Header Ads

2.1 LOS SUPUESTOS DE LA COMPETENCIA PERFECTA


Carlos y María son dos agricultores que cultivan patatas en un pequeño pueblo de Andalucía. Ambos se dedican a vender sus patatas a diferentes supermercados y fruterías que obviamente buscarán comprar el producto lo más barato posible.

Lo primero que nos viene a la mente es que Carlos y María son competidores directos. ¿Deberían intentar ponerse de acuerdo para poner precios más altos y así ganar más dinero? ¿Deberían luchar para eliminar al otro y así poder vender más patatas a los supermercados y fruterías?

La respuesta lógica a ambas preguntas es NO. La razón es que Carlos y María nos son los únicos productores de patatas de Andalucía y mucho menos de España. Los supermercados y las fruterías podrían encontrar cientos de agricultores dispuestos a venderles sus patatas.

Como hay tantos agricultores que ofrecen patatas, ninguno de ellos va a tener capacidad para influir en el precio. Si el precio de las patatas fuera de 0,50 euros el kilo, y un agricultor tratara de venderlo a 1 euro, probablemente vería reducido a casi cero sus ventas. Por tanto, en el mercado de patatas los vendedores tienen que aceptar el precio del mercado. Decimos entonces que las empresas son precio-aceptantes.

COMPETENCIA PERFECTA: Estructura de mercado en la que todas las empresas son precio-aceptantes y por tanto ninguna de ellas podrá influir en el precio. Como veremos, esto lleva a un uso EFICIENTE de los recursos.

Este es el mercado que hemos estudiado en el tema 4, dónde veíamos que llegábamos al equilibrio de mercado, donde la oferta y la demanda eran las que nos llevaban al precio de mercado que las empresas y consumidores tenían que aceptar.

Para que se pueda llegar a esta situación se tienen que cumplir 4 supuestos.


1. Existen gran cantidad de oferentes y compradores.

Muchas empresas compiten en el mercado y por tanto se enfrentan a un número importante de competidores directos. Esto pasa con muchos productos agrícolas como las patatas, el trigo, el maíz o los tomates. Que haya muchas empresas implica que cada empresa vende una proporción muy pequeña de la producción total del mercado. Es decir, aunque un agricultor redujera mucho su oferta de patatas, no se provocaría escasez, ya que la producción de cada agricultor es muy pequeña respecto al total. En competencia perfecta ninguna empresa va a tener poder para influir en el precio del mercado, por tanto, se considera que son precio-aceptantes.

Por ejemplo, si en España hay 10.000 productores de tomates, es complicado que se pongan de acuerdo para fijar un precio o que uno solo pueda tener influencia en el precio del total del mercado. Es clave por tanto que cada empresa venda una parte pequeña del total del mercado (como los tomates) lo que conlleva que las decisiones de una sola empresa apenas tienen ningún efecto en ese mercado. Es decir que si una empresa decide vender más o menos tomates apenas va a tener efecto en la cantidad total de las 10.000 empresas y por tanto los precios no se verán influidos.
Sin embargo, un mercado como el de la gasolina controlada en España por 3 marcas principalmente (Repsol, Cepsa y BP) no funciona como competencia perfecta. Si Repsol toma una decisión de vender más o menos gasolina puede generar abundancia o escasez que afecte a los precios. Lo mismo ocurre con el mercado de los cereales de desayuno dónde Kellogs vende aproximadamente el 30% de todos los paquetes de cereales con sus marcas Choco Crispis, Special L, All bran y Corn flakes. Obviamente, en el mercado de trigo o maíz hay miles de agricultores, pero en el mercado de cereales de desayuno unas pocas empresas se reparte el mercado y pueden influir en el precio.

2. Homogeneidad del producto.

En competencia perfecta los productos son idénticos o presentan unas características muy similares. En nuestros ejemplos, no hay manera de diferenciar los tomates, el trigo, las patatas o el maíz de un agricultor u otro. En este caso, los productos son sustitutivos perfectos, y ninguna empresa puede cobrar un precio superior al de otras sin perder negocio (si los productos son exactos es imposible que alguien lo venda más caro porque se lo compraremos a otro).. En el ejemplo anterior, los tomates de los 10.000 productores son idénticos, por lo que es lógico que valgan igualEntonces, si el trigo o el maíz de todos los agricultores son homogéneos, ¿también lo serán los cereales que hacemos a partir de ellos? La respuesta es NO. Podemos diferenciar sin ningún problema los cereales Kellogs, Nestlé o los de marca blanca

Como has podido ver, mientras que el trigo o el maíz cumplen estos dos primeros importantísimos supuestos, el mercado de cereales para desayuno no lo hace.

3. Libertad de entrada y salida.

Significa que no hay un coste especial que haga difícil para una nueva empresa entrar en un mercado y producir (no son necesarias grandes inversiones iniciales o licencias especiales). Tampoco hay problemas para salir del mercado si no puede obtener beneficios. Cualquiera puede producir tomates o dejar de hacerlo sin costes adicionales ni se necesita ninguna licencia especial.
Hasta ahora el mercado del taxi estaba tremendamente protegido en España, de manera que había unas licencias limitadas para conducir un taxi. Esto creaba una escasez de taxis, que tú que ya llevas unos temas estudiando economía sabes que provoca que los precios sean altos. Sin embargo, dos empresas UBER y Cabify, están luchando por entrar a este mercado. Esto hará que sin duda el mercado sea más competitivo, y con ello, los precios bajarán.

4. Información perfecta.

Todos los participantes del mercado, compradores y vendedores, tienen pleno conocimiento del mercado, disponiendo de información suficiente sobre las características de precio y calidad de los productos. Podríamos por tanto conocer las características y precios de todos los tomates que se venden en el mercado, sabemos si unos son mejores que otros, si se han usado insecticidas sobre ellos, y los precios de todas y cada una de las empresas que lo vendan.
En la vida real es complicado que sepamos toda la información de cada uno de los productos, lo que hace que en muchas ocasiones paguemos productos más caros de lo que podríamos encontrar en otros sitios. Decimos entonces que hay información imperfecta. Internet, sin embargo, nos ayuda con este problema.






No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.