Header Ads

6. VENTAJA COMPARATIVA Y GANANCIAS DEL INTERCAMBIO

Carmen es muy buena en temas electrónicos, y su marido Antonio es muy hábil pintando. Cuando se mudaron, tenían todo listo excepto dos habitaciones que faltaba pintar y la instalación eléctrica. Carmen necesitaría solo 1 hora para instalar una habitación, mientras que pintarla le llevaría otras 3. Antonio, por otra parte, tardaría 1 hora en pintar una habitación y la instalación de todos los aparatos le llevaría 4 horas. Si cada uno hiciera la instalación y la pintura de una habitación, Carmen tardaría 4 horas en una (1 de instalación y 3 de pintura) y Antonio 5 horas en la otra (1 en pintura y 4 en la instalación). Como puedes imaginar esta decisión no es inteligente. Si ambos se especializan en lo que mejor saben hacer, Carmen en la instalación y Antonio en la pintura, tardarían solo 2 horas en acabar las 2 habitaciones. Ambos tienen una ventaja absoluta en un campo.

¿Qué es la ventaja absoluta?

Una persona tendrá VENTAJA ABSOLUTA sobre otra para producir un bien cuando es capaz de producirlo usando menos recursos. Así, a cada persona le interesa especializarse en producir ese bien e intercambiar sus excedentes por otros productos que produzca peor.

 

Silvia y Matías son dos habitantes de la aldea que desean tener una dieta equilibrada, es decir poder comer pescado y vegetales. Por este motivo, han decidido que cada uno de ellos van a pescar sus propios peces y recolectar sus vegetales. Sin embargo, en este tema, hemos visto que cuando las personas interaccionan pueden especializarse en una sola tarea y producir solo un bien, y luego hacer intercambios con otras personas. La razón de que haya ganancias en la especialización y posterior intercambio se halla en la ventaja comparativa. Pero para entenderla, primero debemos hablar de la ventaja absoluta.


Para entenderlo, vemos que Matías y Silvia tienen diferentes capacidades y que tardan una diferente cantidad de tiempo en obtener peces o vegetales.


Silvia. En una hora puede obtener 3 peces o bien 1 vegetal. 

Matías. En una hora puede obtener 1 pez o bien 3 vegetales.



Silvia tiene ventaja absoluta sobre Matías en la producción de peces, ya que en una hora es capaz de obtener 3 peces por solo uno de Matías. De la misma manera, Matías tiene ventaja absoluta en vegetales, ya que en una hora obtiene 3 por solo 1 de Silvia. Ahora supongamos que Matías y Silvia han decidido que van a dedicar 20 horas a la semana a la pesca y recolección. En esta situación tienen 3 opciones:

 

Podrían no comerciar y producir cada uno ambos productos. Si de las 20 horas, dedican 10 horas a cada alimento, Silvia obtendrá 30 peces (10 horas x 3 peces) y 10 vegetales (10 x 1). Matías obtendrá 10 peces (10 x 1) y 30 vegetales (10 x 3).

 

Otra opción es especializarse y producir solo el bien que mejor saben hacer, lo que les permitiría tener más cantidad de producto, pero menos variedad. En este caso Silvia se especializa las 20 horas en peces (20 horas x 3 = 60 peces) y Matías en vegetales, (20 x 3 = 60 vegetales). Es decir, cada uno donde tiene ventaja absoluta.

 

La tercera opción sería llegar a un intercambio después de la especialización. Silvia y Matías podrían llegar a un acuerdo sobre el precio. Vamos a suponer que intercambian 1 pez por 1 vegetal, aunque podrían llegar a otro acuerdo. Es decir, como Silvia tiene 60 peces y Matías 60 vegetales, Silvia podría darle a Matías 20 peces a cambio de 20 vegetales. Esto permite mejorar a ambos. Ahora Silvia tendrá 40 peces, (10 más que sin comercio), y puede disfrutar de 20 (también 10 más). Matías también saldrá beneficiado: pudiendo disfrutar de 10 unidades más de cada.

 


La vida puede ser maravillosa cuando las personas se especializan en los que mejor saben hacer, es decir producen bienes donde tienen ventaja absoluta y luego los intercambian (como Carmen y su marido, que ahorra horas de trabajo). Que guay esto de la especialización ¿no? Pero un momento ticher, que aquí hay truco.

 

¿Qué pasa si una persona no tiene ventaja absoluta en ningún bien? 

Seguro que has pensado que esto no se podría hacer si Silvia es mejor produciendo peces y vegetales a la vez y que no le conviene ningún acuerdo, porque es mejor en todo.

 

El señor David Ricardo demostró hace dos siglos que incluso aunque alguien fuera peor que otro fabricando todos los bienes, el comercio puede ser interesante para los dos. La clave es la ventaja comparativa.

 

¿Qué es la ventaja comparativa?

Carmen es una ingeniera que desarrolla programas informáticos y un cliente le ofrece un proyecto por 300 € que debe hacer ese mismo día. Antonio puede hacer un trabajo por el que le pagan 100 € también ese día. Pero ese día es muy importante que uno haga toda la instalación eléctrica en casa. Carmen es mejor en su trabajo (cobra más dinero al menos) y también es mejor en la instalación, aunque Antonio podría hacerla en un poco más de tiempo. ¿Debe Antonio ir a trabajar porque es peor en la instalación eléctrica? La respuesta es NO. Aunque Carmen sea mejor en todo, la clave está en la ventaja comparativa. A Carmen, renunciar a ese proyecto le supondría un coste de oportunidad de 300 €, mientras que a Antonio solo 100. Si Antonio se queda en casa y hace la instalación habrá perdido 100 €, pero siempre que Carmen le recompense con una cifra superior a 100 € y menor a 300 todos habrán ganado. 

 

Aunque una persona tenga ventaja absoluta en la producción de todos los bienes, y otra persona no la tenga en ninguno, especializarse cada uno en un bien y comerciar puede ser interesante para ambos. La clave: la ventaja comparativa.

 

Una persona tendrá VENTAJA COMPARATIVA en aquel bien cuya producción tenga un coste de oportunidad menor que el coste de oportunidad de otra persona en ese bien. Una persona tiene ventaja comparativa siempre que el coste de renunciar a ese bien sea más pequeño que el coste que tienen otras personas por renunciar a él.

 

Dicho de otra manera, hay ventaja comparativa en aquel bien en el que soy mucho mejor que el resto.En esta situación, a una persona le interesa especializarse en producir ese bien, ya que lo produce comparativamente mejor, e intercambiar sus excedentes por otros productos en los que es solo un poco mejor.


Vamos a imaginar que Silvia es capaz de producir más peces y vegetales que Matías. Es decir, Silvia tiene ventaja absoluta en la obtención de ambos bienes.


Silvia. En una hora puede producir 3 peces o bien 3 vegetales. El coste de oportunidad de producir 1 pez más es dejar de producir 1 vegetal.


Matías. En una hora puede producir 1 vegetal o bien 2 peces. Por tanto, el coste de oportunidad de producir 1 pez más es dejar de producir 2 vegetales

 

 

 

La clave es: ¿en qué bien es Silvia mucho mejor que Matías?

Supongamos que ambos tienen dos opciones1) Sin comercio: 10 horas a producir cada producto. 2) Especialización e intercambio: 20 horas a un solo producto.




Silvia tiene ventaja comparativa en peces: es mucho mejor produciendo peces que Matías. Con 10 horas Silvia produce el triple (10 x 3 = 30 Silvia; 10 x1 = 10 Matías), pero es solo un poco mejor produciendo vegetales (10 x 3 = 30 Silvia; 10 x 2 = 20 Matías),


Para entenderlo veamos el coste de oportunidad: Matías tiene que elegir si producir en una hora un pez o 2 vegetales. Si decide hacer 1 pez, el coste será que perderá 2 vegetales. Silvia, sin embargo, puede producir en una hora 3 peces o 3 vegetales. Si decide producir 1 pez más, perderá solo 1 vegetal. 

 

El coste de oportunidad de producir un pez para Silvia (renuncia a 1 vegetal) es menor que el de Matías (renuncia a 2 peces), Silvia tiene ventaja comparativa en peces.

 

Matías, por otro lado, es mejor comparativamente produciendo vegetales (digamos que es menos malo). Si Matías deja de producir un vegetal perderá 0,5 peces (porque para él 2 vegetales = 1 pez y, por tanto, 1 vegetal = 0,5 peces). Silvia, por otra parte, si deja de producir un vegetal tendrá un coste de oportunidad de 1 pez (ya que para Silvia 3 peces = 3 vegetales, por tanto, 1 pez = 1 vegetal).

 

El coste de oportunidad de producir vegetales es menor para Matías (solo 0,5 vegetales) que para España (1 pez). España tiene ventaja comparativa en vegetales.

 

Sin intercambio la producción total es de 90 unidades. Pero cuando Silvia se especializa en peces, donde es mucho mejor, y Matías se dedica a aquello que no es tan mala, los vegetales, la producción total sube a 100. Ahora solo queda que Silvia y Matías lleguen a un acuerdo para intercambiar peces por vegetales.

 

Como ves, no importa si una persona es mejor que otra en todos los campos, ya que al especializarse ambos pueden salir ganando. Con la especialización, Silvia y Matías obtendrán una mayor producción y Carmen y su marido conseguirán más dinero (300 euros) y tener la instalación eléctrica hecha. Ahora solo queda llegar a un acuerdo en el intercambio.

1 comentario:

  1. La pagina de ventaja absoluta i comparativa la tienes un poco liada con los ejemplos. Un saludo

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.