Header Ads

4.1 CARACTERÍSTICAS Y FUNCIONAMIENTO DEL MONOPOLIO


Este año con el 25º aniversario de RENFE, la empresa está realizando una serie de promociones los días 25 de cada mes. A las 0:00, se abre la posibilidad de comprar 25.000 billetes de AVE a 25 euros. Cada día 25 la página web se colapsa, y los billetes son vendidos en escasos minutos. El 25 de agosto por ejemplo, se metieron en la página más de 2 millones de personas interesados en estas ofertas.

Si una cosa queda clara, es que los precios de los trenes AVE se mantienen muy elevados, lo que explica la avalancha de personas buscando un ticket cuando hay promociones. Por tanto, la demanda de billetes de tren es mucho más elevada que la oferta, lo que permite cobrar precios muy altos. ¿Pero cómo es esto posible? ¿Cómo puede ser que RENFE cobre precios tan altos? Porque RENFE es un monopolio.


Tal y como dijimos en el apartado anterior, en un mercado de competencia imperfecta se reducían el número de empresas que ofrecían un bien determinado, lo que les daba posibilidad de influir en los precios.

EL MONOPOLIO es el caso extremo de competencia imperfecta, ya que una única empresa abastece a todo el mercado de un producto. Además, no tiene sustitutivos cercanos, es decir, es complicado encontrar un producto que satisfaga esa misma necesidad.
De esta manera, el suministro de agua de nuestra localidad lo ofrece una única empresa. Si queremos tener agua en casa, no tenemos otra manera más que contratar esa compañía en particular.

Por este motivo, es obvio que la empresa monopolista puede subir el precio del producto. En los mercados competitivos, como los tomates, las empresas no podían subir los precios. Si un agricultor subía el precio de sus tomates a por ejemplo 3 euros el kilo, sin duda que perdería sus clientes. El monopolista, como el suministro de agua, podrá subir los precios y aun así seguirán manteniendo clientes (aunque no todos), porque estos no tienen otra alternativa.

¿De qué depende que pueda un monopolista subir más o menos los precios?

La respuesta depende en parte de la posibilidad de que pueda haber algunos productos que puedan en cierta medida hacer de sustitutivo. El suministro de agua de nuestra localidad tiene muchísimo poder para subir los precios, porque difícilmente podremos encontrar un sustituto. Sin embargo, aunque RENFE sea la única empresa que nos permite viajar en tren, algunos viajeros pueden encontrar sustitutos viajando por coche, por autobús y en algún caso por avión.
Por eso cuando RENFE ofrece un servicio como el AVE que te permite viajar a 200km/h, difícilmente encuentra un sustituto, lo que le permite elevar mucho los precios. RENFE de mucha publicidad al hecho de que el AVE siempre llega puntual, una manera de buscar no tener sustitutos en otros tipos de viaje (aviones, autobuses o viajes por coche, suelen tener más problemas de retrasos). Conseguir que los consumidores veamos el AVE como el medio de trasporte más fiable en puntualidad es uno de los grandes éxitos de RENFE que les permite cobrar precios tan elevados.


La pregunta clave ahora es ¿Qué precio querrá poner el monopolista? Es obvio que si el monopolista puede poner el precio que quiera, elegirá aquel que le permita tener el mayor beneficio posible.
¿Quiere eso decir que pondrá el precio más elevado posible? No necesariamente. Ten en cuenta que, aunque no haya sustitutivos cercanos, si el precio del bien es alto, los consumidores comprarán menos. Por tanto, la empresa monopolista, podrá elegir el precio que quiera, pero teniendo en cuenta, que, a mayor precio, menos venderá.



El monopolista estudiará la demanda y elegirá aquel precio con el que piense que va a ganar más dinero. Sin duda, que este precio será bastante más alto que el que llegamos cuando estamos en competencia perfecta. El monopolista elegirá el punto M de la gráfica en lugar del C, ya que, como ves, puede poner un precio más alto P2 en lugar de P1.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.