Header Ads

3.1 ¿Qué son las deudas y qué inconvenientes tiene? ¿Cuánto cuesta tener deudas?


Acabas de elaborar tu presupuesto y todos los meses ahorras dinero. Estás hecho un crack y siempre lo cumples, de manera que cada mes tienes más ahorrado. ¿Quiere eso decir que nunca vas a tener que dinero prestado? Ay qué pena, ojalá la vida fuera tan fácil.

3.1 ¿Qué son las deudas y que inconvenientes tiene?

Una deuda  consiste en pedir dinero prestado con la intención de comprar ahora y pagarlo más tarde.

Es muy difícil que una persona se pase toda la vida sin endeudarse. Hay grandes compras que hacer como una vivienda o un coche, que implican un gran gasto. En ocasiones tiene sentido pedir prestado y luego pagar poco a poco, antes que intentar ahorrar toda la cantidad y pagarla de una vez.

VENTAJAS 

Endeudarse permite tener el dinero de manera inmediata, y así nos permite aumentar el poder adquisitivo, solucionar emergencias o mejorar el nivel de vida.

INCONVENIENTES

A diferencia del ahorro, que también posibilita todo eso, la deuda es dinero que pedimos a otros y por tanto que hay que devolver.

Los inconvenientes de endeudarse  en lugar de ahorrar son las siguientes:

Aumentan el presupuesto familiar con gastos que no podemos evitar: los gastos fijos obligatorios.
Tienen su coste. Es decir, cuando pido prestado luego siempre tengo que devolver intereses, por lo que acabaré teniendo que pagar más dinero de lo que me prestaron.

Este coste es realmente importante. Muchas familias atraviesan problemas porque no pueden llegar a pagar sus deudas. Durante la crisis, muchas familias fueron hasta expulsadas de sus propias casas por no poder pagar. Trágico sin duda. Vamos a ver el coste de las deudas con más detenimiento.

¿Cuánto cuesta tener deudas?

Vas a pedir un préstamo para comprarte tu primer coche. Un banco te dice que te ofrece el dinero a un 3,7% TAE variable. Otro te dice que el interés nominal será del 5,2%, pero lo bueno es que será fijo. Otros te dicen que tendrás que pagar un 4% y que además hay unos gastos en comisiones. Como diría mi madre, te acaban de poner la cabeza como un zambombo. Y lo peor, no tienes ni idea de que préstamo es mejor. Pay attention, my friend.

Lo primero que tenemos que hacer cuando vamos a adquirir una deuda, es conocer sus costes, es decir, cuánto extra vamos a tener que devolver. Lo que debemos buscar es mantenerlos a niveles asequibles para el presupuesto de cada persona. No tiene sentido que si ganamos 1000 euros al mes, adquiramos una deuda que implique pagar 700 euros al mes.

Dentro de todo préstamo, los costes son los intereses, las comisiones y otros gastos.

El coste más importante es el interés, que se mide en forma de porcentaje y representa el tanto por ciento que nos va a costar el dinero prestado. Por ejemplo, si te prestan 100 € al 5 % de interés, tendrás que devolver 105 € al prestamista.

El tipo de interés puede ser fijo o variable:

Interés fijo: es el que se mantiene igual durante todo el tiempo del préstamo. Es decir, sabemos que pagaremos un % fijo todos los años.
Interés variable: sube o baja a lo largo del préstamo, ya que dependen de diferentes circunstancias del país. Esto quiere decir que puede que unos años paguemos más intereses que otros. Por tanto añaden cierta incertidumbre.

Ya sea fijo o variable, al tipo de interés de un préstamo se le denomina interés nominal, pero este porcentaje no tien en cuenta que también hay  comisiones y gastos que pueden llegar a ser importantes.





De esta manera, algunos bancos nos ofrecen préstamos con un determinado porcentaje de tipo de interés (un 4% por ejemplo) y con 2.000 euros en gastos y comisiones. Otro por ejemplo nos puede decir que los gastos y comisiones son 5.000 euros, pero que el interés nominal es sólo un 3%. ¿Cuál prefiero? Dependerá del dinero que pida y el tiempo de devolución, pero puede ser complicado de calcular para alguien con pocos conocimientos financieros.

Para poder comparar los préstamos se utiliza la Tasa Anual Equivalente (TAE), que nos mide el porcentaje total que tendremos que devolver sobre la cantidad prestada incluyendo todos los gastos.

Normalmente el préstamo con menor TAE me hará devolver menos dinero, pero cuidado, hay cosas que tener en cuenta.

1. Si una TAE es fija y otra variable, hay que tener cuidado con la segunda. Ya que este interés puede variar con los años.

2. Algunos gastos quedan excluidos de la TAE, sobre todo en el caso de las hipotecas, donde se excluyen gastos de notaría o seguros obligatorios.

3. Si comparamos la TAE, debe ser siempre para el mismo plazo a devolver el dinero, ya que si el plazo es más largo, acabaremos pagando más dinero.

Y es que a veces cuando pedimos prestado, nos cobran hasta por respirar.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.