Header Ads

2. Los sectores económicos


A la hora de agrupar las diferentes actividades podemos diferenciar 3 sectores

El sector primario

Incluye las actividades que extrañen las materias primas de la naturaleza. Nos referimos a agricultura, ganadería, pesca, extracción forestal y minería.

Cuando un país está poco desarrollado este sector primario es el que más personas emplea, pero a medida que el país se desarrolla, va perdiendo importancia. Para ello, es clave el aumento de la productividad, que ha permitido en España pasar de un 50% de las personas que se dedicaban a la agricultura en 1950, a sólo un 4%.



El sector secundario (industria y construcción)

Son todas las actividades que transforman las materias primas en productos. Nos referimos a toda la industria en general: La textil, naval, siderúrgica, química etc. También debemos incluir la construcción.

Cuando un país desea desarrollarse es totalmente clave construir un sector secundario potente, lo que se llamaría industrialización, la cual es vital para el aumento de la riqueza y el crecimiento.

Sector terciario (también llamado sector servicios)

Son aquellas actividades que no producen bienes materiales sino diferentes tipos de servicios para la población o para otras empresas: comercio, hostelería, espectáculos, sanidad, educación, seguridad o el turismo (que es uno de los motores de España)

En los países desarrollados, el aumento de la productividad lleva a una mayor riqueza que provoca un gran aumento de servicios como el ocio, la cultura o la salud. En España, el 75% de las personas se encuentran empleadas en el sector servicios. A esto se le llama terciorización de la economía.

TERCIORIZACIÓN DE LA ECONOMÍA. Proceso en el que el aumento de la productividad genera una mayor riqueza y con ello una mayor demanda de servicios. Esto hace que los trabajadores se trasladen hacia el sector terciario.


Todos los sectores económicos se encuentran conectados y dependen en cierta manera unos de otros. Por ejemplo, la industrial textil necesita una gran cantidad de materiales que se extraen de la naturaleza (pieles, lana, algodón etc), y por tanto depende del sector primario.  A su vez, necesitará de otras industrias, como la química que le ayudará a elaborar la ropa. El sector servicios se hace imprescindible, ya que se necesitará comercio (para venderla), transporte etc.

Por tanto, cualquier crisis en uno de estos sectores puede provocar un efecto en cadena. En 2008 el precio del petróleo se elevó hasta los 140 dólares el barril. La cantidad de productos y servicios que necesitan petróleo es espectacular. Así, se encareció la agricultura, la industria, los transportes etc. Esta subida contribuyó todavía más si cabe a agravar la crisis de la burbuja inmobiliaria.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.