Header Ads

4.1 ¿Qué posibilidades tengo a la hora de dejar mi dinero en el banco? LOS TIPOS DE CUENTAS BANCARIAS


¿Qué hacen los bancos?

Los bancos son empresas intermediarias en el mercado del dinero. Es decir, tratan de captar el ahorro de las familias y para ello les dan un tipo de interés a cambio. Si recuerdas, dijimos que podíamos dejar allí nuestro dinero a través de tres depósitos diferentes (corrientes, de ahorro y plazo fijo). A medida que aceptamos tener menos disponibilidad del dinero (no podemos sacarlo durante un tiempo) el interés que nos dan por nuestros ahorros es mayor.



Luego, los bancos prestan el dinero a otras personas, empresas o incluso al Sector Público a los que les pedirán un tipo de interés a cambio que por supuesto será mayor que el que les dieron a las familias por su ahorro.

Si te das cuenta es como si nos estuvieran alquilando nuestro dinero a cambio de un interés, para luego prestárselo a otros a un interés mayor. Un negocio redondo.

¿Qué posibilidades tengo a la hora de dejar mi dinero en el banco? LOS TIPOS DE CUENTAS BANCARIAS

Ya lo vimos en el apartado anterior, cuando dijimos que los depósitos era una manera de mantener el ahorro, pero en este apartado vamos a ver las operaciones que podemos hacer con cada uno de ellos. Teníamos cuentas corrientes, de ahorro y plazos fijos.

A. Cuentas corrientes

Las cuentas corrientes son  el producto más básico que ofrecen los bancos, y se llaman también depósitos a la vista, porque se puede disponer del dinero de forma inmediata.

Estas cuentas nos permiten hacer una serie de operaciones.

Ingresos o pagos de dinero.
Domiciliaciones de recibos. Por ejemplo el pago del agua, la luz o el móvil podemos domiciliarlo, lo que significa que le damos permiso a esas empresas para directamente pasen el recibo al banco y cojan el dinero de nuestra cuenta corriente.
Transferencias de dinero de unas cuentas bancarias a otras.
Sacar dinero de cajeros automáticos.
Pago de préstamos.
Posibilidad de usar tarjetas de débito y crédito. Esto nos permite pagar directamente con la tarjeta y que nos descuenten el dinero de la cuenta, por lo que nos ayuda a llevar menos dinero en efectivo.

Sin embargo, estas cuentas tienen dos inconvenientes principalmente:

No dan apenas rentabilidad. Si lo que quiero sacar partido a mis ahorros (invertir) este no es el lugar adecuado. Estas cuentas son para llevar a cabo nuestros pagos del día a día, pero no obtendremos beneficio con ellos.
Suelen tener comisiones de mantenimiento. El simple hecho de tener una cuenta corriente hará que nos cobren comisiones. Además también nos pueden cobrar por hacer transferencias, tener tarjetas, utilizar cajeros que no sean de nuestro banco etc.

La mayoría de bancos ofrece ventajas especiales al domiciliar la nómina (que tu empresa te pague la nómina en un banco determinado), por lo que es muy buena idea hacerlo si es posible. Conviene comparar la oferta de los bancos. Entre las posibles ventajas por domiciliar la nómina están: anticipos del importe de la nómina en caso de necesidad sin cobrar intereses (siempre que se pague dentro de un plazo determinado), tarjetas gratis, seguros de accidentes o de hogar, hipotecas y préstamos personales con condiciones favorables, ausencia de comisiones, acceso a la banca online, descuentos en telefonía móvil y otros sectores, regalos, etc.

B. Cuentas de ahorro

Suele ser parecida a las cuentas corrientes, aunque en ocasiones hay problemas para realizar pagos. Otra diferencia es que en la cuenta corriente se puede disponer de los fondos mediante cheques, y en la cuenta de ahorro se utiliza la libreta de ahorro.

Una variedad de la libreta de ahorro es la libreta para jóvenes, en la que no hay que pagar comisiones y son para jóvenes menores de 25 años.
Otra variedad es la cuenta de ahorro vivienda, en dónde se hacen aportaciones cada cierto tiempo. El dinero suele ir destinado a pagar la entrada necesaria para comprar una casa.

Como son muy parecidas, vamos a resumir las ventajas e inconvenientes de las cuentas corrientes y de ahorro.


C. Depósitos a plazo fijo

En estos depósitos el cliente se compromete a dejar su dinero durante un tiempo determinado (si lo retira tiene una penalización) pero los intereses que reciben son mayores.

Dentro de los bancos, este tipo de depósitos son los que más interés generan pero a diferencia de las cuentas corrientes, no permiten realizar las operaciones bancarias habituales. Así, por ejemplo, no es posible pagar con cheques, retirar dinero de cajeros o domiciliar recibos.

Podemos resumir sus ventajas e inconvenientes en el siguiente cuadro


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.