Header Ads

3. LA EXTERNALIZACIÓN DE FUNCIONES


La externalización de funciones de una empresa consiste en contratar a empresas externas especializadas para que lleven aquellas funciones que la empresa no ve rentable realizar por sí misma. Este fenómeno se conoce también como outsourcing.

Algunos ejemplos de funciones que son desarrolladas por especialistas externos a la empresa son la gestión de nóminas, el marketing, la contabilidad, la formación de los trabajadores o la limpieza.

Esta externalización puede suponer las siguientes ventajas:

- Aumenta la eficiencia. Ya que la empresa puede centrarse en aquellas actividades importantes donde cree que puede obtener más rentabilidad.

- Disminuye costes fijos. Al contratar empresas externas se evita tener unos costes fijos que puede acarrear tener más departamentos, como gastos de alquiler de oficinas, formación de trabajadores etc..

- Mayor flexibilidad. La empresa tiene mayor facilidad para aumentar o eliminar estas funciones. Por ejemplo, si tenemos contratado un servicio de asesores jurídicos, basta con prescindir de este servicio de un mes para otro. Sin embargo, si tenemos un departamento propio, eliminarlo llevará más tiempo y será más costoso.

- Mayor calidad en las funciones. La externalización permite acudir a empresas especialistas que pueden ofrecernos un servicio de alta calidad.

Sin embargo, la externalización también tiene sus inconvenientes.

- La empresa depende de los servicios de un externo que normalmente no está tan implicado en la empresa como un trabajador propio.

- Las soluciones de las empresas externas no son tan rápidas como las que se consiguen con un departamento propio.

La empresa deberá analizar estas ventajas e inconvenientes antes de decidir qué funciones externalizará. El resto de funciones las llevará la propia empresa para lo cual deberá reclutar candidatos y luego seleccionarlos.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.