Header Ads

El sistema educativo y Chiquito de la Calzada

Con el fallecimiento de Chiquito de la Calzada este fin de semana, España se rendía a pagar tributo a este genio de la comedia española. Para mis compañeros de instituto y un servidor, ha sido todavía más especial si cabe, ya que Chiquito vivía en frente del instituto y podíamos disfrutar cada día de él durante los desayunos. De todos estos pequeños homenajes, uno que me resulto especialmente atractivo fue el siguiente del Diario Sur. El autor viene a admirar como Chiquito cambió para siempre la manera en la que mirábamos los chistes, donde lo menos importante era el final, y lo que de verdad nos hacía disfrutar era todo el camino, que nunca queríamos que terminase.

A veces me pregunto si el sistema educativo debería aprender más de Chiquito. Nos centramos sólo en el final de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje, las notas, y nos olvidamos de lo verdaderamente importante, el proceso en sí,  aprender.

Las quejas de los profesores son continuas, “el alumno no sabe pensar” “memorizan y expulsan contenidos como borregos” “no interpretan los resultados. El alumno sabe desde pronto, siendo un niño, que pensar no es lo que le que más le va a valer a corto plazo. Cuando hace un examen, en casa solo le preguntan “¿qué nota has sacado?”, nadie le dice “¿Cuánto has aprendido?”. De manera que desde muy pronto se asimila que “las notas es lo único que cuenta”.

El problema es cuando los profesores no incentivamos el proceso de aprendizaje y sí las notas. A los alumnos se les tiene en la mayoría de casos casi toda la hora escuchando al profesor dar clases magistrales. Se les mandan actividades que luego se corrigen diciendo “esta es la respuesta correcta”.  Se les pone exámenes con preguntas muy claras que vienen en los libros y en donde esperamos que nos den las respuestas que queremos oír.

Peor es todavía cuando queremos evaluarlos de todos los contenidos vistos en el último mes y medio a través de un examen de una hora. Examen que le cae rodeado de otros 8 en dos semanas. El alumno, en un  uso eficiente del tiempo, entiende que lo más rentable para él es seleccionar unos cuantos contenidos el día de antes del examen, que cree que son más importantes, y esperar que le pregunten al menos la mitad de ellos. Y lo peor es que les vale.

Con este sistema reconocen la mayoría de los alumnos haber pasado curso tras curso. Y luego nosotros que les pedimos que nos vomiten contenidos de un mes y medio en sólo una hora nos quejamos de que precisamente sólo vomitan contenidos. Es como si a Chiquito le dijéramos que nos cuente su repertorio de chistes en 2 minutos, y luego le decimos que ya no es tan gracioso. Incongruente.

Cuando el alumno se sale de la norma y busca ser más creativo en las respuestas, se equivoca con más frecuencia (sobre todo al principio). Se les suele penalizar en los exámenes porque no ha llegado al resultado correcto y en casa llegan más reprimendas.

Ante esa situación la mayoría de los alumnos se les viene el mundo encima cuando se les plantea que en economía hay una parte muy importante en dónde no hay una sola respuesta correcta y que lo importante es si está bien argumentada o no. Lo primero que me suelen decir es: “Javi, a nosotros dinos que tenemos que escribir a, b o c, y nosotros escribiremos a, b o c”. Es lo que llevamos haciendo 10 años”

Desde hace años estaba teniendo problemas para conseguir que mis alumnos pensaran de verdad y que se olvidaran de las notas para focalizarse en el aprendizaje. La clave me la dio mi sobrino Alex hace año y medio cuando estaba en 5º de primaria. Era Navidad, y yo estaba viendo la tele y Alex me dijo que tenía un ejercicio muy difícil de resolver. El ejercicio la verdad que implicaba razonamientos matemáticos relativamente complejos, por lo que yo sabía que era muy complicado que lo resolviera. 

La conversación fue así.

Javi: “Vale, pues haz el ejercicio y ahora miro el resultado y te digo si está bien”
Alex: “Pero te tengo que explicar cómo lo hago, es muy difícil”
Javi: “Bueno, cuando vea el resultado sabré si está bien o mal”
Alex: “Pero el proceso es mucho más importante que el resultado, te lo tengo que explicar, no vale con que lo mires. De hecho si el resultado está bien pero no lo explicamos bien el profesor nos manda repetir”
Javi. “¿Y si el proceso es bueno y tienes algún error que no lleva al resultado perfecto?
Alex: “Entonces no hay que repetirlo. Te he dicho que lo más importante es el proceso”

Le pregunté a mi hermana y me dijo que las notas de Alex en matemáticas estaban siendo más bajas que otros años, a pesar de que ella veía que su nivel era de una edad muy superior. Resulta que el profesor de Alex era un genio y que durante muchos años que le dio clase le estuvo poniendo notas relativamente malas castigando no enfocarse en el razonamiento. "el resultado es lo menos importante" Al  acabar  primaria, Alex era el mejor alumno de matemáticas del colegio. Sacó un 10.

Si chiquito de la Calzada hubiera sido profesor se habría parecido mucho al profesor de Alex. Hay una anécdota que lo representa como persona. Cada mañana  lo veíamos paseando delante nuestro cuando desayunábamos. Podía tardar 50 minutos en andar poco más de 100 metros, ya que se paraba a hablar con todo el mundo. Les llamaba guapas a todas las mujeres y caballeros a todos los hombres. Siempre con una sonrisa en la boca, disfrutando cada paso que daba. “¿A dónde vas hoy Chiquito?- A ninguna parte, que tengáis un buen día”

Es lo curioso de enfocarse en el camino y no sólo en la estación de llegada. Aquellos que buscan aprender por encima de todo y dejan las notas en su segundo plano, acaban obteniendo mejores calificaciones que aquellos que sólo se centran en ellas. Como con Chiquito, aquellos que sólo esperan el final del chiste, se reirán mucho menos que los que disfrutaron el proceso.

Desde que hablé con Alex mi metodología cambió por completo. Desde entonces he reducido las preguntas que tienen una respuesta clara que los alumnos pueden encontrar en un libro. Ahora me enfoco en cuestiones como debatir ideas con compañeros, dónde lo importante no es qué digo, sino qué argumentos uso. Lanzo muchas cuestiones qué no están los libros sino que implican una búsqueda y un razonamiento y en dónde lo que valoro no es la solución sino la manera en la que han llegado a ella.

Desde este año los alumnos tienen claro que en mi materia de Economía tienen que resolver problemas reales y que sí lo defienden de una manera correcta, cualquier respuesta es buena, incluso cuando yo no estoy 100% de acuerdo.Se han acabado los exámenes de vomitar contenidos.  Les doy un PORFOLIO DE ACTIVIDADES, dónde tienen que explicar vídeos, noticias de actualidad y analizar casos reales en la mayoría de ocasiones. En caso de que las explicaciones no estén bien razonadas el alumno debe repetirlo, aunque las respuestas sean correctas. ¿Y si se vuelve a equivocar? Lo tiene que repetir otra vez.

Ahora el alumno está más despreocupado por las notas, porque sabe que si se no preocupa por entenderlo bien, tendrá que repetirlo, pero que si razona, con fundamento, hay muchas respuestas válidas. Muchos me preguntan si este sistema no implica corregir mucho más que antes. Y la respuesta es que sí, evalúo mucho más que antes, pero mis alumnos buscan y dan respuestas mucho más creativas, lo que ha multiplicado los aprobados.

Las clases son mucho más amenas porque ellos traen preguntas de casa de todo aquello que han buscado para resolver problemas. Yo me dedico a explicar lo básico, ellos se reúnen, trabajan en equipo, me preguntan dudas y siguen buscando en casa. Al día siguiente más de lo mismo.

Los alumnos me dicen que economía es su materia favorita (y sólo unos pocos es por hacer la pelota jeje), no porque es en  la que más notas saquen, sino porque es en la que más están aprendiendo. Quiero pensar que es como el paseo de chiquito, que no van a ninguna parte, y simplemente están disfrutando del proceso.  Lo que todavía no saben, es que de esta  manera acabarán sacando mejores notas, pero sobre todo, aprendiendo más que nunca.

Es curioso lo que pasa con los alumnos. Algunos no se pueden permitir ponerse a aprender… porque tienen aprobar.

Es una pena que Chiquito no fuera profesor… por la gloria de su madre.









15 comentarios:

  1. Qué bonito el post que has escrito, Javier, y la forma en la que has hilado la lección que nos deja un "maestro del humor" con el cambio de paradigma que deberíamos plantearnos en educación. Merece la pena leerte y reflexionar. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Eres un genio Javi. sigue así no cambies.

    ResponderEliminar
  3. Que Bueno Javi, he llegado a traves de tus posts sobre las oposiciones , los cuales todavia no he leido porque me he puesto a marujear tu blog. Este post es toda una inspiracion, supongo que realizar todo ese portfolio de actividades, pero ya veo que ha merecido la pena. Yo soy profesora de ingles, considero que en el aprendizaje de un idioma lo importante es el proceso, de nada vale llegar a un examen y soltar todo lo que te has estudiado el dia anterior. Tu post me ha llevado a reflexionar si tambien podria hacer un portfolio de ingles, enfocado no tanto a la gramatica sino tambien a la cultura, vocabulario... Me quedare pensando esa idea

    P.d. Perdon por la falta de acentos, estoy en un ordenador ingles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, la verdad que sí que es un trabajo diario. De hecho cada semana sigo actualizando las actividades. Un saludo

      Eliminar
  4. Supongo que realizar todo ese portfolio de actividades ha supuesto mucho esfuerzo*

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, estimado compañero. Al igual que tú, soy un joven profesor de Economía en un pueblo de Sevilla. Di de casualidad (o no) con tu blog hace unos meses y he de reconocer que me tienes enganchado a tus entradas. Me parece que tu trabajo debe tener un reconocimiento y una felicitación. Mi más sincera enhorabuena. Creo que eres un ejemplo de lo que debe ser un profesor del siglo XXI (o "maestro", como nos dicen en mi instituto). He compartido tu entrada con mi alumnado. Les hablé de tu artículo y a todos les pareció muy sugerente, especialmente el título: ¿Qué tiene que ver el sistema educativo con Chiquito? - Me preguntaban. Mañana en clase debatiremos sobre lo que has expuesto tan acertadamente en tu texto. Un saludo y gracias por compartir tu trabajo y experiencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Benito. Muchas gracias, la verdad es que los profesores solemos tener más bien poco reconocimiento. Ya me contarás que tal ha ido el debate!

      Eliminar
  6. Brillante. Simplemente brillante. No esperaba menos de mi mentor. Sigue así. En cuanto tenga algo de tiempo te robaré ideas, jeje

    Alex

    ResponderEliminar
  7. Tienes toda la razón, adoctrinamos alumnos y alumnas. A veces el sistema nos obliga pero siempre podemos salirnos de la norma y animarles, realmente, a aprender a aprender.

    ResponderEliminar
  8. Para quitarse el sombrero, totalmente de acuerdo! felicidades por el post y por tu blog en general, qué grandísimo trabajo haces!

    ResponderEliminar
  9. Veo que no soy el único que ha llegado hasta este gran blog buscando ayuda para las opos. Ante todo, tengo que agradecerte tu gran trabajo, sobre todo en este blog. A mí en concreto me has hecho replantearme la preparación. Pero también tengo que decir que haces un gran trabajo en clase, por lo que cuentas. ¡Enhorabuena!
    Por último, decirte que este post me ha hecho recordar un famoso poema de Kavafis, "Ítaca", en el que habla de saborear el viaje, el proceso (la vida en suma), y no el destino. Seguro que lo conoces: http://www.pixelteca.com/rapsodas/kavafis/itaca.html
    Un saludo y sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mauricio. Pues si, la clave siempre es el viaje

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.