Header Ads

3.1. EL CRECIMIENTO INTERNO


Una vez que te ha quedado claro las grandes ventajas que tiene el crecimiento de la dimensión de tu empresa, y estás dispuesto a aceptar sus inconvenientes, todavía te queda una importante decisión que tomar. ¿Crecimiento interno o externo?
El crecimiento de la empresa puede venir a través de dos vías:
a) Crecimiento interno. Es aquel que ocurre dentro de la empresa cuando se desea aumentar la capacidad de producción a través de inversiones.
b) Crecimiento externo. La empresa adquiere o coopera con otras empresas que ya existen lo que le permite aumentar su dimensión y por tanto su capacidad productiva
El crecimiento interno
Cuando una empresa desea crecer, su primera opción suele crecer a través de sus propias inversiones (crecimiento interno)
Este crecimiento de la empresa puede ser a través de dos vías: la estrategia de especialización o la estrategia de diversificación.
A) Estrategia de especialización. La empresa sigue vendiendo el mismo producto, o similares, pero busca aumentar su demanda. Hay 3 opciones.
Penetración del mercado. Se busca vender más en los mismos mercados. Para ello es necesario robar clientes a la competencia o conseguir que nuestros clientes compren más de nuestro producto. Serán necesarias promociones, publicidad o precios más baratos. Por ejemplo, cuando las compañías de teléfono nos llaman para que nos cambiemos a su operadora con ofertas.
Desarrollar nuevos mercados. Se buscan vender el producto a grupos de personas o zonas que antes no compraban el producto. Por ejemplo Cola-Cao normalmente ha sido consumido por niños, y ahora la marca esta tratando de dirigirse a al mercado de los adultos.
Desarrollo nuevos productos. Se venden nuevos productos complementarios a los mismos clientes que antes. Por ejemplo, Gilette aumento su oferta de cuchillas de afeitar a after-shave, espumas, geles etc.
B) Estrategia de diversificación. Se producen productos diferentes a consumidores a los que normalmente no les vendemos (nuevos mercados). Dentro de ella diferenciamos
1. Diversificación horizontal o relacionada. Cuando aun siendo diferentes productos, hay algún tipo de conexión entre ellos, por lo que estamos dentro del mismo sector. Por ejemplo, el principal producto de Apple empezó siendo el ordenador Mac. Pero después llegó el Ipod, Iphone, Ipad etc.

2. Diversificación heterogénea o no relacionada. No hay absolutamente ninguna relación entre los productos y los mercados nuevos y los antiguos. Por ejemplo, Nokia inicialmente era una empresa papelera y hoy es conocida por la venta de móviles. Mitsubishi produce desde aire acondicionado hasta automóviles.

3. Diversificación vertical. Ocurre cuando la empresa quiere llevar a cabo más fases en la cadena de valor (proveedor-fabricación-distribuidor). De esta manera lo que desea la empresa es controlar todas las fases del proceso para no depender de otros. Puede ser en dos sentidos:

- Diversificación vertical hacia delante. El fabricante puede abrir sus tiendas propias para distribuir el producto.  El proveedor, puede vender a sus clientes directamente por internet. Este es el ejemplo de Adidas, que recientemente abrió más de 2000 tiendas propias en China.

- Diversificación vertical hacia atrás. En este caso, se asumen fases anteriores a la que realiza la empresa. El distribuidor podría convertirse en fabricante y el fabricante en su propio proveedor. Por ejemplo, Zara no sólo distribuye la ropa sino que también es el encargado de su fabricación.
La matriz de Ansoff nos permite ver toda estas opciones.

CRECIMIENTO INTERNO: MATRIZ ANSOFF

Obviamente la diversificación es la estrategia más arriesgada, ya que probamos nuevos productos en mercados que no conocemos.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.