Header Ads

6. LA POLÍTICA SALARIAL


Una vez que la empresa contrata a los trabajadores y los forma, habrá que decidir su política salarial, es decir que salario les paga y qué puede hacer que este aumente.

La política salarial consiste en fijar los salarios para cada categoría de trabajadores. Se deben tener en cuenta aspectos como la cualificación, la experiencia, los salarios del resto del mercado de trabajo y la normativa legal.

Esta política tiene una vital importancia debido a que:

- El salario repercute de manera directa sobre los trabajadores y puede ser un elemento muy motivante que aumente la productividad.

- Puede ser un reclamo para que muchos trabajadores quieran trabajar en nuestra empresa (o ire). Por ejemplo, Mercadona presume de ser el supermercado que paga salarios más altos.

- Es un coste importante dentro de la empresa (a veces es más del 50% del total de los costes). Por tanto, tener un control sobre cuando aumentarlos o no, puede tener grandes efectos en los beneficios.

Sea cual sea la política es imprescindible que sea coherente. Los trabajadores deben ver que hay una relación entre el trabajo que realizan, su responsabilidad y el salario.

La estructura del salario

El salario son las percepciones económicas en dinero o en especie que los trabajadores reciben por prestar sus servicios a la empresa.

Dentro del salario podemos diferenciar los siguientes conceptos.

- El salario base es la cantidad fija y garantizada que percibe el trabajador fijada en un tiempo determinado o por una producción concreta.

- Los complementos salariales. Son cantidades que se suman al salario base, y se fijan por circunstancias personales del trabajador, las características propias del puesto de trabajo o por resultados de la empresa. Así, por ejemplo, hay complementos por antigüedad, por conocimientos especiales, por trabajar de noche, por peligrosidad etc.

Dentro de estos complementos también están los incentivos, que son cantidad que se reciben cuando el trabajador consigue unos objetivos. Una buena política de incentivos puede ser un gran elemento motivador que aumente la productividad.

- Horas extra. Son pagos que el trabajador recibe cuando realiza horas por encima de su jornada laboral.

- Pagas extraordinarias. En España, los trabajadores tienen derecho a recibir dos pagas extraordinarias (normalmente en Navidad y verano). Por tanto, en diciembre y junio se recibe esta cantidad adicional.

- Salario en especie. Son aportaciones no dinerarias, es decir, el trabajador recibe bienes o servicios a cambio del trabajo. Por ejemplo, se le paga un servicio de guardería pasa sus hijos. Por ley, el valor en especie nunca puede ser más del 30% del salario.

La nómina.

La nómina es el documento justificante del pago del salario del trabajador.  En él deben venir reflejados todos los conceptos que representan ingresos y todas las deducciones que se restan.

Dentro de la nómina deben venir los datos identificativos de la empresa, del trabajador y especificar el periodo al que corresponde el pago. Los conceptos que deben aparecer son:

A) DEVENGOS. Son las cantidades que percibe el trabajador durante el período de que refleja la nómina. Dentro de los devengos se incluyen dos apartados.

1. Las percepciones salariales, incluyen los elementos que acabamos de ver: salario base, complementos salariales, horas extra, pagas extraordinarias y salario en especie.

2. Las percepciones no salariales. Son las cantidades percibidas por el trabajador, para compensar los gastos ocasionados al trabajador para realizar su trabajo durante ese período (como dietas), así como indemnizaciones.

B) DEDUCCIONES. Son las cantidades que se restan a los devengos. Las deducciones más importantes de la nómina son:

- La cuota a la Seguridad Social. En total se deduce alrededor de un 6,5% de los devengos para pagar a la seguridad social. gracias a estas aportaciones el trabajador tendrá derecho a el pago del desempleo, bajas de enfermedad etc. (además, la empresa pagará otro 30% adicional, pero esta cantidad no sale del trabajador).

- El pago del IRPF. Todos los trabajadores están obligados a pagar un porcentaje de su salario que va creciendo a medida que se cobra más.

C) EL LÍQUIDO A PERCIBIR. Es la diferencia entre los devengos y las deducciones. Será el salario neto del trabajador, es decir, lo que se acaba ingresando en su cuenta corriente.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.