Header Ads

2.2. La ventaja comparativa



Imagina que Carmen es una ingeniera que se dedica a desarrollar programas informáticos y que un cliente le ofrece 1000 euros por ello. Antonio por otra parte debe ir a hacer un trabajo por el que le pagan 200 euros.

Ese día es muy importante que uno de los haga toda la instalación electrónica de la casa. Carmen es mejor en su trabajo (cobra más dinero al menos) y también es mejor instalando la instalación eléctrica, aunque Antonio podría hacerla en un poco más de tiempo. ¿Debe Antonio ir a trabajar porque es peor en la instalación eléctrica? La respuesta es NO. La clave está en la ventaja comparativa. Carmen es mucho mejor en su trabajo y renunciar a ese proyecto le supondría un coste de oportunidad de 1000 euros, mientras que a Antonio sólo le supondrían 200. Si Antonio se queda en casa y hace la instalación habrá perdido 200 euros, pero siempre que Carmen le recompense con una cifra superior a 200 euros y menor a 1000 todos habrán ganado.

Incluso aunque un país tenga ventaja absoluta a la hora de producir todos los bienes, y otro país no la tenga en ninguno, especializarse cada uno en un bien y comerciar puede ser interesante para ambos. La clave está en la ventaja comparativa.

Un país tendrá ventaja comparativa en aquel bien cuya producción tenga un coste de oportunidad menor que el coste de oportunidad de otros países en ese bien. Es decir, un país tiene ventaja comparativa siempre que el coste de renunciar a ese bien es más pequeño que el coste que tendrán otros países por renunciar a él.

Dicho de otra manera, hay ventaja comparativa en aquel bien en el que soy mucho mejor que el resto. En esta situación, al país le interesa especializarse en producir ese bien, ya que lo produce comparativamente mejor, e intercambiar sus excedentes por otros productos en los que
Para entenderlo con un ejemplo, vamos a imaginar que España es capaz de producir con 1000 trabajadores más quesos y también croissants.

Cada trabajador español es capaz de producir 3 quesos en una hora o bien 3 croissants. Por tanto, el coste de oportunidad de producir 1 queso más es exactamente dejar de producir 1 croissant.
Cada trabajador francés puede producir 1 queso en una hora o bien 2 croissants. Por tanto, el coste de oportunidad de producir 1 queso más, es exactamente dejar de producir 2 croissant.
Como puedes ver en la tabla, España tiene ventaja absoluta en ambos bienes, ya que produce ambos mejor.  Si ambos países dedican 500 trabajadores a producir cada producto vemos como España produce más de cada.

La clave es: ¿En cuál bien es España mucho mejor que Francia?

España tiene ventaja comparativa en quesos, es decir, es mucho mejor produciendo quesos que Francia ya que producen el triple (1500 España 500 Francia), pero sólo un poco mejor produciendo croissants (1500 España 1000 Francia).

Para entenderlo veamos el coste de oportunidad: Francia tiene que elegir en producir en una hora un queso o 2 croissant. Si decide hacer 1 queso, el coste será que perderá 2 croissant. España sin embargo puede producir en una hora 3 quesos o 3 croissant. Si decide producir 1 queso más, perderá 1 croissant. Como el coste de oportunidad de producir quesos para España es menor (renuncia a 1 croissant) que el de Francia (renuncia a 2), España tiene ventaja comparativa y se especializará en queso.

Francia por otro lado es mejor comparativamente produciendo croissants (digamos que es menos malo). Si Francia quiere producir un croissant perderá 0,5 quesos (porque para ellos 2 croissant=1 queso). España, por otra parte, si quiere producir un croissant, tendrá un coste de oportunidad de 1 queso (ya que para España 3 quesos=3 croissant)

Como el coste de oportunidad es menor para Francia (sólo 0,5 quesos) que para España (1 queso), Francia se especializará en croissants.


Como puedes ver sin intercambio la producción total es de 4500 unidades. Pero cuando España se especializa en quesos donde es mucho mejor, y Francia se dedica a aquello que no es tan mala, la producción total sube a 5000.

Ahora sólo quedaría que España y Francia lleguen a un acuerdo.

Pues que bien, todos los países estarán encantados con el comercio internacional ¿no? Me temo que no, a algunos países les puede resultar positivo impedir que entren productos extranjeros. Whaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaat? Pero si acabamos de ver que con el comercio se produce más y todos ganan… Tranquilo que te lo cuento explicándote el debate librecambio-proteccionismo.

2 comentarios:

  1. Me encantan estos apuntes, estoy empezando a usarlos para preparar mis clases y me gusta mucho cómo están explicados son muy gráficos. Muchísimas gracias por compartirlos.

    Hay un pequeño error hacia el final del texto, antes del último cuadro, donde pone "Si Francia deja de producir un croissant perderá 0,5 quesos (porque para ellos 2 croissant=1 queso). España por otra parte si deja de producir un croissant, tendrá un coste de oportunidad de 1 queso (ya que para España 3 quesos=3 croissant)" debería decir si Francia quisiera producir un croissant más, y no si deja de producir. Lo mismo en España.

    Otro tema que se podría mejorar, es que no está bien enlazado el next: lleva a otros temas.

    un saludo,

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.