Header Ads

3.2 LAS MEDIDAS PARA LOS PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES




En las últimas décadas está habiendo una mayor conciencia de la gravedad del problema medioambiental. Por ello se está generalizando el concepto de desarrollo sostenible que vimos en el primer apartado del tema.

El desarrollo sostenible es aquel que permite satisfacer las necesidades de las necesidades presentes sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras.

Así, en 1997 se firmó el protocolo de Kioto, en el que los países más desarrollados se comprometían a reducir las emisiones de dióxido de carbono desde 2005. Sin embargo, los países más contaminantes, China y Estados Unidos no lo firmaron agravando el problema.

En el año 2012 se celebró la Cumbre de la Tierra de Río en la que se volvía a remarcar la necesidad de llegar a una economía verde que haga un uso responsable de los recursos y reduzca las emisiones de gases. Parece que China y Estados Unidos están siendo más conscientes del problema, y en 2014 se comprometieron a reducir la contaminación a partir de 2014.

A partir de esta concienciación, empresas, familias y Estado pueden hacer mucho para empezar a solucionar los problemas ambientales y conseguir un desarrollo sostenible.

- Las empresas deben asumir la responsabilidad que tienen con el medioambiente. Sería interesante que empiecen a sustituir las fuentes de energía que emiten carbono (como carbón, gas y petróleo) por otras más limpias como la eólica o la solar.

- Los consumidores deben concienciarse de la necesidad de reciclar, reutilizar y reducir (regla de las tres erres). La separación de la basura en casa (o en el instituto) es imprescindible (reciclar). De la misma manera, no cambiar de móvil cada poco tiempo, no usar tantas bolsas de plástico o usar menos luz y agua (reducir) es muy importante. Utilizar otra vez esos papeles que apenas están escritos o aprovechar la ropa de tus hermanos mayores (reutilizar), es otra manera genial de proteger el medioambiente.



El Estado debe diseñar una política ambiental adecuada. Los impuestos ecológicos (quien contamina paga) o la regulación de actividades contaminantes con licencias máximas de emisiones de C02 deben será algo obligatorio en cada país. Ayudar con subvenciones a empresas que protegen el medioambiente también es una buena estrategia.

Como ves, no sólo las empresas o el Estado son responsables, sino que todos podemos poner nuestro granito de arena para conseguir un desarrollo sostenible que no comprometa a generaciones futuras.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.