Header Ads

6.2. LOS SUPUESTOS Y LOS MODELOS ECONÓMICOS

El poder de los supuestos
En tu instituto tenéis varias clases para cada curso. Lo normal es que un examen de una clase siempre salga más fácil que el de otras (aunque vosotros siempre decís que el más fácil es el de la otra clase). Si siguiéramos el método científico y quisiéramos ver la relación entre facilidad del examen y nota, compararíamos los diversos exámenes y las notas obtenidas de los alumnos. Eso nos permitiría establecer la siguiente hipótesis “cuanto más fácil es un examen, mejor nota sacan los alumnos” y podríamos predecir que si os ponen un examen más fácil que a vuestros compañeros sacareis mejor nota.

Pensarás que no hemos descubierto nada nuevo, pero alguno de vosotros puede rebatir esta hipótesis. ¿Qué pasa si el día del examen tenemos un examen final importantísimo de historia? ¿Qué pasa si en el otro curso están los alumnos más inteligentes del instituto? ¿Y si el examen es al día siguiente de volver de un viaje de fin de curso? Entonces no está tan clara la hipótesis y podrías pensar que falla más que una escopeta de feria. Para que la hipótesis pueda tener validez necesitamos añadir un supuesto. “En igualdad de condiciones entre 2 clases, el que tenga el examen más fácil sacara mejor nota” La parte subrayada sería el supuesto.


Lo mismo va a ocurrir en la ciencia de la economía. Imagina que baja el precio de los coches. En ese momento podríamos predecir que la gente comprará más. Pero, ¿y sí baja también el precio de las motos? ¿y si sube el precio de la gasolina? ¿y si el gobierno prohíbe la circulación en coche ciertos días de la semana? En ese caso ya no está tan claro que la gente compre más coches. Hacer una predicción sería realmente complicado. Por eso en economía partimos de supuestos, en este caso, el supuesto de que “no cambia nada más que el precio”, lo cual nos permite establecer la ley de la demanda: “si baja el precio, y nada de lo demás cambia, la gente comprará más coches.”
LOS SUPUESTOS nos permiten entender la realidad de una manera mucho más fácil y a partir de ellos construir modelos económicos. Necesitamos “suponer que pasan ciertas cosas” para poder predecir qué ocurrirá.

Los modelos económicos
En 1901 los hermanos Wright crearon el túnel de viento. Este aparato les permitió experimentar con distintos materiales y llegar a entender como un objeto podría volar. Así, construyeron un avión en miniatura que finalmente lo consiguió. Está claro que construir este mini-avión y hacerlo volar en un túnel de viento es mucho más fácil que hacer volar un avión de verdad. Sin embargo, este “modelo” es mucho más barato y práctico y les permitió desarrollar todos los conocimientos necesarios para llevarlo a la realidad.
UN MODELO ECONÓMICO ES una representación simplificada de la realidad que a través de supuestos va a permitir entender cómo funciona la economía y hacer predicciones.

Por eso si queremos entender porque la gente compra más o menos de un determinado producto tenemos que construir un modelo simplificado, que, si bien no es exactamente como la realidad, sí que nos va a permitir entenderla mucha mejor.
¿Quiere decir eso que los modelos económicos siempre aciertan sus predicciones?

No, precisamente como hay que simplificar el modelo, tenemos que decidir que variables dejamos fuera y no tenemos en cuenta. Por eso 2 economistas pueden construir un modelo de manera diferente y llegar a conclusiones distintas. La clave aquí reside saber elegir que tengo en cuenta, porque es imprescindible, y que dejo fuera para que el análisis sea más sencillo


Una vez entendido este concepto podemos ver las ramas de la economía.

1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.