Header Ads

2.2. ¿Qué tipos de inversiones existen?




Los productos de renta fija pagan una rentabilidad establecida de antemano y devuelven el dinero invertido en un plazo determinado. Es decir, la rentabilidad que nos ofrecen por prestar nuestro dinero es fija (un 1%, 2% o 5% por ejemplo). Por lo tanto, sabemos exactamente el dinero que vamos a ganar. Suelen ser bastante seguros salvo que la empresa o el Estado al que le prestamos dinero quiebre. Por ello, cuanto mayor sea el plazo de devolución, hay un pequeño riesgo mayor. 

Como normal general, a más plazo de devolución, mayor es la rentabilidad que nos pagan.



Podemos invertir comprando estos valores al Estado o a empresas:

1. Compras al Estado. Se los denomina popularmente deuda pública porque las principales emisiones las realizan los organismos públicos y, más concretamente, la Administración Central del Estado. La seguridad de pago suele ser muy alta y por ello la rentabilidad menor, aunque como dijimos, suele aumentar con el plazo de devolución.
Aquí abajo tienes la rentabilidad que pagan España, Aelmania, Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón por su deuda. Como ves a mayor plazo, ofrecen una rentabilidad mayor.



2. Compras a empresas. Igualmente, las empresas también pueden ofrecer activos financieros de renta fija que los particulares podemos comprar, que normalmente se llaman bonos u obligaciones.  Sin embargo, el riesgo de impago puede ser mayor. En estos casos hay que estudiar muy bien a la empresa que se le está prestando dinero.

RECUERDA: Como norma general podemos decir que a mayor PLAZO que prestamos el dinero, mayor RENTABILIDAD.

Cuando hablamos de renta variable nos referimos a las acciones. Cuando una persona compra acciones, automáticamente se convierte en propietario de la empresa, por lo que tiene derecho a información y a voto y al reparto de beneficios de la empresa.
A diferencia de la renta fija, la renta variable no ofrece una rentabilidad preestablecida, y el plazo de recuperación de tus ahorros tampoco es conocido. Como hemos dicho, quien compra acciones se convierte en socio propietario de una empresa o negocio y, en consecuencia, no existe un plazo de devolución asociado al dinero que invierte.
Por tanto, un accionista tiene dos formas de obtener rentabilidad con su inversión:
Reparto de dividendos: Cuando le empresa decida repartir beneficios, que dependerá de la marcha de la empresa, estos irán para los accionistas.
Venta de las acciones: El precio de las acciones varía en la bolsa todos los días. Si una empresa va muy bien y se espera que tenga beneficios, mucha gente querrá comprar sus acciones para recibir dividendos. Como bien sabes por la ley de la oferta y la demanda, eso aumentará el precio de las acciones. Si compro las acciones a 100 euros y las vendo a 150 obviamente estoy ganando dinero.
Ya que tanto la marcha de la empresa como las variaciones en Bolsa son impredecibles, se dice que la renta variable es una inversión de riesgo. Por supuesto, como el RIESGO es mayor, la posibilidad de RENTABILIDAD también es mayor

C. Fondos de inversión.


Todas las inversiones, incluso las garantizadas por los Estados, tienen su riesgo. Es por ello que existe un tercer producto que trata de minimizar el riesgo repartiendo el dinero entre distintas combinaciones de valores de renta fija o renta variable: los fondos de inversión. 

Un fondo de inversión por tanto es un paquete con varios activos financieros. Al comprar estos paquetes el riesgo es menor, ya que si un activo dentro del paquete sale mal esto puede ser compensado por las otros.

Estos paquetes pueden tener sólo activos de renta fija, sólo de renta variable, o una combinación.
Así, un ejemplo de renta fija podría ser un fondo de inversión que combinara renta fija española, francesa y alemana. Un ejemplo de renta variable podrían constituirlo un fondo de inversión que combinara acciones de La Caixa, Repsol y Movistar, etc.


Las alternativas dependerán del riesgo que quiera asumir el inversor. Cuando un fondo de inversión tiene más renta variable el riesgo es mayor, pero también la posibilidad de rentabilidad.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.