Header Ads

5.2 La financiación a largo plazo


Financiación ajena a largo plazo

Si Juan y Ana no pueden aportar ellos mismos el medio millón de euros (capital) y la empresa tampoco hubiera ahorrado ese dinero (reservas), entonces hay que recurrir a pedir prestado.

LA FINANCIACIÓN AJENA A LARGO PLAZO, son aquellos fondos que la empresa pide prestados durante un periodo superior a un año. Al acabar ese periodo la empresa debe devolverlos con unos intereses. Destacamos 3 principalmente, aunque hay más.

1. Préstamos a largo plazo. Son fondos obtenidos de préstamos. La empresa debe pagar unos intereses en las condiciones pactadas y devolver el préstamo en u n periodo superior a 1 año. Es decir, Juan y Ana podrían ir a Unicaja o e l Banco Liberbank y pedir prestados el medio millón de euros a devolver a 10 años por ejemplo. Lógicamente, tendrían que devolver el medio millón más unos intereses que acuerde con el banco.



 2. Empréstitos. Cuando las empresas necesitan mucho dinero y no pueden obtenerlo de los bancos tienen la opción de pedírselo a particulares y empresas. Para ello Juan y Ana pueden crear un empréstito, es decir dividen su deuda (el medio millón de euros) en muchas participaciones idénticas llamadas bonos y obligaciones y otras personas serán quien le preste el dinero. La empresa devolverá el dinero a las personas y empresas en el plazo pactado e irá pagando una serie de intereses a quien haya querido prestarles dinero.



3. El leasing o arrendamiento financiero. Cuando la empresa necesita una máquina como es el caso de Juan y Ana y no tiene dinero para comprarlo, puede acudir una entidad de Leasing. La empresa de leasing compra la máquina al fabricante y se la cede a la empresa que debe ir pagando una cuota en concepto de alquiler. Al acabar el contrato, la empresa puede devolver el bien o comprarlo por una pequeña cantidad. La ventaja es que Juan y Ana tendrán la máquina que necesitan sin necesidad de tener el dinero en el momento. El inconveniente es que el coste de la operación suele ser muy elevado (se acaba pagando mucho más por la máquina).

EL COSTE: el problema de la financiación ajena (pedir prestado) es que tiene un coste, ya que siempre habrá que devolver intereses y acabaremos pagando más de lo que nos prestaron.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.