Header Ads

¿QUÉ ES LA FINANCIACIÓN?

5. LA FINANCIACIÓN.

Mis amigos Juan y Ana son los dueños de una gran empresa industrial en Jaén. Se dedican a comprar los árboles una vez que ya han sido talados, cortan la madera de diferentes maneras y luego ofrecen todo tipo de productos con la madera ya transformada.
En el último año apareció una máquina que permitía cortar la madera mucho más rápido y en muchas más formas diferentes. Esta máquina costaba medio millón de euros y si la compraban se convertirían en la mejor empresa de Andalucía, ganando mucho más dinero. El problema de Juan y Ana es que no tenían medio millón de euros. Lo que necesitaban es FINANCIACIÓN.

¿QUÉ ES LA FINANCIACIÓN?
Son todos los recursos financieros (dinero) que la empresa necesita para poder llevar a cabo su actividad y para realizar inversiones. Así, la empresa de Juan y Ana puede necesitar dinero en su día a día (para pagar las nóminas de los trabajadores, para comprar los arbole, pagar el alquiler de la fábrica etc.) o para realizar algunas inversiones que le permitan producir, cómo el caso de la compra de la máquina. En definitiva, siempre que necesite dinero, necesita financiación.
¿Cómo puedo financiarme? ¿De dónde saca una empresa el dinero?

Hay muchas maneras de clasificar la financiación. Nosotros en este apartado  vamos a elegir la de propia o ajena.

A) Financiación propia. Los fondos son generados por la propia empresa (reservas) o aportados por los socios (capital). En nuestro ejemplo, la financiación propia sería el dinero que sale de la propia de la empresa.

B) Fondos ajenos. El dinero deben pedirse prestado a otras  personas o empresas  y por tanto deben ser devueltos), normalmente implican el pago de unos intereses. Los vamos a diferenciar entre corto plazo (a devolver en menos de 1 año) y largo plazo ( a devolver en más de 1 año). Ahora, la empresa de Juan y Ana no tiene dinero dentro de la empresa y por tanto lo debe pedir prestado.

Vamos a hablar de ellos un poco más a fondo.






A) LOS FONDOS PROPIOS. (AUTOFINANCIACIÓN)

 La financiación propia son los recursos que son propios de la empresa y por tanto no tienen nunca que devolverse. Tenemos el capital y las reservas.

- EL CAPITAL Son las aportaciones realizadas por los socios. Es decir, una posibilidad de obtener el medio millón, es que los mismos Juan y Ana pongan el dinero. Lógicamente este dinero es suyo y no se lo tienen que devolver a nadie.

- Las RESERVAS son los beneficios de la empresa de años anteriores que no han sido repartidos entre los socios. Si recuerdas  la empresa de Juan y Ana iba muy bien y estaba teniendo muchos beneficios. Cuando una empresa tiene muchos beneficios puede repartirlos entre sus socios (Juan y Ana) o bien guardarlos para en caso de alguna necesidad. Si Juan y Ana hubieran sido precavidos y en lugar de repartir el dinero lo hubieran guardado, ahora tendrían dinero para la máquina.


En principio, estos fondos son gratuitos (no hay que pagar intereses por ello), pero está claro que si  Juan y Ana están poniendo más dinero (capital), o sí no se están repartiendo los beneficios (reservas) están perdiendo la oportunidad de disfrutar de ese dinero.

B) FINANCIACIÓN  AJENA A LARGO PLAZO

Si Juan y Ana no pueden aportar ellos mismos el medio millón de euros (capital) y la empresa tampoco hubiera ahorrado ese dinero (reservas), entonces hay que recurrir a pedir prestado.
La financiación ajena a largo plazo, son aquellos fondos que la empresa pide prestados durante un periodo superior a un año. Al acabar ese periodo la empresa debe devolverlos con unos intereses. Destacamos 4 principalmente.

 1. Préstamos a largo plazo. Son fondos obtenidos de préstamos. La empresa debe pagar unos intereses en las condiciones pactadas y devolver el préstamo en un periodo superior a 1 año. Es decir, Juan y Ana podrían ir a Unicaja o el Banco Liberbank  y pedir prestados el medio millón de euros a devolver a 10 años por ejemplo. Lógicamente, tendrían que devolver el medio millón  más unos intereses que acuerde con el banco.

 2. Empréstitos. Cuando las empresas necesitan mucho dinero y no pueden obtenerlo de los bancos tienen la opción de pedírselo a particulares y empresas. Para ello Juan y Ana pueden crear un empréstito, es decir dividen su deuda (el medio millón de euros) en muchas participaciones idénticas llamadas bonos y obligaciones y otras personas serán quien le preste el dinero.

La empresa devolverá el dinero a las personas y empresas en el plazo pactado e irá pagando una serie de intereses a quien haya querido prestarles dinero.

3. El leasing o arrendamiento financiero. Cuando la empresa necesita una máquina como es el caso de Juan y Ana  y no tiene dinero para comprarlo, puede acudir una entidad de Leasing. La empresa de leasing compra la máquina al fabricante y se la cede a la empresa que debe ir pagando una cuota en concepto de alquiler. Al acabar el contrato, la empresa puede devolver el bien o comprarlo por una pequeña cantidad.  . La ventaja es que Juan y Ana tendrán la máquina que necesitan sin necesidad de tener el dinero en el momento. El inconveniente es que el coste de la operación suele ser muy elevado (se acaba pagando mucho más por la máquina).

 4. El renting. Es parecido al leasing. La empresa alquila a una empresa la máquina por  una cuota mensual. La empresa de renting presta una serie de servicios como el mantenimiento del bien y contratar un seguro a todo riesgo. A diferencia del leasing no hay opción de compra al acabar el contrato.



FINANCIACIÓN  AJENA A CORTO PLAZO
Imagina que Juan y Ana no necesitan medio millón para una máquina, sino que simplemente les falta un poco de dinero para pagar las nóminas de este mes y comprar madera para seguir produciendo. Juan y Ana saben que dentro de un mes van a vender muchos de sus productos y por tanto tendrán mucho dinero disponible, sin embargo no lo tienen hoy para realizar sus pagos del día a día. En este caso no tiene sentido pedir préstamos a devolver a más de un año, sino a devolver en unos pocos días o meses.

Como norma general pedir a más de un año es más caro que pedir a corto plazo. Es decir, si le pido a un banco dinero a devolver a 3 años, los intereses serán más altos que a 2 meses. En ocasiones la empresa necesita dinero y puede devolverlo en poco tiempo. En ese caso es mucho mejor pedir a corto plazo porque los intereses van a ser menores.

La financiación ajena a corto plazo, son aquellos fondos que la empresa pide prestados durante un periodo inferior a un año Distinguimos 5.

 1. Préstamos a corto plazo. Lo primero que pueden hacer Juan y Ana si necesitan dinero a corto plazo es ir al banco. Los préstamos a corto plazo  deben ser devueltos en menos de un año junto al pago de unos intereses, que cómo hemos dicho, suelen ser menores al largo plazo.

2. Créditos bancarios a corto plazo.  Juan y Ana también pueden ir al banco para pedir un crédito en lugar de un préstamo. Vamos a ver las diferencias.

 - Descubierto en cuenta (números rojos). Si Juan y Ana tienen una cuenta corriente con solo 3000 euros  y por ejemplo paga 4000 euros a los trabajadores la empresa entra en números rojos (la empresa le debe 1000 euros al banco). La diferencia con el caso anterior es que estamos obteniendo prestado del banco sin que haya una negociación con ellos.  Esto me permite obtener un dinero que no tengo de manera muy rápida pero debo pagar unos intereses que suelen ser muy elevados por lo se desaconseja este método de financiación. Si alguna vez entras en número rojos corre al banco a pagar la deuda.
- La cuenta de crédito. Se usa cuando una empresa necesita fondos pero no sabe la cantidad exacta. Juan y Ana saben que van a necesitar como mucho 20.000 euros para realizar unos pagos durante estos dos meses, pero no saben cuánto será exactamente. El banco le pondrá a Juan y Ana  una cuenta corriente a su disposición con un límite de 20.000 euros. Cuando Juan y Ana tengan que hacer los pagos podrán ir sacando dinero de esta cuenta corriente. La empresa solo paga intereses por la cantidad usada y por el resto una comisión.

3. El crédito comercial. Imagina que Juan y Ana compran madera todos los meses por 10.000 euros y que con ello elaboran armarios. En la mayoría de negocios cuando una empresa compra a sus proveedores, no les paga directamente. Lo normal es que se aplace el pago unas semanas para dar la oportunidad a la empresa a recuperar su inversión. Es decir que Juan y Ana compran la madera por 10.000 euros, con ella hacen armarios que venden por 25.000 euros. En ese momento Ana y Juan han conseguido el dinero que les permite pagar la madera a los proveedores.  El tiempo que tardamos en pagar a estos proveedores hemos conseguido unos fondos (al posponer el pago hasta que vendemos el armario) de manera gratuita. El plazo que suelen dar los proveedores suele ser de45,  60 o 90 días.

 4. El descuento de efectos. Un efecto comercial o letra de cambio (parecido a un pagaré), es un documento que establece que una determinada persona  se compromete a pagar una cantidad de dinero en una fecha determinada (te PAGARÉ en esta fecha)). Imagina que Juan y Ana venden productos por valor de 30.000 euros, y su cliente le da un efecto comercial, que le compromete a pagar esa cifra en 2 meses. Justo dentro de 2 meses, Juan y Ana irán al banco y cobrarán ese dinero. Pero, y si necesitan el dinero antes ¿no pueden cobrarlo? Ahí aparece tu amigo el banco,  que  nos da la opción de adelantarnos los fondos a cambios de unos intereses y una comisión.
Así todos ganamos. La empresa que le compra a Juan y Ana puede pagar dentro de 2 meses, Juan y Ana tiene su dinero cuando lo necesitan  pagando unos pequeños intereses, y el banco gana los intereses y la comisión que le cobra a Juan y Ana… Y todos contentos.

5. Factoring. Imagina que Juan y Ana tienen muchos clientes que le han comprado madera pero que les van a pagar dentro de unos meses. Resulta que un cliente les pagará 60.000 euros en 6 meses, otro les pagará 50.000 euros en 1 año, y otro 30.000 en 3 meses. Ahora Juan y Ana necesitan 100.000 euros y no tienen esa cantidad. Sin embargo vemos que tienen 3 clientes que le deben 140.000 euros en total.

 El factoring consiste en vender todos los derechos de cobro de la empresa a otra empresa denominada “factor”. Esta empresa nos paga un importe menor al total de la deuda en concepto de intereses y de posible riesgo de impago. Es decir la empresa de factoring puede ofrecer pagarnos 120.000 euros y nos compra el derecho de cobro de esos 140.000 euros.

Nuevamente los dos ganamos. La empresa de factoring gana 20.000 euros y yo puedo conseguir el dinero ya. El inconveniente es que los intereses suelen ser muy altos,  ya que en caso de que uno de los tres clientes no pague la empresa de factoring pierde dinero. Por eso, como la empresa factor corre un riesgo, me va a cobrar bastantes intereses. 



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.