Header Ads

10.1 LA POLÍTICA MONETARIA: LOS INSTRUMENTOS DE LA POLÍTICA MONETARIA


LA POLÍTICA MONETARIA son el conjunto de medidas que se toman para controlar la cantidad de dinero en circulación y los tipos de interés y, así influir en la Demanda Agregada, para conseguir los diferentes objetivos macroeconómicos (crecimiento de la producción, empleo, estabilidad de precios, equilibrio presupuestario y equilibrio exterior).

Objetivos del BCE

En la zona euro el objetivo primordial del BCE es la estabilidad de precios. El BCE considera cumplido este objetivo cuando la subida anual de los precios es inferior, aunque cercana al 2%. El BCE considera que la inflación es muy perjudicial para la economía y que a partir del 2% puede haber problemas. Conseguir crecimiento económico y un bajo desempleo son objetivos más secundarios para el BCE.

¿Y por qué no una inflación del 0%?
Porque existiría riesgo de deflación. Además, que los precios crezcan un poquito puede ayudar a las empresas a ganar más dinero y eso anima a invertir y crear más puestos de trabajo. Por eso es interesante una inflación cercana, pero por debajo del 2%

Variables intermedias

¿Cómo se puede conseguir el objetivo de una inflación cercana al 2%?

Para poder conseguir los objetivos macroeconómicos (como la inflación) la política monetaria tiene que influir primero en unas variables intermedias:  la cantidad de dinero en circulación de la economía (oferta monetaria) y los tipos de interés.

- Cantidad de dinero en circulación (oferta monetaria). Cuando se crea más dinero del necesario, todo el mundo tiene una mayor capacidad de gasto. Sin embargo, si todos podemos gastar más (porque hay más dinero en la economía) pero los productos son los mismos, los precios tienden a subir. Es como si todos nos peleáramos por los mismos bienes. Por tanto, controlar la cantidad de dinero en circulación es clave para controlar la inflación.
- El tipo de interés influye en el gasto total de una economía. Si los tipos de interés son muy bajos, los préstamos serán más baratos y las familias y las empresas podrán pedir más y aumentar la demanda. Como ya sabemos un aumento de la demanda lleva a una mayor producción, más empleo, pero también a unos mayores precios.


Para conseguir los objetivos macroeconómicos (producción, empleo, precios), la política monetaria debe influir en variables intermedias como la cantidad de dinero y el tipo de interés


¿Cómo influir en estas variables intermedias (oferta monetaria y tipos de interés)?

Para poder influir en la cantidad de dinero en circulación y los tipos de interés, el BCE cuenta con los siguientes instrumentos.

1. Las operaciones de mercado abierto. Son el principal instrumento del BCE. Consiste en préstamos del BCE a los bancos de los diferentes países. El tipo de interés que fija el BCE para estos préstamos se convierte en la referencia oficial para el conjunto de la economía, de tal forma que cuando los bancos prestan el dinero a sus clientes, exigen un tipo de interés por encima del de referencia del BCE.

Si este tipo de interés de referencia es muy bajo, los bancos consiguen dinero muy barato y podrán competir entre ellos también bajando el tipo de interés de los préstamos a empresas y familias. Si hay mayor cantidad de préstamos, se crea más dinero y por tanto aumenta la cantidad de dinero en circulación.

2. El coeficiente legal de reservas o coeficiente de caja. Como dijimos, el BCE obliga a los bancos a mantener dinero como reservas por si los depositantes quieren retirar su dinero. Actualmente es el 1%. Es decir, los bancos deben guardar como reservas sólo el 1% de sus depósitos y el resto lo pueden prestar.

Si aumenta este coeficiente, los bancos deberán tener más reservas, lo que disminuye su capacidad de prestar y se reduce la cantidad de dinero en circulación.

3. Las facilidades permanentes. En ocasiones, a los bancos les falta o les sobra dinero a lo largo de un día para cumplir al mínimo de reservas. El BCE les da la oportunidad a los bancos de que ajusten sus reservas de dos maneras diferentes.
a) La facilidad marginal de crédito. Si los bancos se han quedado cortos con sus reservas pueden pedir prestado al BCE a cambio de un tipo de interés. Si el tipo de interés es muy bajo, los bancos no tendrán miedo a prestar mucho dinero y quedarse sin reservas, ya que saben que pueden recurrir al BCE y conseguir esas reservas a un módico precio. Al prestar mucho dinero, la cantidad de dinero en circulación aumentará.

b) La facilidad de depósito. Si los bancos han sido muy cautelosos y les sobran reservas se les da la oportunidad de depositarlo en el propio BCE. De esta manera el BCE paga a los bancos un tipo de interés por ese dinero que no han usado.
      
Cuántas más facilidades les dé el BCE a los bancos para poder cumplir las reservas, menos miedo tendrán estos para prestar más dinero, ya saben que, si prestan demasiado, el BCE les ayudará. Esto hará que aumente la cantidad en circulación.


Ves que fácil. El BCE utiliza estos instrumentos para influir en la cantidad de dinero en circulación de la economía y en los tipos de interés y con ello puede intentar conseguir mantener la inflación debajo al 2% y otros objetivos como el crecimiento y el empleo.

RECUERDA: El BCE intenta controlar la cantidad de dinero en circulación y los tipos de interés a través de sus instrumentos, para mantener la inflación por debajo, pero cercana al 2% (objetivo último). Crecimiento económico y empleo son objetivos secundarios para el BCE.

Vale ticher, esto ha quedado bastante clarinete ¿Y por qué es importante el cambio de política monetaria que dice Mario Dragui? Tranquilo, que ya llegamos ahí. Lo primero que tienes que saber es que hay dos tipos de política monetaria.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.