Header Ads

4.1 EL SISTEMA JIT (Just in Time)


A parte del modelo de Wilson vamos a explicar otros dos métodos para gestionar los inventarios: el sistema Just in Time y el modelo ABC

El Sistema JIT (Just in Time)

Mantener un inventario de existencias supone un importante coste para las empresas, por lo que muchas están intentando reducirlo. Pero ¿si una empresa tiene pocas existencias en almacén, podrá atender a todos sus clientes?

La clave del sistema JIT (inventado por Toyota en los años 50), es que se hacen muchos pedidos pequeños con una alta frecuencia, para así vender los productos conforme llegan de la fábrica sin necesidad de que pasen por nuestro almacén. De esta manera, si la empresa recibe los pedidos listos para vender, no necesitará acumular existencias en almacén.

Para que esto sea posible se necesitan dos requisitos.

- Debemos hacer previsiones de demanda precisas. Si pensamos que vamos a vender 100 unidades la semana que viene, haremos ese pedido para que llegue el domingo.

- Las entregas deben ser rápidas. Puesto que no tenemos existencias en almacén, necesitamos que los productos nos lleguen rápido y en la fecha que lo pedimos. Un retraso del mismo provocará una ruptura y que no podamos atender a los clientes.  En el ejemplo anterior, si los productos no llegan a nuestra tienda el domingo, el lunes ya estaremos perdiendo clientes.

Si se cumplen estas dos condiciones, buenas previsiones y entregas rápidas, los productos llegarán justo a tiempo (just in time) para ser vendidos y no necesitaremos existencias en el almacén.

Pero además, otra ventaja del sistema es que nos permite ajustarnos más a la demanda. Con los sistemas más tradicionales, las empresas acumulan existencias y hacen todo lo posible para venderlas. Con el sistema JIT, la empresa puede variar sus productos con mucha más velocidad, y ajustarse a lo que los clientes quieren.

La empresa Zara es muy conocida por utilizar este método. Si vas Zara te darás cuenta que reciben nuevos pedidos 2 veces a la semana. Así, los productos del lunes pueden haber sido vendidos el jueves, y el viernes habrá una ropa diferente. Esto no solo permite a Zara disminuir sus existencias, sino que genera una inquietud en el consumidor, que sabe que si un día no compra una prenda, no estará ahí cuando vuelva. Este es uno de los motivos que hace que los clientes vayan el doble de veces a Zara que a otras tiendas.




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.