Header Ads

7. LA PRODUCTIVIDAD


En el año 2005 acabé mi 5º y último año de la Licenciatura de Administración y Dirección de Empresas. Ese mismo verano realicé las prácticas en un banco, con lo que obtendría mi título.  Me mandaron a la oficina principal, un edificio de 5 plantas donde trabajan decenas de trabajadores repartidos por varios departamentos.

El primer día, el director me dijo que la persona que se encargaba del archivo estaba de baja y que hasta nuevo aviso esa sería mi función. Aparentemente se trataba de una tarea a tiempo completo. El hombre que se encargaba de ello empleaba sus 7 horas de jornada diaria a archivar los muchísimos papeles que se había generado el día anterior, y eso haría yo hasta nueva orden. ¿O sea que este era el mundo laboral que llevaban hablando tanto tiempo no? Pues que bien.

Mi padre, viendo mi desilusión, en uno de los grandes consejos que me han dado, me dijo que no importara cuál fuese mi función, tenía siempre, siempre, que tratar de ser productivo. Y es lo que intenté. El segundo día llegué y empecé a archivar. Para mi sorpresa, en sólo una hora y media todos los documentos estaban archivados. Al día siguiente paso lo mismo. Y también al siguiente y al siguiente. Eso me liberaba más de 5 horas diarias para hacer otras funciones de mi agrado. ¿Qué es lo había pasado? ¿No era una tarea de 7 horas diarias? Supongo que te imaginas que pasaba. Digamos que el otro trabajador no era muy productivo (por decirlo de una manera suave).


Acabamos de ver que el objetivo de cualquier proceso productivo es ser lo más eficiente posible, entendido esto como obtener el máximo provecho de los recursos.

La productividad es el indicador que nos va a medir la eficiencia. Es decir, nos mide la producción que estamos obteniendo con los factores productivos que estamos utilizando. Es una medida que nos indica el rendimiento de los factores productivos.

La productividad del trabajo nos indica cuantos productos estamos obteniendo por cada trabajador utilizado.
La productividad del capital nos indica cuantos productos estamos obteniendo por cada máquina utilizada

Por tanto, es importante no confundir PRODUCCIÓN y PRODUCTIVIDAD.


Podemos calcular la productividad de los diferentes factores de la siguiente manera.

Productividad trabajo =( Producción total) / (nº de trabajadores)
Productividad Capital = (Producción total) / (nº de máquinas)

Si volvemos al ejemplo de las vacas ordeñadas podemos ver la productividad que tenían en cada técnica los trabajadores y las máquinas.



Como podemos ver, en la técnica B los trabajadores producen cada uno 200 vacas ordeñadas. Sin embargo, en la técnica A son más productivos, ya que son capaces de producir 266 vacas ordeñadas cada uno.


La productividad es muy importante porque podemos o bien aumentar la producción utilizando los mismos recursos y así satisfacer más necesidades, o bien obtener los mismos productos, pero usando menos recursos (por ejemplo, trabajando menos horas)





Como acabamos de ver, el país está muy interesado en aumentar la productividad. Podemos hacerlo de 3 maneras.

1. Invertir en capital humano. Si los trabajadores tienen mejor formación serán capaces de producir mejor y más rápido. En este sentido, el gasto en educación de un país y los cursos de formación a los trabajadores permiten que sus ciudadanos sean más productivos. ¿A qué ya sabes que tienes que hacer para ser más productivo? ESTUDIA. Lo diré otra vez. ESTUDIA. Una vez más: ¡ESTUDIA!

2. Invertir en capital físico (máquinas). Acumulación de capital. Si los trabajadores tienen mejores máquinas y herramientas, sin duda que serán capaces de producir mucho más rápido, y por tanto serán más productivos. Así, por ejemplo, los tractores han permitido a los agricultores ser capaces de producir en una hora lo que antes hacían en semanas.

3. Invertir en investigación. Otra manera de aumentar la productividad es través de la mejora de la tecnología. Para ello es clave el gasto en INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO (I+D). La investigación es clave porque permite el desarrollo de la ingeniería y la mejora o creación de máquinas que permiten producir mejor o más rápido. El gasto en I+D en España en 2017 ha sido de 6.500 millones de euros (3.000 millones menos que en 2009) por lo que muchos critican que debemos aumentar el gasto si queremos competir con el resto de países. Tal y como vimos, el lector de código de barras sin duda que aumentó la productividad de los dependientes

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.