Header Ads

9. La producción a largo plazo

Si recuerdas, dijimos que en economía la única diferencia entre el corto y el largo plazo es la posibilidad de variar todos los factores. La Tata Mari no podría cambiar las dimensiones de su local de un día para otro, pero con tiempo necesario sí que podría hacerlo. Ese tiempo que necesita la Tata Mari para poder variar la fábrica (sus factores fijos) es lo que diferencia el paso del corto al largo plazo.

Si los bizcochos de la Tata Mari (que son sublimes) sufren un aumento muy grande de demanda, la empresa se planteará que tiene que aumentar la producción. Como hemos visto, a corto plazo la única posibilidad era aumentar el número de trabajadores. El problema es que a partir del 4º trabajador, la productividad empieza a bajar y como veremos en el punto siguiente, eso implica más costes. Pero a largo plazo la empresa podrá aumentar o disminuir todos sus factores.

Lo normal es que, si aumenta mucho su demanda, la empresa aumente el tamaño de la fábrica y contrate más trabajadores. Es decir, que aumente todos sus factores productivos.

Imagina que la Tata Mari tenía contratado 4 trabajadores en su pequeño local donde cabía un horno, lo cual le permitía producir, como hemos visto, 60 bizcochos. Ahora la Tata Mari, en el largo plazo, construye un local el doble de grande y puede meter 2 hornos más y además contrata 8 trabajadores. Como ves, los factores productivos son justo el doble. A continuación, vamos a suponer 3 alternativas (A, B Y C) que podrían ocurrir en cuanto a la producción de bizcochos.





En el largo plazo, las empresas pueden tener tres tipos de rendimientos:

A) ECONOMÍAS DE ESCALASi la Tata Mari aumenta sus factores en el doble, como ha hecho, y la producción aumenta más del doble (hemos pasado de 60 a 160 bizcochos), decimos que existen rendimientos crecientes a escala.
Como vemos ahora nuestros trabajadores son más productivos (su rendimiento crece). Antes la productividad media era de 15 (60 bizcochos entre 4 trabajadores), ahora es de 20 (160 bizcochos entre 8 trabajadores). ¿Pero cómo puede ser esto posible si lo único que hemos hecho ha sido doblar los factores?

RAZONES: En este caso los trabajadores se aprovechan de la división del trabajo que les permite el aumento del capital (el local y los hornos). Antes, probablemente los trabajadores se veían limitados con un solo horno, y ahora al tener el doble de hornos, se pueden repartir mejor el trabajo y al ser más productivos, la producción aumenta más del doble.

B) DESECONOMÍAS DE ESCALA. Ahora cuando la Tata Mari aumenta los factores productivos al doble, la producción aumenta menos del doble (pasa de 60 a 100). En este caso decimos que existen rendimientos decrecientes a escala.

Los trabajadores están siendo menos productivos (su rendimiento decrece), ya que la productividad media es de 12,5 bizcochos por trabajador (100/8) ¿Qué puede ocurrir para que, al aumentar los factores al doble, la producción aumente menos del doble?

RAZONES: Este caso suele ocurrir cuando empiezan a haber problemas de dirección y gestión. El problema que puede tener la Tata Mari es que tal vez ahora necesite otro contable para llevar las cuentas, y tal vez otra persona más para dirigir a los trabajadores. Por tanto, varios de los trabajadores que está contratando no son para producir, sino que son para dirigir, por ello la producción no aumenta tanto.

C) ECONOMÍAS CONSTANTES DE ESCALA. Si la Tata Mari aumentara sus factores al doble y la producción aumenta también el doble (pasamos de 60 bizcochos a 120), entonces decimos que hay rendimientos constantes.

Por tanto, los trabajadores son igual de productivos (su rendimiento es constante), ya que siguen produciendo 15 bizcochos de media (120/8), ¿Cuándo ocurre esto? Lo normal es que esto ocurre porque la Tata Mari ha hecho una réplica del anterior local. Si abrimos una tienda exactamente igual, lo normal es que la producción sea también igual.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.