Header Ads

2. CONSUMO PRIVADO.



El comportamiento de las familias en los mercados es uno de los principales factores que influye en la realidad económica de un país. Una decisión importante que debe hacer toda familia es cuánto consumir.

EL CONSUMO PRIVADO es el gasto de las familias en bienes y servicios en un periodo. Incluye bienes duraderos (muebles, coches, electrodomésticos, etc.)  perecederos (comida, ropa, etc.) y servicios (transporte, educación, sanidad). No incluye la compra de vivienda, que se considera gasto de inversión.

¿Qué factores que influyen en el consumo de las familias?

Los determinantes del consumo son principalmente cuatro:

1. La renta disponible de las familias. Cuando mi amigo Juan Carlos se fue a trabajar a Londres, empezó ganando muy poco dinero. Tenía que compartir piso con 5 personas más, y no podía permitirse hacer muchos gastos. Pero al año y medio de estar allí, encontró otro trabajo y recibió un gran aumento de sueldo. Se fue a vivir solo a una casa mejor, viajaba mucho más y salía a cenar fuera con mucha más frecuencia.

La renta que ganen las familias de un país es el factor más importante que va a influir en el consumo. Es obvio que a medida que la renta de las familias aumenta, estas podrán comprar más bienes y servicios.

Tan importante como la renta actual lo es la renta permanente, es decir, la renta que se tiene a lo largo de la vida. Imagina que te van a ascender dentro de unos meses y tendrás una subida sueldo. Probablemente aumentes tu consumo a pesar de que aún no ha aumentado la renta.

2. Los tipos de interés y las facilidades para obtener créditos. Hay muchas compras importantes (coche o vivienda) que se hacen con préstamos.

a) Los tipos de interés: si bajan los tipos de interés resultará más barato pedir prestado, lo que favorece el consumo. Si quieres comprar una vivienda y pides prestado 100.000, es muy importante los intereses que te piden a cambio. Si te dicen que tienes que devolver de intereses 40.000 euros, es más probable que compres la casa que si te dicen 80.000.

b) Lo mismo ocurre con las facilidades para obtener créditos. En algunos momentos, los bancos ponen muchas condiciones (además de los intereses) para dar préstamos. Cuando esto ocurre se dice que hay restricción de crédito y por tanto desciende el consumo.

3. La Riqueza. Un amigo mío que gana menos dinero que yo, siempre ha gastado más. ¿Cómo es eso? Pues resulta que heredó unas tierras de su familia por valor de un millón de euros. De esta manera, se puede preocupar menos de ahorrar y puede gastarse más en comprar bienes y servicios.
Lógicamente no es lo mismo el consumo de una persona que tenga ahorrado 100.000 euros a otra con 2.000, así como aquel que ya tenga pagada una casa a otro que no. Cuanta mayor es la riqueza que posea una persona, mayor será el consumo.

4. Las expectativas sobre las condiciones futuras. “Hay que apretarse el cinturón, este verano no nos podremos ir de vacaciones”. Esta frase seguro que se oyó en muchos hogares durante la reciente crisis (desgraciadamente, aún se sigue oyendo). ¿Pero es que todo el mundo perdió su trabajo en la crisis? No, no todo el mundo lo hizo, pero el miedo se apoderó del país. Aquellos que ganaban menos dinero no podían permitirse irse de vacaciones, pero mucha gente temía ser despedido o ver su salario disminuido. Cuando la gente se teme lo peor, es lógico gastar menos y empezar a ahorrar, “por si llegan las vacas flacas”.

Si pensamos que la economía va a continuar bien, lo lógico es que mantengamos un alto nivel de consumo. Pero cuando la economía empieza a ir mal, muchas personas temen que les bajen el salario o incluso ser despedidos. De esta manera, las familias no solo disminuyen su consumo cuando baja la renta, sino que pueden hacerlo porque tienen expectativas de que podría pasar algo malo en el futuro.

Y si la gente que gana dinero no consume, ¿Qué hace? Pues lo ahorra. Qué casualidad que el AHORRO es nuestro siguiente apartado. Amazing.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.