Header Ads

9.1 LA INTERVENCIÓN DEL ESTADO CON LA DESIGUALDAD EN LA DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA: LAS POLÍTICAS DISTRIBUTIVAS.

El mercado excluye a ciertas personas a las que les deja sin ningún tipo de ingresos. Además, a veces las diferencias de renta se deben a desigualdad de oportunidades al nacer. Vamos a ver los objetivos que se marca el Estado y cómo interviene.

¿Qué objetivos se marca el Estado?

El Estado interviene para conseguir una distribución más equitativa o justa de la renta. Para conseguir ello el Estado se marca estos objetivos.

1. Dar seguridad económica. Es decir, proteger a los individuos ante ciertos sucesos que le pueden dejar sin ingresos un cierto tiempo, como desempleo, invalidez, vejez, maternidad etc. Este objetivo es realmente importante para reducir el efecto del “factor suerte” que te puede dejar sin ingresos un tiempo.
2. Garantizar un nivel mínimo de bienestar a todos los ciudadanos, de manera que todos tengan unos ingresos mínimos para alcanzar un nivel de vida digno. No es de recibo que un país tenga millones de personas que no pueden cubrir sus necesidades básicas.
3. Reducir la pobreza. La existencia de pobreza es algo que no desea nadie, ya que lleva a muchos conflictos sociales. En España se considera que una persona se encuentra bajo pobreza relativa si gana menos de 7.500 euros. En el caso de las familias se sumaría 3.750 por la otra pareja y un 30% (2250 euros) por cada hijo. Así, una familia con padre, madre, y dos hijos, estarían en pobreza relativa si ganan menos de 15.750 euros (7.500 + 3.750 + 2.250 + 2.250). Se estima que en España el 25% están en esta situación de pobreza relativa.

4. Promover la igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos. De esta manera se busca que una persona no “quede marcada” por venir de una familia con menos recursos y tenga las mismas posibilidades que otros. Además, cuestiones como la raza o procedencia no pueden ser causa de discriminación. 

LAS POLÍTICAS DISTRIBUTIVAS

El Estado dispone de principalmente 3 POLÍTICAS DISTRIBUTIVAS buscando la equidad para así conseguir los 4 objetivos que hemos visto ahora mismo: Impuestos, gasto público y transferencias y la intervención directa en el mercado.



1. LOS IMPUESTOS. Obviamente si queremos ayudar a los más desfavorecidos y dar ayudas para igualar las oportunidades tenemos que cobrar impuestos, ya que el dinero tiene que salir de algún sitio. Para ello tenemos dos tipos de impuestos:

a) Indirectos. Los pagan las personas por consumir, como por ejemplo el IVA que actualmente es un 21% (hay algunos productos que se gravan al 10 y al 4%). También hay impuestos especiales para productos como el alcohol, el tabaco o la gasolina.

Algunos economistas consideran que este tipo de impuesto aumenta la desigualdad de la renta, ya que aquellas personas que menos dinero tienen, prácticamente deben gastar toda su renta para consumo y por tanto el Estado estaría llevándose el 21% de su renta en forma de impuestos.

b) Directos. Los pagan las personas y las empresas por el dinero que ganan. El IRPF lo pagan las personas, y a medida que ganan más, el porcentaje a pagar aumenta. Las empresas pagan el impuesto de sociedades por los beneficios que ganan.

Los impuestos directos son los que más contribuyen a redistribuir la riqueza, ya que los que más ganan pagarán más.

2. GASTO PÚBLICO Y TRANSFERENCIAS. Mientras que los impuestos buscan recaudar dinero e indirectamente ayudan a igualar la renta (los que más ganan, pagan más), el gasto público y las transferencias (ayudas) buscan claramente reducir desigualdades y asegurar un nivel de bienestar a todos los ciudadanos. Dentro de este gasto destacamos:

a) Gasto para la igualdad de oportunidades, incluyen los servicios universales de educación obligatoria, los programas de formación profesional o las becas de estudios. Poder acceder a educación y sanidad es sin duda lo que más contribuye a igualar las oportunidades de las personas. Si recibimos educación y estamos sanos, es más fácil llegar a donde nuestras capacidades y esfuerzo nos permitan.

b) Programas de seguridad social: Son claves para dar seguridad a las personas de que van a poder seguir teniendo unos ingresos mínimos. Además del gasto en sanidad, son realmente importante las pensiones públicas, las ayudas invalidez o protección contra el desempleo. Se trata de un gasto muy importante en España. En 2017 el gasto en seguridad social fue de 191.000 millones de euros.

c) Políticas de vivienda. Son aquellas que se dirigen a la adquisición de vivienda de protección oficial para determinados sectores de la población que tienen dificultades.

3. INTERVENCIÓN DIRECTA EN EL MERCADO. Se trata de fijar una serie de leyes para que todo el mundo pueda acceder a un mínimo de bienestar. Un ejemplo es el salario mínimo, que en 2018 es de 735,90 euros. En otras ocasiones también puede fijar precios máximos para bienes o servicios necesarios como la luz o el agua

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.