Header Ads

5.4 LOS SISTEMAS DE TIPO DE CAMBIO



La manera en la que los tipos de cambio entre las monedas puede cambiar depende del sistema de tipo de cambio que adopte cada país. Vamos a explicar principalmente dos tipos de cambio: El flexible, y el fijo.

1. SISTEMA DE TIPOS DE CAMBIO FLEXIBLES

En este sistema los tipos de cambio varían libremente siguiendo el juego de la oferta y la demanda de divisas, de manera que el tipo de cambio entre dos monedas será siempre el que marque el equilibrio de mercado.

Imagina que partimos de una situación de equilibrio que nos marca un TC $/€ de 1,20, lo cual como sabes quiere decir que por un 1 euros obtenemos 1,20 dólares. De repente el BCE decide aumentar los tipos de interés de la zona euro, lo que hace que las inversiones en Europa sean más rentables. Muchos americanos querrán venir a invertir aquí y por tanto demandarán más euros para hacerlo.
Ese aumento de demanda de euros crea una escasez de euros (como cuando todo el mundo quiere langostinos en navidad) lo que provoca que aumente el precio del euro. Es decir, el TC $/€ aumenta de 1,20 a 1,30, por lo que ahora para conseguir un euro, tendremos que dar 1,30 dólares. El euro se ha apreciado respecto el dólar.


Ventaja e inconvenientes


La principal ventaja del tipo de cambio flexible es que permite corregir el desequilibrio de la balanza de pagos. Imagina que aumentan mucho las importaciones procedentes de Estados Unidos (lo que genera déficit por cuenta corriente), entonces aumentará la demanda de dólares para comprar esos productos y para conseguirlos se ofrecerán euros a cambio. El aumento de la oferta (desplazamiento de la derecha) provoca que baje el tipo de cambio y por tanto ahora con un euro obtendremos menos dólares. Eso hace que ahora al tener menos dólares podamos comprar menos en Estados Unidos, reduciendo las importaciones y con ello el déficit.

El principal inconveniente es que genera mucha incertidumbre, y esto nunca es bueno. Si tienes una empresa que depende de comprar productos extranjeros, quieres saber el tipo de cambio, ya que de lo contrario es posible que no hagas algunas inversiones.

Otro inconveniente es que aumenta la especulación. Muchos inversores compran y venden monedas (al igual que juegan en bolsa) sólo con la intención de ganar dinero. Esto hace que los tipos de cambio a veces varíen sin sentido y perjudiquen a muchas personas.

La alternativa: Sistema de flotación sucia

Para evitar cambios demasiado bruscos, los bancos centrales pueden intervenir demandando u ofreciendo euros, lo que se denomina sistema de flotación sucia.

Si el euro gana mucho valor y la moneda se aprecia demasiado (aumenta el TC $/€), eso hace que los productos europeos sean cada vez más caros para los extranjeros (tienen que dar más dólares a cambio). El BCE puede actuar vendiendo euros y generando un exceso de oferta que haga que el euro caiga.

Si el euro pierde mucho valor y la moneda se deprecia demasiado (baja el TC $/€), eso hace que los productos extranjeros sean cada vez más caros para los europeos (con un euro obtienen menos dólares). El BCE puede actuar comprando euros, generando así una escasez que haga que el euro suba.

2. SISTEMA DE TIPOS DE CAMBIO FIJOS.

Con este sistema, el banco central fija un tipo de cambio de su moneda respecto a otra en concreto y se compromete a mantenerlo. Por tanto, no tiene en cuenta el libre juego de la oferta y la demanda de divisas.

Al igual que acabamos de explicar, el banco central se obliga a actuar cuando la moneda se aprecie o deprecie para mantenerlo en el tipo de cambio fijado. Si el TC $/€ sube (apreciación) el banco actúa ofreciendo euros para que este tipo de cambio baje. Si el TC $/€) baja (depreciación) el banco demandará euros para que el tipo de cambio suba.

Ventaja e inconvenientes

La principal ventaja es que hay una gran estabilidad, ya que ahora conocemos los tipos de cambio con seguridad. Esta seguridad, como sabemos, es positiva para que las empresas lleven a cabo inversiones.

El problema es que se pierde control de la economía. El banco central está obligado a hacer una actuación que a lo mejor no le interesa en ese momento. Por ejemplo, si el país está pasando una crisis un tipo de cambio alto puede ser muy negativo ya que los extranjeros comparán mucho menos en nuestro país y eso puede hacer que perdamos puestos de trabajo.

Devaluación y revaluación.

Precisamente por esto, muchos países se ven obligados se modificar este tipo de cambio oficial. Cuando esto ocurre decimos que hay una devaluación o revaluación:

Una devaluación es una bajada del tipo de cambio oficial (el euro es más barato). Esto provoca que los productos nacionales resulten más baratos para los extranjeros, lo que provoca un incremento de las exportaciones nacionales y con ello podría aumentar el empleo. Esta es una medida muy usada por países con problemas.
Una revaluación es un aumento del tipo de cambio oficial (el euro es más caro). Esto hace que comprar en el extranjero sea más barato, por lo que aumentan las importaciones. Las empresas que necesiten productos fuera de Europa serán por tanto las grandes beneficiadas. El petróleo, por ejemplo, se hace más barato para muchas empresas.

Sistemas semifijos
Para no obligarse a tener que fijar un tipo de cambio oficial, muchos países optan por un sistema mixto. Dejan al tipo de cambio variar según la oferta y la demanda (como en el sistema flexible) pero a su vez fijan unos límites máximos y mínimos en los que intervendrían.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.