Header Ads

6. LA EFICIENCIA: EFICIENCIA TÉCNICA Y ECONÓMICA

Cuando llegaban los exámenes en la universidad algunos yo estudiábamos en casa. Mis amigos iban a la biblioteca y estaban allí unas 8 horas al día (4 por la mañana y 4 por la tarde). Yo sin embargo sólo dedicaba un par de horas por la mañana, por lo que podía emplear el resto de tiempo a tiempo de ocio. Sorprendentemente, al final del día mis amigos me contaban que apenas habían estudiado medio tema en 8 horas mientras que yo me había estudiado 3 temas en 2 horas. ¿Cómo podría ser esto? El problema residía en que mis amigos estaban malgastando el tiempo (sus recursos). Se iban a tomar largos cafés, hablaban mucho y se distraían fácilmente. Mientras tanto, yo no levantaba la cabeza de los apuntes durante 2 horas. Yo estaba aprovechando al máximo mis recursos (el tiempo). Estaba siendo eficiente.

Hemos visto que para obtener un producto tenemos la posibilidad de utilizar varias técnicas de producción (vimos que hay varias técnicas para ordeñar una vaca).

¿Cómo decidimos que técnica de producción utilizar?

De entre todas las técnicas elegiremos aquella que sea la más eficiente. Para ello necesitamos comparar los recursos usados con los productos obtenidos.





Es decir, si la técnica A utiliza 10 trabajadores para producir 100 productos y la técnica B utiliza los mismos 10 trabajadores, pero obtiene 150 productos, elegiremos las B ya que obtiene más, con los mismos recursos.

Es decir, si dos técnicas A y B, producen ambos 100 productos, pero la técnica A utiliza 10 trabajadores y la B utiliza 15, elegiremos la técnica A, ya que puede producir lo mismo con menos recursos.

¿Fácil no? Sí, porque solo tenemos 2 técnicas que utilizan un solo factor productivo (trabajadores). Pero si hay más técnicas y más factores (trabajadores y máquinas) la cosa se complica. En ese caso, para saber que técnica es más eficiente, lo primero que tenemos que saber es que hay 2 tipos de eficiencia: La eficiencia técnica y la eficiencia económica.


LA EFICIENCIA TÉCNICA nos indica que no se están desaprovechando recursos. Es decir, que no podemos producir una cantidad de productos con menos recursos.

Volviendo al ejemplo de ordeñar vacas, vamos a suponer que podemos usar 3 técnicas de producción. En unas se usan más trabajadores y en otras más máquinas, pero todas ellas llegan al mismo resultado: Se ordeñan 800 vacas.



Si sólo tuviéramos un factor productivo (el trabajo, por ejemplo), sería muy fácil responder a esta pregunta. Si todas las técnicas ordeñan 800 vacas, la más eficiente es la que utiliza menos trabajadores, en este caso la técnica A. El problema es que en la mayoría de ocasiones nos encontramos con varios factores productivos. ¿Qué es mejor, utilizar una técnica que utiliza menos trabajadores o una con menos máquinas? la respuesta clave es: Desde el punto de vista técnico da igual.

Hay dos maneras con las que podemos ver que técnicas NO SON EFICIENTES

Una técnica de producción NUNCA va ser más eficiente técnicamente que otra, sí utiliza más de todos de los factores de producción.

La técnica C está desaprovechando sus recursos, ya que utiliza tanto más trabajadores (6) como más máquinas (5) que la técnica A, B y D para producir lo mismo (800 vacas).

Tampoco será eficiente aquella técnica que utiliza la misma cantidad de algunos factores productivos y más de los demás.

La técnica D tampoco es eficiente porque, aunque utiliza las mismas máquinas que la técnica A (4), necesita un trabajador más. Por tanto, la técnica D despilfarra recursos porque hay una técnica (la A) que ordeña las mismas vacas (800) con las mismas máquinas (4) pero con un trabajador menos (3)

UNA TÉCNICA SERÁ EFICIENTE TÉCNICAMENTE si para producir una cantidad de producto, no hay otra técnica que use menos cantidad de todos los factores productivos o, al menos, menos cantidad de uno e igual en los demás. (A y B en el ejemplo)


La eficiencia técnica nos ha dicho que técnicas no suponen un despilfarro de recursos. Sin embargo, hemos visto que no podemos elegir entre las técnicas A o B. Una utiliza más trabajadores y otras más máquinas. Pero una empresa siempre va a elegir aquella técnica de producción que sea más barata. Por tanto, necesitamos saber cuánto nos costaría producir con cada técnica.

UNA TÉCNICA ES EFICIENTE ECONÓMICAMENTE cuando el coste de producción es el menor de todas las técnicas posibles

 Lo que necesitamos en la eficiencia económica es conocer el precio de los factores productivos. De esta manera al multiplicar la cantidad de factores utilizados por su precio, sabremos el coste total de cada técnica.



¿Tengo que calcular el coste de cada técnica?
No, si una técnica NO era eficiente técnicamente es que estaba despilfarrando recursos y por tanto usan más factores productivos y SIEMPRE va a ser más caro.
Si suponemos que cada trabajador cuesta 10 euros la hora, y cada máquina cuesta 5 euros, podemos calcular el coste de cada técnica.

Calculando los costes totales de cada técnica deducimos que la empresa escogerá la tecnología A para llevar su proceso productivo, ya que además de ser eficiente técnicamente lo es económicamente. De las cuatro es la que supone un menor coste para la empresa.






No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.