Header Ads

2.2 LOS FACTORES QUE INFLUYEN EN LA DEMANDA


Un caluroso lunes de primavera algo cambió para siempre en España. Una cantidad gigante de alumnos llegaron a clase con un “spinner”, un producto que apenas se había visto hasta entonces, pero por alguna razón, todo adolescente y niño quería tener uno de ellos. Este cambio en la demanda sucedió en sólo un fin de semana. ¿Eran más baratos los spinners ahora? La verdad que no. ¿Entonces por qué la gente lo quería si valían lo mismo? Pues porque hay más factores que influyen en la demanda además del precio.

Como acabar de explicar en eñ punto anterior, el principal factor a la hora de influir en la demanda es el precio. Sin embargo, hay algunos más. Vamos a ver todos los factores que pueden influir en la demanda de café o de cualquier otro bien.

1. EL Precio del bien en cuestión. Como hemos mencionado anteriormente, la ley de la demanda establece que cuanto mayor sea el precio de un bien, menor será la cantidad demandada y viceversa, a menor precio mayor es la cantidad demandada. Es lo que me ocurrió a mí en el ejemplo de los converse: A 60 euros no quería ninguna, a 45 compraría un par, a 30 compraría 2 pares y al precio final de 20 euros me lleve 3. Lo mismo ocurre con el café en nuestro ejemplo, al precio de 1 euro la demanda son 10 millones, pero si el precio baja a 0,75, la demanda sube a 11,5 millones de tazas.
2. El precio de otros bienes relacionados. Podemos hablar de dos tipos de bienes que pueden influir en la demanda de otro producto, ya que tienen relación.
Bienes sustitutivos. Son aquellos bienes que me satisfacen la misma necesidad que el café. Por ejemplo mucha gente puede decidir tomar té en lugar café. Es decir decimos que café y té son sustitutivos porque satisfacen la misma necesidad. Si de repente el té sube de precio, eso puede hacer que muchos bebedores de té se cambien al café, y por tanto la demanda de café aumente a pesar de que el precio del café sea el mismo. Lo mismo ocurre por ejemplo con las lentillas y las gafas. Si el precio de las lentillas sube, se demandarán más gafas. Margarina y mantequilla, carne y pescado serían otros ejemplos de bienes sustitutivos, ya que satisfacen la misma necesidad.
El otro día fui al centro a tomarme un helado a la calle Granada. Cuando estaba enfrente de la heladería, una chica del local de al lado “Smooy” me ofreció un Yogur helado a mitad de precio. Mucha gente, como yo, accedió y cambio de local, por lo que la demanda de helado ese día fue mucho menor. Como el helado y el yogur helado satisfacen la misma necesidad (aunque no sean idénticos) la disminución de precio de uno (el del yogur) hace que se compre menos del otro (el helado)
Si el precio de un bien sustitutivo disminuye, disminuirá la demanda de nuestro bien.
Bienes complementarios. Son aquellos bienes que se consumen conjuntamente. Por ejemplo: los coches y la gasolina, las lámparas y las bombillas o la impresora y la tinta. Por ejemplo mucha gente desayuna un croissant con un café. Si de repente el precio de los croissants aumenta, puede que la gente que toma las dos cosas juntas deje de comprar croissants y también café. Por tanto, si aumenta el precio de los croissants, la gente demandará menos café a pesar de que el precio del café es el mismo.

Llevaba un tiempo queriendo comprarme una bicicleta para venir al instituto. El problema, es que todas las que encontraba eran muy caras, por lo que seguía viniendo andando o en autobús. La semana pasada sin embargo una tienda bajó mucho los precios por alguna razón. Cuando la compré, el vendedor me dijo que necesitaría al menos un candado, una pata de cabra y luces. Resulta que me gasté en todo eso más que de lo que había bajado el precio de las bicicletas. La estrategia del vendedor es muy astuta, si compras sus bicicletas, también le comprarás a él otros bienes complementarios. La bicicleta y el candado (y otros productos) son complementarios porque se consumen conjuntamente. Cuando disminuye el precio de uno (la bicicleta) la demanda de los complementarios (candado, luces) aumenta.

Si baja el precio de un bien complementario la demanda del otro bien subirá.

3. La renta. La cantidad de dinero que tenemos condiciona la cantidad de bienes que podemos comprar y, por tanto, la cantidad de producto que un consumidor demanda. Es decir, que de manera general podemos decir que si la renta de un país aumenta eso hará que la gente pueda demandar más café.
Sin embargo, no todo aumento de la renta implica un incremento de la cantidad demandada de todos los bienes y servicios, sino que dicho incremento dependerá del tipo del bien.
Bienes inferiores. Son aquellos bienes que se demandan menos cuando aumenta la renta, como los coches de segunda mano o los productos de marca blanca de los supermercados. Se llaman así porque existe una alternativa de mayor calidad. Cuando ganamos más dinero queremos consumir otros bienes “mejores” (si gano más dinero comeré menos mortadela y más jamón, o iré menos en bus y utilizaré más el taxi).
Por tanto a mayor renta, menor cantidad demandada de bienes inferiores
Bienes normales. En este tipo de bienes la demanda aumenta cuando aumenta la renta de los demandantes. La mayoría de los bienes y servicios entran en esta categoría, por ejemplo, la vivienda o los electrodomésticos. Si tengo más dinero, podré consumir más bienes, entre ellos el café.

Por tanto a mayor renta, mayor cantidad demandada de bienes normales.

4. Las preferencias del consumidor. Los gustos, las preferencias y la moda influyen en la cantidad de productos que los consumidores demandan. En los últimos años de hecho, ha habido una gran campaña de las marcas de café que ha aumentado su demanda.
Por ejemplo, hace muchos años todos los hombres llevaban sombreros, pero esta moda cambió y ahora es raro ver personas con uno puesto. En este caso, aunque el precio de los sombreros fuera el mismo la gente simplemente dejó de comprar tantos.


Por fortuna los economistas no estudiamos por qué los gustos cambian, sólo como ello afecta en la demanda. Así, el aumento de la demanda del spinner fue claramente por una moda pasajera del momento que aumentó las preferencias por eso producto y por tanto incrementó la demanda. Por fortuna los economistas no tenemos que explicar por qué demonios todos fuisteis a comprar ese producto traído del infierno, capaz de poner nervioso al más frío de los profesores (afortunadamente para todos ya pasó)
Si hay mayor preferencia por consumir un bien o mejora de los gustos, la demanda aumentará

5. Las expectativas. Si los consumidores consideran que el precio de un bien va aumentar mucho esto también puede modificar la demanda hoy. Por ejemplo, en los años del boom de la vivienda, los precios subían sin parar, pero sorprendentemente, los españoles comprábamos más y más casas cada año. Uno de los motivos (que no el único) eran las expectativas. La gente pensaba “las casas están caras, pero si me espero van a subir más” por tanto la demanda subía cada año a pesar de que el precio también lo hacía.

 Es decir, si hay expectativas de que los precios subirán la demanda aumentará.

Las expectativas sobre el ingreso también pueden aumentar o disminuir la demanda. Cuando estalló la crisis en España, mucha gente temía que fuera a ser despedido, por eso hace unos años, mucha gente que seguía trabajando, ante el temor de ser despedido aplazó compras importantes, y la venta de casas y de coches bajó mucho en España.

En el año 2010 aprobé las oposiciones como profesor de economía y me convertía en funcionario, lo cual me permitía multiplicar el sueldo que tenía en ese momento. Me dieron la noticia en Julio y no empezaría hasta Septiembre. En ese verano sin embargo todavía tenía un salario mucho más bajo, ya que estaba trabajando a media jornada en la universidad. A pesar de mi reducido salario mi demanda aumentó mucho. Me compré un portátil, ropa, un GPS para el móvil y me fui de viaje, gastándome mucho más dinero del que ganaría ese verano. ¿Por qué lo hice? Porque sabía que a partir de ahí, iba a ganar mucho más dinero.

Si hay expectativas de ganar más dinero, la demanda aumentará.

6. Cambios en el número de consumidores. Por último, el número total de consumidores de un país o sociedad en general es importante para la demanda. Si el país pasa de tener 40 millones a 47 es obvio que la demanda de café se incrementará a pesar de que los precios puedan ser los mismos. De hecho, uno de los motivos del aumento de la demanda de viviendas fue la gran cantidad de inmigrantes que vinieron de otros países, lo que provocó que hubiera mucha más gente que quería comprar una casa.

Algo parecido ocurre con lugares con mucho turimos como Málaga. En verano la población es mucho más alta debido a los turistas, por lo que la demanda de muchos bienes aumenta.


Cuanto más grande es la población lógicamente mayor será la demanda.

Aquí tienes el cuadro resumen sobre los factores que influyen en la demanda.




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.