Header Ads

9.1. LA RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA


En 2015 se destapó  el escándalo del fabricante alemán de automóviles, Volkswagen, que había dotado a casi 11 millones de sus coches de un sistema para engañar a las pruebas de emisión de gases contaminantes. Un estudió consideró que “las emisiones excesivas de los Volkswagen vendidos en Alemania provocarán unas 1.200 muertes prematuras en Europa, lo que corresponde a 13.000 años de vida perdidos y 1.900 millones de euros en costes”. ¿Es esto responsabilidad social?

Al igual que el entorno tiene una influencia decisiva en el éxito de una empresa, no podemos olvidar que la empresa también influye en el entorno en el que habita.

Por supuesto, las empresas tienen muchos efectos positivos en la sociedad. Las empresas crean puestos de trabajo y generan riqueza. Además, muchos de los grandes avances de la humanidad han sido gracias a las empresas. Sin embargo, en ocasiones las empresas también son responsables de grades problemas sociales, como  contaminación, agotamiento de los recursos naturales, abusos laborales etc.

El problema, es que cuando la empresa provoca estos efectos negativos, está imponiendo una serie de costes sociales. Por ejemplo, una fábrica muy contaminante produce polución en el aire, lo que no sólo puede llevar a una sensación desagradable que disminuye la calidad de vida de los ciudadanos, sino que puede llegar a desarrollar enfermedades mortales.

Los costes sociales son aquellos provocados por las empresas, pero soportados por toda la sociedad sin que las primeras paguen por ellos. Estos costes sociales también se llaman externalidades negativas.

En la actualidad, cada vez hay concienciación de los efectos que las acciones de la empresa pueden tener en la sociedad en general y la necesidad de que estas adopten una actitud más ética y una responsabilidad social en sus actuaciones.

A partir de aquí surgen dos conceptos importantes que es necesario destacar: la Responsabilidad Social Corporativa y la ética en los negocios.

Responsabilidad social corporativa

La responsabilidad social corporativa (RSC) es el comportamiento voluntario de las empresas, dirigido a que sus actuaciones tengan repercusiones positivas en la sociedad.

Por supuesto, la empresa debe cumplir todas las leyes del Estado. Antiguamente, se consideraba que esto era suficiente para tener una responsabilidad social, hoy en día, sin embargo, se considera que la RSC va mucho más allá de sólo cumplir la ley.

Los ámbitos de la RSC

Así, la RSC tiene principalmente 3 ámbitos

- Responsabilidad económica. La generación de riqueza, de puestos de trabajo, y el pago de impuestos son varias de las principales responsabilidades de la empresa con la sociedad. Las empresas responsables contribuyen al desarrollo económico de su entorno.

- Responsabilidad social. La empresa debe incorporar todas las preocupaciones de la sociedad y mejorar las relaciones con los grupos implicados en su actividad: trabajadores, consumidores, proveedores o el Estado. Las empresas responsables tienen a sus trabajadores en condiciones dignas, informan a sus consumidores, respetan los acuerdos con los proveedores, las leyes del Estado etc.

- Responsabilidad medioambiental. El deterioro del medioambiente ha sido alarmante en los últimos 50 años. Las empresas responsables intentar reducir el impacto en el medioambiente no contaminando, consumiendo menos energía, haciendo un tratamiento adecuado de los residuos, creando envases ecológicos etc.

La RSC como herramienta competitiva

Ante esta situación, muchas empresas se han dado cuenta de que los consumidores y la sociedad, cada vez empieza a valorar más a las empresas que tienen esta RSC. Por ello, muchas empresas empiezan a adoptarla como una herramienta que les haga mejorar su imagen y así puedan vender más. Por ello cada vez vemos más empresas que dan publicidad a sus envases ecológicos, donaciones a la sociedad etc.


El objetivo final es que las empresas acaben siendo responsables, no sólo para cumplir la ley, o para mejorar su imagen, sino que lo hagan porque es lo correcto. De esta manera, debemos distinguir tres niveles hacia una responsabilidad social completa


Pero la responsabilidad de las empresas no acaba aquí. Debemos cerrar el tema con el balance social y la ética en los negocios.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.