tú tienes la suerte de poder dar esta asignatura de economía. Si algún día tienes niños, tu deber como padre es educarlo financieramente. Estarás contribuyendo a su felicidad, porque a lo largo de su vida van a tener muchas necesidades económicas diferentes, y esta educación financiera es imprescindible para no comer errores.

A lo largo de nuestra vida vamos a pasar por muchas etapas  en las que vamos a tener necesidades económicas diferentes. Cuando somos adolescentes solemos estar más preocupados por el consumo que por el ahorro (he estado ahí). Cuando nos independizamos, y más si formamos una familia, es normal preocuparse por la seguridad. Cuando seamos mayores, la preocupación mayor será tener un dinero suficiente durante nuestra jubilación.

Vamos analizar estas necesidades en las diferentes etapas

ADOLESCENCIA

Si como yo cuando tenía tu edad, tienes tu paga, debes aprender a gestionarla. No vale gastarse todo el dinero que te han asignado y luego pedir más. Es importante que entiendas que el dinero no es ilimitado y que a tus padres les cuesta muchas horas de trabajo ganarlo.

Si tienes suerte, y tus padres  tienes bastante capacidad adquisitiva, debes aprender a gestionar lo que te asignen, porque cuando seas mayor, el dinero no te va a llover del cielo. Si por desgracia, tus padres no tienen tantas posibilidades, pedir más y más dinero sólo les supone a tus padres que tengan que recortar sus propias necesidades para satisfacer las tuyas, que en la mayoría de casos serán caprichos.

Es importante que elabores un presupuesto como el que vimos en este tema. Asigna los gastos semanales que vas a tener y piensa si son de verdad necesarios. No olvides asignar una parte para el ahorro que puedes guardar en una hucha o una cuenta corriente.

PRIMER TRABAJO

Desde que cumplí 18 quise empezar a ganar mi propio dinero. No era mucho, unos 120 euros al mes que conseguía entrenando niños al baloncesto (mi pasión). Sin embargo, cuando nos referimos al primer trabajo no me refiero a esto, sino a ese primer trabajo a tiempo completo lleno de nuevas responsabilidades.

Llevas toda tu vida estudiando y por fin acabas (aunque yo aún sigo) y te dispones a empezar tu primer trabajo. Lo siento, se acabó lo bueno. Empieza el mundo real.

Es posible que aún sigas viviendo con tus padres, pero ya empiezas a ganar dinero, y por tanto, tus gastos van a aumentar bastante. Mucha gente cuando empieza a ganar una cantidad a la que no está acostumbrada, se vuelve un poco loco y empieza a derrochar. Para que esto no ocurra hay que seguir 3 simples consejos.

1. Gasta siempre menos de lo que ingresas. - Qué tonterías dices Javi… esto es bastante obvio. Si que es obvio sí, pero te sorprendería la cantidad de gente que empieza a gastar a crédito y a aplazar sus pagos para comprar más  y más. Insensatos.
2. Cuidado con el endeudamiento. Todavía recuerdo mi amigo David, que al mes de empezar a trabajar se compró un BMW de 30.000 euros. Es importante que vigiles toda deuda con un interés alto, y que sobre todo, no adquieras una deuda que te coma todos tus ingresos. No me seas David.
3. El ahorro es una obligación. Seguro que tienes muchos planes para tu futuro. Comprarte una casa, unas vacaciones a una ciudad que siempre has querido ir o lo que sea. Debes ponerte como obligación ahorrar al menos un 10% de tus ingresos.
Recuerda que un presupuesto en el que seas consciente de tus gastos, y que ayuda a priorizar que es prioritario y que no, es imprescindible para ahorrar y poder cumplir todos tus objetivos financieros.

EL COCHE

Mi amigo David empezó cobrando 1.200 euros al mes. ¿Tenía sentido que nada más empezar a trabajar se comprara un coche de 30.000?

El coche es habitualmente el primer gran gasto que hace toda persona. En ocasiones, los padres nos hacen el regalo, o nos prestan el dinero. Pero en otras ocasiones, no queda remedio que ir a un banco y pedir un préstamo.

Al contrario que en una casa, pedir mucho dinero para comprar un coche no suele ser una buena idea. ¿Por qué no? ¿Qué diferencia hay entre una casa y un coche? La principal diferencia es que la vivienda no va a perder valor como pasa con el coche. Si me he pasado y he comprado una casa demasiado cara, siempre tengo la oportunidad de revenderla y lo normal es que no pierda dinero. Sin embargo, un coche empieza a valer menos desde el segundo que sale del concesionario. Comprarme un coche que no puedo permitirme es un error de bulto.

Pero si aún así necesito pedir un préstamo, debería tener lo siguiente en cuenta.

No te compres un coche que no te puedas permitir. Muchas personas lo hacen simplemente porque les gusta aparentar, o como dirías vosotros “fardar”. En serio, no me seas David.
Ahorra para pagar la mayor parte posible del coche sin deudas.
Compara muchos precios diferentes en distintos concesionarios. La diferencia puede ser considerable.
Pide el préstamo con el menos plazo de devolución posible. Si recuerdas, estos préstamos tienen un tipo de interés mayor que el de la vivienda. A menor plazo, pagarás menos intereses.
Ten en cuenta que el coche trae otros gastos. Seguros, combustible, impuesto de circulación, revisiones etc.

Por último, ten en cuenta que puedes comprar un coche de segunda mano a muy buen precio. Esta suele ser una muy buena opción para ahorrar dinero. Si además conoces a la persona que te está vendiendo el coche, tendrás la seguridad de que el coche no ha sufrido grandes dañor y que es de fiar. No deseches esta opción porque es más que interesante.

INDEPENDIZARSE: ALQUILAR O COMPRAR

La vivienda suele ser para muchos el mayor gasto que se va a realizar. No es por tanto una decisión que vaya a tomar a la ligera.

Comprar una vivienda tiene muchas ventajas, ya que en lugar de pagar un alquiler, estamos comprando nuestra propia casa, y al pasar unos años (puede que 20 o 30), ya tendremos nuestra propia casa en propiedad.
Pero el alquiler también tiene sus ventajas. Lo primero, da mayor libertad de si queremos cambiar de ciudad o simplemente de barrio. Además, tener una vivienda propia también lleva unos gastos extra: Seguros, pagar la comunidad, mantenimiento etc. Cuando estamos de alquiler, estos gastos los suele tener el casero.

Además de todo esto, pedir una hipoteca suele llevar muchos gastos extras como pagar a notarios. Esto puede llegar a ser el 10% del valor de la casa.

¿Entonces qué opción es mejor?

Normalmente tenemos que poner un 20% del valor La clave es la entrada que hay que dar para comprar una vivienda.de la casa. Si la casa cuesta 200.000 euros, tendremos que poner “a toca teja” unos 40.000 euros. Si tenemos en cuenta los gastos extras de la hipoteca, que serían otro 10%, (20.000 euros más), eso implicaría que tendríamos que desembolsar unos 60.000 euros antes de comprar la casa.

Si tengo ese dinero, y el pago mensual de la hipoteca me queda a unos niveles, puede ser interesante la compra de la vivienda.

¿Cuánto debería pagar al mes de hipoteca?

Evidentemente unos niveles que me pueda permitir. Los expertos consideran que el pago mensual de la hipoteca no debería ser mayor del 35% de los ingresos de la familia. Es decir, si una familia ingresa 2000 euros al mes, no debería tener una hipoteca mayor a 700 euros.

Además hay que tener en cuenta si tengo más deudas. Si esa misma familia tiene un préstamo de un coche a devolver  200 euros al mes, no debería tener una hipoteca mayor a 500 euros.

EMPEZANDO UNA FAMILIA

Si me voy a vivir con una pareja, lo primero que tengo que aclarar es la manera en la que vamos a manejar las finanzas. En este sentido cada pareja tiene sus propias reglas, y no hay nada escrito de cómo debe organizase. Sin embargo si es necesario que se establezcan las reglas del juego y se indique que gastos se van a llevar en común y cuáles por separado (si los hay)

Es interesante que se haga un presupuesto como pareja en que se indiquen los gastos fijos obligatorios, los variables necesarios y los discrecionales. Por supuesto no debemos olvidarnos de fijar un objetivo de ahorro planificado.

El bebé

Qué bonito la llegada del bebé ¿no? Pues sí, precioso, pero prepara la cartera. El primer año del bebé trae muchísimos gastos. Se estima que puede ser entre 6000 y 10000 euros (la habitación, los juguetes, el carrito, la cuna, los pañales, la silla para el coche, ropa,  biberones y un sinfín de accesorios).

A medida que el bebé crece hay que revisar el presupuesto, porque con él, llegan otros gastos fijos. Por tanto, año a año debemos ir modificando el presupuesto.

LA JUBILACIÓN.

Llegará un momento en el que nos jubilemos y ya no tengamos ingresos por trabajar. Actualmente tenemos un sistema de pensiones en que las personas reciben un porcentaje de lo que han ganado mientras trabajaban.

Esto hace que vayamos a recibir menos de pensión de lo que ganábamos cuando trabajamos. Por ello es interesante que lleguemos a esta época de la vida con unos ahorros suficientes que nos permitan mantener un nivel de vida parecido.

También es interesante que mientras trabajemos vayamos invirtiendo parte de nuestros ahorros, para así tener una rentabilidad de la que podamos disfrutar al jubilarnos.

¿Cuánto debo ahorrar para mantener mi nivel de vida?

Imagina que tu pensión es de 500 euros menos que cuando trabajabas. Si te jubilas con 65 años (cosas que está por ver) y vives hasta los 85 años, necesitarás ahorros para vivir durante 20 años.

500 euros por 12 meses y 20 años son 120.000 euros que necesitarás ahorrar para mantener tu nivel de vida. Es por tanto una cantidad importante. Por eso es tan importante hacer buenas inversiones con tus ahorros. 

No te preocupes, que el siguiente tema hablaremos precisamente de eso, de la inversión.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.