Header Ads

3.2. INTERVENCIÓN ESTADO CON LAS EXTERNALIDADES. FOMENTAR LAS POSITIVAS Y CORREGIR LAS NEGATIVAS.


Como las externalidades hacen que se produzca más de lo eficiente (en las negativas) o más de lo eficiente (en las positivas), la producción no es la que desea la sociedad. El Estado interviene para tratar de fomentar esta eficiencia económica. Obviamente, los instrumentos utilizados serán diferentes según se trata de una externalidad positiva o negativa.

Para ello volveremos a plantearnos dos preguntas: ¿Qué objetivo busca el Estado? y ¿qué instrumentos usa para conseguirlo?.



¿Qué objetivos tiene el Estado?

El Estado quiere reducir o eliminar las externalidades negativas porque se produce mucho más de lo que la sociedad quiere (como la contaminación o el tabaco). Por otro lado, busca fomentar las externalidades positivas que se producen menos de lo que la sociedad desearía, como la educación o la investigación.



INSTRUMENTOS DEL ESTADO  PARA CORREGIR EXTERNALIDAD NEGATIVAS

Si una empresa está imponiendo costes en otras personas, como con la contaminación, lo ideal es que pague por todos estos costes. Lo que ocurre es que a veces es complicado medir el coste en euros, ¿cuánto me perjudica en euros que fume alguien delante mía? ¿Y los problemas de tráfico de los coches? ¿Y el ruido de un bar debajo de mi casa?

Para ello, el Estado emplea varios INSTRUMENTOS dependiendo del daño producido.

1. Regulación. Es decir, establecer una serie de leyes que ayuden a reducir las externalidades negativas. Dentro de esta regulación distinguimos:
- Prohibición o restricción de la producción o consumo del bien. De esta manera se reducen los efectos negativos, como por ejemplo prohibiendo a los coches pasar por el centro a determinadas horas (o haciendo peatonales), las restricciones de fumar en cada vez más sitios o las limitaciones a las discotecas en cuanto a ruido o horarios.
- Establecer unos máximos. Se utiliza mucho para la contaminación, en donde se establece unos límites que las empresas no pueden sobrepasar. En ocasiones incluso el Estado concede unas licencias limitadas de contaminación. Si una empresa se pasa de contaminación, tiene comprar licencias a otras, por la que sus costes y los precios suben, bajando así la producción.

2. Fijar impuestos pigouvianos. Son impuestos que las empresas tienen que pagar por la producción de la externalidad negativa. Por ejemplo, el 80% del dinero que vale un paquete de tabaco son impuestos. La gasolina (muy contaminante) también tiene elevados impuestos. Las licencias de las discotecas que abren tarde son mucho más costosas. En algunos países también se paga por emisiones de CO2 de las empresas. De esta manera se sigue el principio “quien contamina, paga”. El resultado es que las empresas tienen más costes y tendrán que subir los precios, por lo que la producción baja.

INSTRUMENTOS PARA FOMENTAR LAS EXTERNALIDADES POSITIVAS.

En las externalidad positivas, la producción y el consumo de bien generaban beneficios al resto de la sociedad. La investigación y la educación eran dos claros ejemplos de ello. Como las empresas o las personas no recibían todos estos beneficios, la producción era menor a la eficiente, por ello es necesario que el Estado intente incentivar que se lleven a cabo estas actividades

Los principales INSTRUMENTOS son:

1. Subvenciones y ayudas. En este caso la solución parece sencilla, el Estado tiene que dar subvenciones y ayudas para que empresas y familias quieran producir o consumir esos bienes que producen tantos efectos externos positivos. Por eso el Estado da muchas subvenciones para investigación (en España mucho menos que la media de Europa) e importantes ayudas como becas para la educación.
2. Regulación. Otra manera es también a través de la regulación. Los inventos están protegidas por patentes, de manera que los inventores pueden vender durante 20 años sus productos en condiciones de monopolio y obtener cuantiosos beneficios.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.