Header Ads

7. LAS RAMAS DE LA ECONOMÍA

Si algo te tiene que quedar claro de este tema es que la economía es la ciencia que trata de administrar los recursos escasos para satisfacer las necesidades humanas. Pero igual que las matemáticas se pueden dividir en álgebra, geometría o probabilidad o la lengua en sintaxis, gramática o fonética, también la economía tiene varias ramas.
La ciencia económica puede dividirse en dos grandes ramas: la Economía positiva y la Economía normativa. Cuando los economistas tratan de describir el mundo que nos rodea (economía positiva) se comportan como científicos. Cuando tratan de mejorarlo con recomendaciones (economía normativa), entran en el mundo de la política económica. No hay año sin que un alumno diga que la economía positiva estudia las partes buenas de la economía y la normativa las malas (que no fistro)
ECONOMÍA POSITIVA: Analiza de manera objetiva los fenómenos económicos tal como han sucedido o pueden suceder sin hacer valoraciones al respecto (no juzga si algo es bueno o malo). Estudia lo que es, ha sido o podría ser. La dividimos en microeconomía y macroeconomía.
ECONOMÍA NORMATIVA: Estudia lo que debería ser, valora las situaciones y recomienda actuaciones para intentar mejorar la realidad. Se basa por tanto en opiniones personales de lo que es mejor o peor, es decir, en juicios de valor. Su principal exponente es la política económica.
Afirmaciones positivas y normativas
En mi primer día en Huelva como profesor me levanté con una peste infernal. Al principio pensé que eran las tuberías del piso, pero cuando salí rumbo al instituto el olor se hacía cada vez más insoportable. Aparentemente, las fábricas sueltan muchos humos nocivos ciertos días del año, lo que provoca no solo mal olor, sino que, al respirarlos, muchos onubenses han desarrollado muchas enfermedades de pulmón.
Allí dos compañeros estaban discutiendo:
- Jesús: Vaya un olor insoportable, no entiendo porque no cierran las fábricas.
- Pilar: Es cierto que el olor es horrible y muy malo para la salud, pero si cierran las fábricas se perderían miles de puestos de trabajo.
- Jesús: Se deberían cerrar las fábricas igualmente. La salud es más importante que los puestos de trabajo. Huelva estaría mucho mejor así.

Independientemente de que estemos de acuerdo con Pilar o Jesús, debemos entender que ambos se diferencian en algo muy importante: Pilar ve el mundo como un científico. Jesús hace política económica.

Pilar, al igual que un científico, está intentando explicar el mundo, está realizando una afirmación positiva la cuál es siempre descriptiva. Estas afirmaciones carecen de juicios de valor (opiniones personales), únicamente predicen lo que va a ocurrir en el caso de que se apliquen ciertas medidas (si se cierran las fábricas, se pierden puestos de trabajo).
Cuadro de texto: NORMATIVAJesús está realizando una afirmación normativa, la cual es prescriptiva, es decir, está realizando una recomendación de cómo deberían ser las cosas. Las afirmaciones normativas sí que incluyen juicios de valor de cómo debería ser el mundo. Para Jesús la salud es más importante, pero para otros pueden ser los miles de puestos de trabajo.

Una diferencia entre las afirmaciones positivas y normativas es la manera en la que las podemos confirmar. En principio, podemos confirmar las afirmaciones positivas a través de datos. Podríamos comprobar el índice de enfermedades de pulmón de Huelva y otras ciudades para ver si las fábricas son tan malas para la salud. También podríamos ver qué ha pasado con el desempleo cuando se han cerrado fábricas parecidas.
La cosa se complica con las afirmaciones normativas. Si hacemos caso a Jesús y cerramos las fábricas, es muy complicado demostrar que la ciudad estaría mejor o peor sino lo hubiéramos hecho. Cómo no lo podemos demostrar con datos, decir por qué una medida es buena o mala va a depender de aspectos filosóficos o éticos. En definitiva, va a depender de nuestra opinión personal. Si estas medidas normativas se llevan a cabo, entramos dentro del campo de la política económica.
POLÍTICA ECONÓMICA. Son medidas que toma el Sector Público intentando mejorar la realidad de un país. Se basan en juicios de valor de cómo deberían ser las cosas. Es complicado de demostrar quién tiene razón por lo que es fuente de conflicto de economistas y partidos políticos.




Microeconomía y macroeconomía
Esta pregunta sí que me la sé: Micro estudia lo pequeño y macro lo grande… Sigues siendo un fistro, pero ahora no vas tan alejado.
Acabamos de ver que la economía positiva es la rama que intenta explicar los hechos económicos. Dentro de esta rama (que tiene más divisiones), nos vamos a centrar en la parte que trata de elaborar teorías y leyes: La microeconomía y la macroeconomía.
MICROECONOMÍA. Estudia las decisiones individuales de las familias y las empresas y el sector público y la manera que se relacionan en los mercados.  Cuando estudiamos como se gasta el dinero una familia o cuántos trabajadores debe contratar una empresa estamos dentro de la Microeconomía. Lo mismo pasa cuando estudiamos un mercado en concreto, como puede ser el de la vivienda o el de la fruta.

Una afirmación positiva y microeconómica sería: Si los fruteros bajan el precio de la fruta, la gente comprará más. Es positiva porque describe un hecho sin dar recomendaciones. Puedo ir al mercado y comprobar si eso es verdad. Es microeconómica porque estudia un mercado de manera individual.

MACROECONOMÍA. Estudia el funcionamiento de la economía en todo su conjunto. La Macroeconomía no se preocupa de las acciones de una empresa o una persona individual, sino que lo importante es la suma de todas esas acciones. Estudia por tanto la suma de todas las decisiones de familias, empresas y Sector Público
En microeconomía estudiamos la producción de una empresa. En macroeconomía la producción de bienes y servicios de todas las empresas de un país, el Producto Interior Bruto. En microeconomía estudiamos el gasto de una familia y por qué gasta más o menos. En macroeconomía el gasto de todos los consumidores, sin importar que unos gasten más u otros menos. En macroeconomía el total es lo que cuenta.
Una afirmación positiva y macroeconómica sería: Si los ciudadanos de un país tienen más dinero, el consumo total del país aumentará. Fíjate que no hablamos de una familia o de una empresa en concreto, ni de un solo mercado (la fruta antes) sino de la suma total de las decisiones de las empresas o familias de un país.

Con esto acabamos este fascinante primer tema (no negarás que te ha encantado). Habrás visto que para ser economista tienes que ser un poco historiador para conocer los hechos pasados y presentes y así elaborar teorías, matemático para analizar los datos e incluso filósofo para poder hacer recomendaciones de cómo mejorar el mundo que nos rodea. Bienvenido al maravilloso mundo de la economía, que te permitirá poco a poco cambiar los ojos con los que ves lo que te rodea. Nada próximo a ti escapará a tu a análisis, porque todo es fruto de una decisión económica. No va a ser una tarea fácil pero cada día pensarás un poco más como un economista. ¿Aceptas el reto?

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.