Header Ads

4. LAS FUNCIONES DE LA EMPRESA


Bajamos a la tienda de la esquina a comprar una bolsa de patatas que podríamos comprar mucho más barata en otras tiendas. Compramos comida preelaborada, cuando los ingredientes que necesitaríamos para cocinar valen mucho menos. Compramos un refresco en la playa, cuando en el frigorífico tenemos uno que nos costó menos de la mitad. Todas estas empresas nos venden productos a un precio más alto, ¿cómo lo hacen? Porque nos dan un valor añadido.

Pero no sólo eso, las empresas nos dan trabajo y nos ofrecen productos que aumentan nuestra calidad de vida. Además, coordinan toda la producción, obteniendo bienes que sería imposible que nosotros fabricáramos solos, todo ello asumiendo un riesgo. En definitiva, las empresas realizan unas funciones.

¿Qué funciones realizan las empresas?

Las empresas son imprescindibles en la sociedad ya que cumplen unas funciones:



1. FUNCIÓN DE CREACIÓN VALOR. Para poder producir bienes y servicios hay que transformar unas materias primas y otros factores productivos. Por ejemplo, para poder obtener una mesa, debemos transformar la madera con unas máquinas y algún tipo de trabajador.

La idea básica es que el valor que tienen estos factores productivos es inferior al del producto que producen, y por tanto, la empresa al transformarlo permite aumentar la utilidad de los bienes y que los consumidores vean más necesidades satisfechas. Por ejemplo, el coste de la madera, máquinas utilizadas y salario de los carpinteros necesarios para hacer una mesa, es menor que el valor final de la mesa. 

Cuando la empresa al producir o distribuir el producto, permite satisfacer más necesidades, decimos que la empresa crea valor. Es decir, aporta un valor añadido. 

El Valor añadido es valor que las empresas  añaden en cualquier de sus fases de producción

¿Pero qué hace la empresa para añadir o crear valor? 

La empresa genera varios tipos de utilidad:



a) Utilidad de forma. En ocasiones, la empresa proporciona los bienes al cliente en una forma que es más útil que las materias primas que se utilizan en la fabricación del producto mismo. Por ejemplo, aquellas personas que no les gusta cocinar suelen comprar en supermercados platos preelaborados y envasados, ya que esta forma le produce una mayor utilidad. Obviamente, acaban pagando este valor añadido a un precio mayor que si compraran solo ingredientes.

b) Utilidad de lugar. Se produce cuando la empresa acerca el producto al consumidor, por lo que los consumidores están dispuestos a pagar más por este valor añadido. Que tengamos tiendas de todo tipo cerca de nosotros (panaderías, carnicerías, tiendas de ultramarinos, tiendas de ropa etc.) permite que no tengamos que hacer grandes desplazamientos para conseguir los productos que deseamos. Por eso muchas veces estamos dispuestos a pagar más dinero en la tienda de la esquina.

c) Utilidad de tiempo. El valor añadido puede surgir porque los productos son distribuidos al cliente en el momento de la necesidad. De esta manera nos ahorran el tiempo de tener que llevar a cabo la producción del bien en el momento que lo necesitamos. Esto explica porque se venden tantos refrescos fresquitos en la playa, ya que nos lo ofrecen justo cuando tenemos mucha sed. 

2. FUNCIÓN DE RIESGO. La empresa tiene que pagar las materias primas, máquinas y trabajadores para así poder producir los bienes y servicios. Sin embargo, mientras que este dinero se gasta de manera inmediata, los ingresos solo los recibe cuando los bienes producidos son vendidos. La empresa asume un riesgo porque paga los factores productivos (trabajadores, materiales etc.) antes de saber si podrá vender los productos que estos producen, asumiendo por tanto un riesgo

3. FUNCIÓN SOCIAL. Las empresas contribuyen a la sociedad de muchas maneras. Producen bienes de calidad para los individuos, generan empleo y permiten ofrecer una variedad donde los consumidores puedan elegir. Además, muchas investigan y crean nuevos productos que aumentan la calidad de vida de la sociedad y permiten el progreso. Por ejemplo, el primer ordenador personal lanzado por IBM sin duda que ha sido clave para que hoy podamos hacer cosas que antes eran imposible.

4. FUNCIÓN PRODUCTIVA. Para producir un bien es necesario hacer una división de tareas. Así Adam Smith se dio cuenta en el siglo XVIII de que si hombre trataba de hacer un alfiler por sí solo apenas podría hacer uno al día. Pero para producir un alfiler se pueden dividir las tareas en unas 18 operaciones que pueden ser realizadas por trabajadores diferentes. Así, al dividirse el trabajo, unos 10 trabajadores podrían hacer miles de alfileres al día. Por tanto, esta división aumenta la productividad.

Por tanto, una función clave de las empresas es coordinar todo el proceso de producción para que se realicen todas las tareas y se produzcan los bienes en cantidades mucho más grandes de las que podríamos si estas empresas no existieran.

Una vez vistos las funciones, veamos los componentes o elementos de la empresa

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.