Header Ads

3.1 LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO


Una vez que hemos realizado la planificación, llega el momento de organizar todos los recursos humanos y materiales con los que cuenta la empresa.

La organización consiste en establecer la estructura organizativa de la empresa, distribuir las tareas entre los miembros de la organización y sus responsabilidades y determinar las relaciones de autoridad entre todos ellos.

La evolución histórica de la organización del trabajo

Desde siempre el ser humano ha tenido que organizarse para poder hacer mejor las tareas, ya sea para cazar en prehistoria, construir las pirámides o la catedral de Sevilla. Pero no es hasta el siglo XX, cuando las empresas empiezan a ser más complejas, cuando se empezó a estudiar la organización en las empresas.

Así, los tres grandes estudiosos de este campo serían Taylor, Fayol y Mayo.

La escuela clásica: la organización científica en el trabajo de Taylor

La obra de Frederick Taylor “Principios de dirección científica” en 1911, supuso una revolución en la forma de organizar el trabajo. Sus principales aportaciones fueron:

- Incorporó el método científico al trabajo.  Taylor descompuso todos los movimientos que requería una tarea y cronometró lo que se tardaba en realizar cada uno de ellos. A partir de ahí estudió como hacer cada tarea de manera más eficiente.

Su objetivo era reducir el número de movimientos y los tiempos muertos que surgen cuando los trabajadores cambian de actividad o herramientas para así aumentar la productividad.

- División del trabajo y especialización. La división en tareas sencillas es clave porque lleva a la especialización de los trabajadores, que al realizar una tarea una y otra vez, cada vez la hacen mejor. Por ello Taylor defendía que desde el principio había que elegir al trabajador más idóneo para cada tarea según sus características personales.

- Incorpora un sistema de incentivos económicos. Taylor propuso que el salario estuviera relacionado con la productividad. Así, aquellos trabajadores que produjeran más, deberían tener un mayor salario.

El sistema no estuvo exento de quejas. Los trabajadores estaban muy descontentos porque el trabajo era monótono y aburrido

Las ampliaciones de Fayol

Henri Fayol amplió los estudios de Taylor. Mientras que Taylor se centró principalmente en la organización del trabajo y las tareas, Fayol estudió toda la empresa de una manera mucho más global. Es decir, no solo estudió la función de organización, sino toda la función de administración.

Fayol por tanto se centra en la alta dirección de la empresa y da una serie de principios de cómo hay que administrar una empresa. De entre todos ellos destaca el de unidad de mando: cada trabajador debe recibir órdenes de un solo jefe.

La escuela de las relaciones humanas de Mayo

El enfoque de Taylor había aumentado la productividad a corto plazo de los trabajadores, pero planteaba unos inconvenientes: se trataba al trabajador como si fuera una máquina lo que había hecho que el trabajo fuera aburrido y agotara a los trabajadores.

Pronto empezaron los estudios que recalcaban la importancia de hacer el trabajo más humano. De entre todos ellos, destacaron los experimentos de Elton Mayo en una fábrica de Chicago.  Mayo empezó a incorporar descansos en el trabajo, aumentó la iluminación, permitió música etc. lo que llevó a un gran aumento de productividad.

Las conclusiones de Mayo fueran las siguientes:

- Las relaciones humanas en el puesto de trabajo son fundamentales. Como regla general, las personas trabajan mejor en grupos que de manera aislada.

- Las personas no sólo tienen incentivos económicos, sino que tienen otras motivaciones sociales, como formar parte de un grupo o sentirse importante.

- El ser humano no puede ser programado como una máquina.
En definitiva, para aumentar la productividad de los trabajadores es imprescindible prestarles atención y motivarles para que se sientan satisfechos.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.