Header Ads

6.1. LA DESIGUALDAD DE OPORTUNIDADES


No te quiero desanimar, pero en España, sólo 20 personas tienen el mismo dinero que otros 13 millones de españoles juntos (el 30% de la población).  Y en entre los 4 millones que ganan más dinero, tienen lo mismo que los otros 40 juntos No sé tú qué piensas de esto mientras lo lees, pero a mí se me ponen los pelos de punta mientras lo escribo.


En principio podríamos pensar que quien gana menos dinero es porque se esfuerza menos. Después de todo, si yo estudio mucho y soy mejor que los demás, debería ganar más dinero ¿no? No cabe duda de que el esfuerzo debe ser recompensado, pero el problema viene cuando no todos tenemos las mismas oportunidades.

No todos nacemos con las mismas oportunidades para ganar dinero. Hay tres factores que pueden determinar que unos ganen más dinero que otros y que no tienen nada que ver con el esfuerzo. Veamos.

1. La herencia. Aquellas personas que nacen dentro de una familia con más riqueza, suelen tener muchas más oportunidades para obtener una buena cualificación y ganar dinero. Imagina que la educación no la pagara el Estado y que no hubiera becas. Todos tendríamos que pagar nuestros estudios. Un alumno de bachillerato cuesta unos 6.000 euros al año. Estudiar una carrera universitaria costaría unos 64.000 euros en España, según la OCDE. De manera que aquellos que nacieran en familias con menos recursos podrían tener complicado estudiar en la universidad o incluso en el bachillerato. Mientras, las familias con más posibilidades podrían pagar caras universidades y todo tipo de estudios a sus hijos, que serán mucho más cualificados y ganarán más dinero.

En ocasiones, conseguir una buena cualificación es cuestión de esfuerzo, en otras es una cuestión de herencia. El mercado suele reproducir la desigualdad de padres a hijos. Los hijos de padres ricos tendrán posibilidades de ser ricos, y los hijos de padres pobres tendrán más posibilidades de ser pobres.

2. La capacidad. No te descubro nada nuevo si te digo que hay personas con más capacidades que otros. Seguro que tienes compañeros que se matan a estudiar y apenas consiguen un 5, mientras el típico listillo de turno se lo lee y saca un 8. ¿Quién se está esforzando más? En ocasiones conseguir una buena cualificación no es sólo cuestión de esfuerzo, sino que influye mucho las habilidades con las que nacemos.

3. La suerte. Otras veces, la suerte juega un papel muy importante. Hay personas que pueden nacer con problemas de salud que le pueden impedir realizar determinados trabajos, o tal vez tienen que cuidar a algún familiar. Algunos pueden quedar huérfanos al nacer, o tener la mala suerte de tener que empezar a trabajar demasiado pronto y no poder seguir formándose. En ocasiones nuestra empresa quiebra y nos quedamos sin trabajo sin haber hecho nada mal.

Lamentablemente, en esta vida no todo es cuestión de esfuerzo. No todos nacemos con las mismas oportunidades y eso contribuye a una mayor desigualdad en la distribución de la renta.

El impacto de la desigualdad

La principal consecuencia de la desigualdad es que deja a muchas personas con problemas para acceder a un nivel de vida digno y hay riesgo de ser excluido por la sociedad. En España, se estima que el 20% de las personas están en esta situación



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.