Header Ads

3.1 LA EFICIENCIA: EFICIENCIA TÉCNICA Y ECONÓMICA

Cuando llegaban los exámenes en la universidad algunos alumnos elegían ir la biblioteca mientras que otros como yo estudiábamos en casa. Mis amigos iban a la biblioteca y estaban allí unos 8 horas al día (4 por la mañana y 4 por la tarde). Yo sin embargo sólo dedicaba un par de horas por la mañana, por lo que podía emplear el resto de tiempo a entrenar mi equipo de baloncesto y a tiempo de ocio.

Sorprendentemente, al final del día mis amigos me contaban que apenas habían estudiado medio tema en 8 horas mientras que yo me había estudiado 3 temas en 2 horas. ¿Cómo podría ser esto? El problema residía en que mis amigos estaban malgastando el tiempo (sus recursos). Se iban a tomar largos cafés, hablaban mucho en la biblioteca y se distraían fácilmente. Mientras tanto, yo no levantaba la cabeza de los apuntes durante 2 horas. Yo estaba aprovechando al máximo mis recursos (el tiempo). Estaba siendo eficiente. Estaba siendo productivo.

3.1 LA EFICIENCIA: EFICIENCIA TÉCNICA Y ECONÓMICA
Desde un punto de vista general, ser eficiente consiste en obtener el máximo posible con los recursos que tenemos, o bien conseguir un objetivo utilizando los menos recursos posibles.
Hemos visto que para obtener un producto tenemos la posibilidad de utilizar varias técnicas de producción (vimos por ejemplo que hay varias maneras de ordeñar una vaca), pero obviamente tenemos que elegir una.
¿Cómo decidimos que técnica de producción utilizar?
Imagina que en nuestra empresa de cortar fruta tenemos que decidir 2 técnicas:
A: Los trabajadores realizan todas las tareas.
B: Cada trabajador realiza sólo una tarea.

De entre todas las técnicas elegiremos aquella que sea la más eficiente. Es decir aquella que:
- Obtiene la máxima cantidad de productos (outputs) para un nivel de recursos productivos dados (input). Es decir si la técnica A utiliza 10 trabajadores para producir 100 productos y la técnica B utiliza los mismos 10 trabajadores pero obtiene 150 productos, elegiremos las B ya que obtiene más, con los mismos recursos. 
En mi caso en la universidad, cuando estudiaba 2 horas conseguía estudiar 3 temas, mientras que mis amigos habían estudiado mucho menos de medio tema.
Utiliza la menor cantidad factores productivos (input) aplicados para alcanzar un determinado nivel de productos (outputs). Es decir si dos técnicas A y B, producen ambas 100 productos, pero la técnica A utiliza 10 trabajadores y la B utiliza 15, elegiremos la técnica A, ya que puede producir lo mismo con menos recursos. 
Volviendo al caso universitario, habría que comparar lo que tardábamos por ejemplo en estudiar 5 temas. Yo tardaba unas 3 horas mientras que ellos podrían tardar 40. No hace falta decir quien estaba siendo más eficiente.
Por lo tanto para valorar la eficiencia de cualquier sistema productivo es necesario comparar los factores productivos empleados con el nivel de bienes y servicios producidos.

Volviendo al ejemplo de ordeñar vacas, vamos a suponer que podemos usar 3 técnicas de producción. En unas se usan más trabajadores y en otras más máquinas, pero todas ellas llegan al mismo resultado: Se ordeñan 800 vacas.

Vale, me queda claro, elegiré la técnica más eficiente. ¿Te imaginas ya la siguiente pregunta no?
¿Qué técnica es más eficiente?
Para saber que técnica es más eficiente, lo primer o que tenemos que saber es que hay 2 tipos de eficiencia.
LA EFICIENCIA TÉCNICA: Indica que no se están desaprovechando recursos. Es decir, que no podemos producir una cantidad de productos con menos recursos. La eficiencia técnica por tanto compara recursos (capital y trabajo en nuestro ejemplo) con unidades totales producidas (número de vacas ordeñadas)
LA EFICIENCIA ECONÓMICA. Nos indica que una técnica es la más barata a la hora de producir. Por tanto, la medimos en euros.
Vamos a verlo detenidamente:

A) LA EFICIENCIA TÉCNICA.
Si sólo tuviéramos un factor productivo (el trabajo por ejemplo), sería muy fácil responder a esta pregunta. Si todas las técnicas ordeñan 800 vacas, la más eficiente es la que utiliza menos trabajadores.
El problema es que en la mayoría de ocasiones nos encontramos con varios factores productivos. ¿Qué es mejor, utilizar una técnica que utiliza menos trabajadores o una que utiliza menos máquinas? La respuesta clave es: Desde el punto de vista técnico da igual.
Una técnica de producción NUNCA va ser más eficiente técnicamente que otra sí utiliza más de todos de los factores de producción. La técnica C está desaprovechando sus recursos, ya que utiliza tanto más trabajadores (6) como más máquinas (5) que la técnica A y B para producir lo mismo (800 vacas). 
Una técnica tampoco  será eficiente si utiliza la misma cantidad de algunos factores productivos y más de los demás. La técnica D por tanto tampoco es eficiente porque aunque utiliza los mismos trabajadores (4) que la técnica A, necesita una máquina más. Por tanto la técnica D despilfarra recursos, porque podría conseguir lo mismo con los mismos trabajadores y una máquina menos.


RECUERDA: Una técnica de producción es eficiente técnicamente cuando no despilfarra recursos.
Aunque la técnica E parece descabellada (una cantidad desproporcionada de trabajadores) tampoco la podemos descartar. ¿Qué pasaría si los trabajadores costaran 1 euro y las máquinas 100? En ese caso, esta técnica, por desproporcionada que parezca sería mejor. Desde el punto de vista técnico, la técnica E es eficiente ya que es la que menos trabajadores usa, y por tanto no hay ninguna técnica que use menos de los dos factores productivos de los que usa E.

B) EFICIENCIA ECONÓMICA
La eficiencia técnica nos ha dicho que técnicas no suponen un despilfarro de recursos. Sin embargo, hemos visto que no podemos elegir entre las técnicas A o B. Una utiliza más trabajadores y la otra más máquinas, pero no sabemos cuál va a costar menos dinero.
Aunque lo lógico es que la técnica E no sea la más barata, tampoco podemos descartarla aún.
Lo que necesitamos en la eficiencia económica es conocer el precio de los factores productivos. De esta manera al multiplicar la cantidad de factores utilizados por su precio, sabremos el coste total de cada técnica.
¿Tengo que calcular el coste de cada técnica? No, si una técnica NO era eficiente técnicamente es que estaba despilfarrando recursos y por tanto usan más factores productivos, por lo cual siempre va a ser más caro. Solo calcularé el coste de las técnicas eficientes técnicamente.
Vamos a suponer que el salario del trabajador es 8 euros la hora y el del alquiler de la máquina es 10.


Así el coste de la técnica A será de 4 trabajadores multiplicado por su salario (8) sumado al número de máquinas que usa (3) multiplicado por el coste de alquilarla (10)
Calculando los costes totales de producción, deducimos sabemos que la empresa que ordeña vacas escogerá la técnica B para llevar a cabo su proceso productivo, ya que además de ser eficiente técnicamente lo es económicamente, puesto que de las tres es la que supone un menor coste para la empresa

RECUERDA: Una técnica es eficiente económicamente, cuando el coste de producción es el menor de todas las técnicas posibles.

Te habrás dado cuenta lo importante que es la eficiencia para una empresa (para ahorrar dinero) y también para un estudiante. (para ahorrar tiempo). Ahora llega el momento de hablar del hermano gemelo de la eficiencia. LA PRODUCTIVIDAD

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.