Header Ads

3.4. LA DEPARTAMENTALIZACIÓN


La división del trabajo permite dividir las todas tareas que se deben realizar en una empresa. Esta división lleva a la especialización de los trabajadores, lo que puede aumentar la productividad. Como consecuencia de esta división de tareas, es habitual que surjan varios departamentos dentro de la empresa.

La departamentalización de la empresa es la división de las actividades y los trabajadores en unidades que reciben el nombre de departamentos. Esta división en departamentos puede hacerse de las siguientes maneras:

a) División de departamentos por funciones. Es la división más utilizada. Los trabajadores se agrupan siguiendo las áreas funcionales básicas de la empresa: producción, finanzas, marketing y recursos humanos.

Ventaja: aumenta la especialización de los trabajadores y con ello la productividad.
Inconveniente: pueden surgir problemas de comunicación entre departamentos.


b) División de departamentos por zona geográfica. Los trabajadores se agrupan según la zona a la que va dirigido el producto. Así, por ejemplo, Coca-Cola puede hacer el departamento Coca-Cola España, Coca-Cola Francia, Coca-Cola Italia etc.

Ventaja: permite atender mejor a los clientes de cada zona.
Inconveniente: se duplican muchas funciones, lo que aumenta los costes. Por ejemplo, necesitaremos un jefe de publicidad para cada zona.



c) División de departamentos por productos. Los trabajadores se dividen según los diferentes productos que se fabrican. Es habitual para empresas que fabrican productos diferentes. Por ejemplo, Apple podría crear el departamento iPhone, el iPad, el iPod y el iWatch.

Ventaja: cada departamento tiene gran autonomía y si hay un problema en uno de ellos, no afecta a los demás (un problema en el departamento de iWatch no afecta al iPhone).
Inconveniente: de nuevo, se suelen duplicar muchas funciones.


d) División de departamentos procesos. Se crean departamentos según las diferentes etapas del proceso productivo. Por ejemplo, la fabricación de un automóvil se divide en cuatro procesos: prensado, chapistería, pintura y montaje.

Ventaja: aumenta la división del trabajo y con ello la productividad
Inconveniente: puede crear monotonía en los trabajadores





No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.