Header Ads

3.1 EL SALDO DE LOS PGE y EL DÉFICIT PÚBLICO


Si a los ingresos públicos les restamos los gastos públicos podemos obtener el saldo de los Presupuestos generales del estado. Hay 3 posibilidades.

1. Si los ingresos son superiores a los gastos estamos ante un superávit público. Es decir, el Estado puede ahorrar dinero para gastar más en el futuro. Es una situación muy positiva ya que estamos ahorrando.

2. Si los gastos son superiores a los ingresos del Estado hablamos de déficit público. En este caso el Estado tendrá que pedir prestado y por tanto podrá gastar menos en el futuro. Como veremos en el siguiente apartado, si el déficit público es muy alto, tendrá repercusiones negativas para la economía

3. Cuando los ingresos son iguales a los gastos entonces estamos ante un equilibrio presupuestario.

Así, en 2.017 hemos visto que el Estado ha tenido unos gastos  superiores a los ingresos, esto nos ha llevado a un déficit público de unos 35.000 millones de euros. Es decir, España ha tenido que pedir prestado estos 35.000 millones de euros para poder llevar a cabo sus gastos



Como vemos, desde 2010 hemos tenido graves problemas con el déficit. El déficit suele compararse con el PIB (el total del valor de la producción de un país). Así, en 2011 el déficit era del 9,28% del PIB lo que significó que tuvimos que pedir muchísimo dinero (más de 90.000 millones de euros) y que algún día habrá que devolver. Los siguientes años también hemos tenido pedir prestado, pero el déficit ha ido bajando hasta el 3,1% de este 2017 (en donde hemos tenido que pedir 35.000 millones como hemos dicho).

Este déficit ha supuesto graves problemas para España, algo que explicaremos más adelante.

¿Por qué hemos tenido un déficit público tan alto?

En ocasiones el mayor o menos déficit puede depender de las decisiones de los partidos políticos. Si un partido político decide aumentar mucho los gastos sociales u otro tipo de gastos para los ciudadanos, es posible que si los ingresos no suben, haya que pedir prestado. Hay por tanto algunos partidos políticos, los que están muy a favor de las ayudas sociales, que no les importa que haya un cierto déficit público.

Pero en otras ocasiones el problema es que llega una gran crisis, como la sucedida en 2008 en España. Cuando hay una crisis las ayudas del Estado se disparan, ya que hay más gente en necesidad (en paro por ejemplo). Por otro lado, como la gente gana menos dinero pagan menos IRPF y cotizaciones sociales, si consumen menos, se pagará menos IVA y si las empresas ganan menos dinero también pagaran menos impuesto de sociedades.

Como ves, cuando hay una crisis disminuyen los ingresos y aumentan los gastos, lo que se traduce en déficit público. 


¿Qué podemos hacer cuando gastamos más dinero que el que ingresamos? Al igual que una empresa o una familia, necesitamos financiación.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.