Header Ads

4. TIPOS DE DESEMPLEO ¿Por qué una persona no encuentra trabajo?

¿Por qué una persona no encuentra trabajo?

En el otoño de 2009, cuatro amigos míos se encontraban en una situación de desempleo, es decir, buscaban trabajo y no encontraban. Edu acababa de salir de la universidad, estaba yendo a una serie de entrevistas de trabajo, pero no tenía claro en qué quería trabajar. Se estaba tomando un tiempo para decidir. Dani, sin embargo, había dejado la universidad y no tenía más títulos que el bachillerato. La situación era bastante preocupante, llevaba muchos meses buscando y no encontraba nada. Carlos había trabajado en un hotel, pero cuando llegaba el invierno lo despedían, ya que en esos meses el hotel tenía muchos menos clientes. Carlos siempre tenía problemas para encontrar trabajo desde octubre hasta marzo, aunque siempre volvía a trabajar en abril.  Juan acababa de perder su trabajo porque su empresa quebró. En esos años, la crisis acabó con miles y miles de empresas, y la de Juan fue una de ellas. El pobre estaba teniendo problemas para encontrar trabajo, porque con la crisis ninguna empresa quería contratarle. Edu, Dani, Carlos y Juan representan los 4 tipos de desempleados que vamos a ver en este apartado. Como has adivinado la situación es más o menos preocupante dependiendo de cada caso.

1. Desempleo friccional o transitorio.

La causa de este desempleo tiene que ver con que las personas invierten un tiempo en la búsqueda de empleo. Las personas, como mi amigo Edu cuando salió de la universidad, no cogen el primer trabajo que les ofrecen, sino que tardan un tiempo en encontrar un trabajo que desean.

En esta situación se encuentran aquellos trabajadores que pierden su trabajo por cualquier motivo y los que se incorporan al mercado de trabajo por primera vez. Imagina un programador informático que se queda sin trabajo porque su empresa cierra. Si le ofrecen un puesto de albañil es lógico que no lo acepte a las primeras de cambio. Lo normal es que este programador pase un tiempo buscando un empleo adecuado a sus habilidades y que le paguen de acuerdo a su formación. Mientras está buscando ese empleo acorde a sus características decimos que ese desempleo es friccional.

EL DESEMPLEO FRICCIONAL es una situación temporal en las que los trabajadores están transitoriamente desempleados hasta encontrar un trabajo que se ajuste a sus características. Existe porque el mercado laboral está en continuo movimiento.

Este desempleo es inevitable, ya que siempre hay alguien que busca un empleo que se ajuste a sus necesidades, algo que además es positivo. Por tanto, no supone ningún problema social.

2. El desempleo estructural.

Si recuerdas, mi amigo Dani dejó la universidad en 2009 y no tenía manera de encontrar trabajo. El problema principal es que no tenía ninguna cualificación específica. Otro amigo, Miguel, si había acabado la universidad, pero al ser licenciado, las empresas de su especialización no querían pagarle el salario que sus estudios requerían.

EL DESEMPLEO ESTRUCTURAL ocurre cuando hay más gente que quiere trabajar en un país que los puestos de trabajo disponibles.

Problema a largo plazo

El desempleo estructural es un problema a largo plazo, si no hay puestos de trabajo suficientes para todos los trabajadores, el desempleo será muy complicado de reducir.

Se produce debido a desajustes entre la cualificación de los trabajadores y la que piden las empresas. En todos los países hay unos sectores económicos que están en auge (nuevas tecnologías, geriatría, etc.), otros están en declive y necesitan reconvertirse (minería, siderurgia, etc.). El cambio de trabajadores de sectores en declive (en los que sobran trabajadores) a otros sectores no siempre resulta fácil.

Por tanto, este desempleo surge con la baja cualificación de algunos trabajadores. Como ves en el gráfico, a mayor titulación, menor es el desempleo. ¿Te ha quedado claro lo importante que es estudiar?



3. Desempleo estacional.

Hay determinados negocios que producen más en algunas épocas del año. Por ejemplo, en Navidad las tiendas suelen vender mucho más, por lo que necesitan más dependientes. Lo mismo pasa en la agricultura, donde las cosechas de unos alimentos u otros se hacen en unos meses determinados del año. El turismo es otro factor importante, ya que los hoteles suelen tener más clientes en fechas de vacaciones.

EL DESEMPLEO ESTACIONAL se genera en determinadas épocas del año cuando una cantidad importante de negocios tiene menos producción en esas fechas.

En España la clave está principalmente en el turismo. A partir de la semana santa, y hasta septiembre, las empresas ven como tienen muchos más clientes, lo que hace que se contraten muchos más trabajadores. Al llegar septiembre, muchos de estos trabajadores son despedidos, por lo que el desempleo suele aumentar. En diciembre suele haber una mejoría por la campaña de navidad, y enero los despedidos contratados por la campaña suelen ser despedidos.  Si lo vemos en el gráfico de más abajo, este es un patrón que se suele repetir en España año tras año.



4. Desempleo cíclico.

En 2007 abandone el departamento de recursos humanos de mi banco. Si recuerdas, estábamos expandiéndonos abriendo muchísimas oficinas, y era raro el mes que no se contrataban a nuevos trabajadores. Pero en 2008 llegaría la crisis en España con toda su fuerza. Los negocios cerraban uno tras otro porque no vendían y muchos otros tenían que despedir parte de sus trabajadores. La banca no estuvo ajena a esta crisis por supuesto. Recuerdo que, ya trabajando en la Universidad, me encontraba por Albacete con muchas personas que habíamos contratado solo 2 años antes y me comentaban que el banco les había tenido que despedir porque estaban reduciendo plantilla. Todos ellos eran desempleados cíclicos.

EL DESEMPLEO CÍCLICO se produce en épocas que el país entra en crisis. En una crisis, las empresas empiezan a cerrar porque no pueden vender tanto como antes, la producción disminuye y, por tanto, hay personas que pierden su empleo.

De hecho, entre 2007 y 2013, los desempleados pasaron de ser 1.765.000 a más de 6 millones. Esos más de 4 millones son por tanto desempleados cíclicos.

En épocas de auge, este desempleo lógicamente disminuye, como ocurrió desde 1.993 hasta 2.007 en España, desde el 24,55% al 7,93%. Ahora nuevamente estamos volviendo a crear empleo. Desde 2013 los desempleados han bajado desde los 6 millones hasta alrededor de 3,4 millones en 2018 (desde el 26,94% hasta el 15,28% y seguirá bajando). Todavía quedan muchos desempleados cíclicos (por culpa de la crisis), pero se están reduciendo paulatinamente.

Como ves en el gráfico de más abajo, el desempleo funciona siguiendo estos ciclos de subida y bajada. Lo preocupante no es que con las crisis haya más desempleados cíclicos, lo preocupante es el caso de España, en la que la crisis devora millones de puestos de trabajo y nos lleva a tasas de paro alrededor del 25%.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.