Header Ads

11. INSTRUMENTOS DEL ESTADO PARA ESTABILIZAR LA ECONOMÍA: POLÍTICAS MACROECONÓMICAS.

Los ciclos económicos tienen efectos muy negativos en la economía. Por ello, El Estado va a marcarse unos objetivos, que llamamos macroeconómicos, y como siempre, utilizará unos instrumentos para conseguirlo.

¿Cuáles son los objetivos macroeconómicos del Estado?

El Estado interviene para conseguir estabilidad y reducir los efectos de los ciclos económicos.  Lo que se pretende es evitar los drásticos aumentos en el nivel de desempleo que se originan en las crisis, así como los bruscos crecimientos de los precios en las expansiones. Pero tener una economía estable no es sólo empleo y precios. Hay más objetivos.

 Llegar a tener una economía estable supone conseguir al menos estos 5 objetivos:

1. Crecimiento sostenido. Es decir, aumentar la cantidad de bienes y servicios que produce un país, ya que al crecer se crea empleo, mejora el nivel de vida de la población que pueden consumir más y mejores bienes, se recaudan más impuestos y el Estado tiene más posibilidades de ofrecer mejores servicios públicos.

2. Alto Empleo. El desempleo deja sin ingresos a las personas que lo sufren y provoca efectos negativos, tanto psicológicos como económicos, en la sociedad. Es el objetivo que tiene por tanto una repercusión más cercana a las personas.

3. Estabilidad de preciosSi los precios suben significativamente (inflación), los principales perjudicados suelen ser aquellas personas que tienen rentas más bajas. Además, una elevada inflación puede perjudicar el crecimiento de un país al provocar incertidumbre.

4.  Equilibrio presupuestario. Si el Estado gasta más dinero que el ingresa, debe pedir prestado. El endeudamiento del Estado (deuda pública) puede generar otros problemas. Así recientemente hemos visto como el elevado déficit del Estado ha provocado medidas que resultan perjudiciales para muchos ciudadanos (recorte de salarios a funcionarios, eliminación de ayudas, elevación de la edad de jubilación etc.)

5. Equilibrio exteriorSi un país compra a otros países (importaciones) más de lo que vende (exportaciones), se produce un desequilibrio ya que se puede llegar a deber mucho dinero a otros países. Pagar esta deuda externa es un problema que tienen muchos países subdesarrollados para salir de tu situación de pobreza.

POLÍTICAS MACROECONÓMICAS DE ESTABILIZACIÓN

Para poder conseguir estos objetivos macroeconómicos que nos lleven a una economía estable, el Estado usa políticas macroeconómicas de estabilización.



¿Pueden ayudarnos estas políticas a mejorar la situación de la economía? En principio parece que sí, pero el éxito no está 100% garantizado. Va a depender mucho del momento y del tipo de ciclo económico en el que nos encontremos.

A. POLÍTICAS ESTABILIZADORAS CON UNA RECESIÓN DE DEMANDA

Cuando hay una recesión de demanda disminuyen el consumo y la inversión del país y con ello el gasto total. Esto hace que estén bajando la producción, el empleo y los precios. La solución parece fácil: aumentar el gasto total.

Cuando hay una recesión demanda, el Estado puede actuar con políticas de demanda que busquen aumentar el gasto total de la economía. Esto puede acabar con la recesión al aumentar producción, empleo y precios.

Las dos principales políticas de demanda son la política monetaria y la política fiscal.

1. La política monetaria la estudiamos en el tema 9, y vimos como el BCE podía influir en la demanda variando los tipos de interés y la cantidad de dinero en circulación, ya que estos eran claves para consumo e inversión.

Cuando hay una recesión de demanda, el BCE puede llevar una política monetaria expansiva: bajar los tipos de interés, con lo que al ser más barato pedir prestado, aumenta el consumo y la inversión, y con ello la DA. El aumento de la demanda provoca que las empresas aumenten la producción, los precios y el empleo.

2. La política fiscal. La vamos a ver más detenidamente en el siguiente apartado, pero te adelanto que el Estado puede influir en la demanda a través de gasto público, transferencias e impuestos.
El Estado puede llevar una política fiscal expansiva: aumentar el gasto público o las ayudas o bajar los impuestos. Así las familias y empresas tendrán más dinero para consumir o invertir, lo que aumentará la DA, ayudará a subir la producción y el empleo.


Cuando el Estado trata de aumentar el gasto de la economía con la política fiscal o monetaria, decimos que están llevando políticas expansivas.

B. POLÍTICAS ESTABILIZADORAS CON UNA EXPANSIÓN DE DEMANDA

¿También tenemos que intervenir cuando hay una expansión? Esto no lo veo claro ticher. Cuando hay una expansión de demanda la producción sube y el desempleo baja, ¿de verdad queremos frenar esto? Pues sí. El problema es que las expansiones suelen llevar consigo una subida de precios (inflación) que puede llevar a la creación de burbujas. Si alimentamos estas burbujas seguro que la producción y el desempleo seguirán creciendo en el corto plazo, pero a la larga lo lamentaremos.

La mayoría de economistas consideran que también hay que tratar de frenar las expansiones de demanda a través de políticas que busquen reducir el gasto total de la economía para enfriar la economía y que los precios bajen

Para reducir el gasto total el Estado puede utilizar de nuevo la política monetaria y la fiscal. Un aumento de los tipos de interés (política monetaria contractiva), hará más caro pedir prestado y disminuirá el consumo y la inversión y con ello el gasto de la economía. Un descenso del gasto público y de las ayudas y un aumento de los impuestos (política fiscal contractiva) provocará el mismo efecto.

Cuando el Estado busca enfriar la economía y reducir el gasto con la política monetaria y fiscal, decimos que lleva políticas contractivas.

C. POLÍTICAS ESTABILIZADORAS CON UNA RECESIÓN DE OFERTA

Cuando hay una recesión de oferta de produce una caída de la producción y un aumento de los precios que nos lleva a inflación.

Como acabamos de ver, ante una recesión de demanda podemos llevar políticas fiscales y monetarias expansivas que devuelvan la demanda agregada a su sitio. ¿No podemos hacer políticas de oferta que lleven la oferta agregada a su sitio? No es tan sencillo. A diferencia de las políticas de demanda, no hay políticas de oferta que tengan efectos a corto plazo. Es decir, no hay medidas que de repente hagan a las empresas más competitivas para poder aumentar la oferta.

¿Y si usamos las políticas de demanda, fiscal y monetaria, para contrarrestar la crisis?  Están pasando dos cosas negativas al mismo tiempo: caída de la producción, y con ello aumento del desempleo, y subida de los precios. Cualquier política que desplace la demanda ayudará a conseguir uno de los objetivos, pero empeorará el otro (medidas expansivas mejoran la producción y empleo, pero empeoran la inflación; medidas contractivas mejoran bajan los precios, pero empeoran la producción y empleo).

En esta situación los políticos se encuentran ante la difícil situación de elegir qué objetivo quieren conseguir.

D. LA ALTERNATIVA A LARGO PLAZO: LAS POLÍTICAS DE OFERTA

Como acabamos de ver, en ocasiones la política económica tiene complicado la salida de la crisis en el corto plazo. Por eso, muchos economistas aconsejan llevar a cabo medidas que mejoren la situación en el largo plazo. Es decir, medidas que permitan aumentar la oferta.

LAS POLÍTICAS DE OFERTA son aquellas que van a permitir un aumento de la oferta agregada a largo plazo a través de una mayor competencia o mejoras de la productividad.


Las políticas de oferta permiten hacer a las empresas más competitivas y por tanto se puede conseguir crecimiento de la producción sin inflación.

Podemos destacar las siguientes medidas de política de oferta.

1. Reducción de impuestos a empresas. Si las empresas pagan menos impuestos, podrán invertir una mayor parte de sus beneficios. Como sabes, aumentar la inversión en máquinas e instalaciones permite aumentar la productividad de trabajadores y empresas.

2. Gastos en educación. Es sin duda una de las grandes claves para aumentar la productividad de los trabajadores. Si recibimos una buena educación, llegaremos en mejores condiciones a las empresas y a la larga seremos mucho más productivos.

3. Gasto en I+D. Si las empresas tienen ayudas para la investigación, les permite desarrollar nuevas tecnologías que a su vez permiten obtener más y mejores productos. La investigación es clave para mejorar la tecnología conseguir un mayor progreso

4. Inversión en infraestructuras. Si el Estado mejora las carreteras, los aeropuertos y demás infraestructuras, las empresas y personas se podrán comunicar mejor, con lo que las empresas podrán aumentar su producción.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.