Header Ads

1. ¿Por qué interviene el Estado? JUSTIFICACIÓN DE LA INTERVENCIÓN DEL ESTADO


Mi amiga Mary vino a España en 2013 procedente de Wisconsin, Estados Unidos. Aunque le encantaba el estilo de vida español y andaluz en particular, había muchas cosas que le sorprendían. Mary no entendía porque la sanidad en España era gratuita y universal para todo el mundo, ya que ella si tenía una gripe tenía que pagar unos 200 dólares sólo para que el médico la viera. Le extrañaba que las tasas universitarias fueran unos pocos miles de euros en toda la carrera mientras que ella había tenido que pagar más de 50.000 dólares. Tampoco comprendía que si una persona estaba enferma y no iba a trabajar, el Estado le pagaba su salario esos días. Le hacía explotar su cerebro el hecho de que una persona pudiera estar cobrando el paro hasta 2 años sin trabajar. Lo que Mary no comprendía es por qué interviene el Estado. Entre tú y yo se lo vamos a explicar.

Según establecía Adam Smith, si las empresas y las familias actuaban de una manera egoísta,  el mercado funcionaba como una mano invisible que llevaba al bienestar general de la sociedad. Por ejemplo, si una empresa vende un producto y los consumidores no están contentos con las prestaciones de este o con su precio, dejarían de comprarlo. Entonces a la empresa sólo le quedaría o bien bajar el precio o mejorar su producto para poder recuperar sus clientes. En este sentido, el mercado obliga a la empresa a mejorar (disminuyendo costes o mejorando el producto) si quiere obtener mayores beneficios. Es decir el mercado ahí actúa con eficiencia. Sin embargo, en ocasiones el mercado falla.

LOS FALLOS DEL MERCADO

Lamentablemente lo que acabamos de explicar no ocurre siempre, ¿qué pasa si esa empresa es un monopolio? Entonces la empresa puede mantener los precios altos, sabiendo que no hay más empresas que ofrezcan ese producto. El problema es que en ocasiones las empresas tienen actuaciones que la sociedad en general no desea, o pueden llegarse a situaciones que se  podrían considerar injustas. El mercado entonces no  sería eficiente.

Si todos buscamos nuestro interés, se pueden dar situaciones de grandes desigualdades sociales, abusos de empresas, contaminación, abusos de trabajadores o crisis que dejen a millones de personas sin trabajo. En estos casos, no estaríamos llegando al bienestar general que decía Adam Smith y por tanto el mercado está fallando. Es decir, existen una serie de fallos de mercado que no nos llevan a la situación más eficiente o deseada.

DEFINICIÓN: Un fallo de mercado es cualquier situación en la que el mercado no lleva a una situación eficiente o deseada. Los fallos del mercado por tanto justifican la intervención del Estado en la economía.

Existen seis fallos de mercado.

1. Competencia imperfecta. Cuando  unas pocas empresas controlan el mercado pueden darse abusos con los consumidores.

2. Bienes públicos. Hay algunos bienes, como puentes, el alumbrado o el alcantarillado que las empresas no los ofrecerán en el mercado, porque no son rentables, pero la sociedad desearía que se produjeran.

3. Externalidades. En ocasiones las empresas cuando producen un bien, generan efectos externos negativos en la sociedad, como la contaminación, en la que muchas personas salen perjudicadas.

4. Información imperfecta. Sucede cuando los consumidores no tiene información de algunos productos, lo que también puede llevar a abusos por parte de las empresas.

Estos cuatro fallos de mercado hacen que no se produzcan los bienes en las cantidades deseadas por los consumidores, es decir, el mercado está siendo ineficiente.

5. Desigualdad en la distribución de la renta. Aunque  los mercados fueran eficientes y estuviéramos produciendo lo que la gente desea, esto no garantiza que la riqueza y el bienestar se distribuyan de manera equitativa entre sus ciudadanos. Puede por tanto, que esta distribución no sea la que desea un país.

6. Ciclos económicos. Cada cierto tiempo el mercado no puede evitar que entremos en un periodo de crisis seguido de otro de crecimiento. El problema de las crisis es que millones de personas se quedan sin trabajo y viviendo en situaciones precarias. Grandes épocas de crecimiento también pueden tener consecuencias negativas, ya que provocan inflación, la cuál siempre  perjudica a los más desfavorecidos, como pensionistas y trabajadores poco cualificados.


CONCLUSIONES: Por qué interviene el Estado.

El Estado interviene para corregir estos 6 fallos de mercado que llevan a situaciones que no desea la sociedad. Por tanto, podemos hablar de una triple función del Estado:

1. FUNCIÓN ASIGNATIVA. Fomentar la EFICIENCIA económica para que se produzcan los bienes en las cantidades que desea la sociedad, algo que no ocurre por la competencia imperfecta, los bienes públicos, las externalidades y la información imperfecta.

2. FUNCIÓN DISTRIBUIDORA. Procurar la EQUIDAD mejorando la distribución de la renta y asegurando un mínimo de bienestar a todos los ciudadanos para solucionar el problema de la desigualdad de la renta.

3. FUNCIÓN ESTABILIZADORA. ESTABILIZAR la economía y propiciar el desarrollo económico, para disminuir los efectos de los ciclos económicos

En el resto del tema vamos a ver los fallos del mercado uno a uno con más detalle para ver cómo interviene el Estado en cada caso. Empezamos con la competencia imperfecta.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.