Header Ads

8.3. De qué depende la elasticidad de la demanda

Vídeo explicativo. De qué depende la elasticidad de la demanda


En 2006 la gasolina estaba a un “módico precio de 50 dólares el barril. Pero poco a poco empezó a subir en 2007, hasta que en 2008 se llegó a un tope de 147 dólares. La clave de que los precios suban tanto y mucha gente siga comprando es que no hay muchos sustitutos para el producto y que es un bien de primera necesidad. Esto hace que el petróleo y la gasolina sean bienes inelásticos.

Los productos tienen diferentes elasticidades, lo cuál es clave tanto para los ingresos de las empresas, cómo para nuestros bolsillos. Veamos qué influye en la elasticidad.

Si existen buenos sustitutivos. La elasticidad de un bien será mayor cuanto mayor cantidad de sustitutivos tenga. El motivo es fácil de entender, si me suben el precio de un producto y este tiene muchos sustitutos, tendré fácil cambiarme, por lo que seré muy sensible al precio. Por ejemplo, si me suben el precio de las libretas, puedo cambiar a comprar folios.

Si el bien es de primera necesidad. Si los bienes son básicos para nosotros, la elasticidad será menor, por ejemplo, si necesitamos gasolina para ir a trabajar, tendremos que seguir comprando, aunque suba el precio. Si por el contrario el bien es de lujo, podremos prescindir más fácil de él y la elasticidad será mayor.

Proporción de renta gastada en el bien.  Cuanto más dinero me gasto en un bien, más sensible seré a los cambios de precio y mayor será la elasticidad. Por el contrario, si apenas me gasto dinero en ese bien, seré poco sensible a la variación de los precios y la elasticidad de la demanda será menor. Por ejemplo, si suben el precio de la sal, seguiré comprando porque apenas supone dinero para mí.

El tiempo de adaptación. Cuánto más tiempo tengan para adaptarme más sensible seré a los cambios en el precio y por tanto la elasticidad de la demanda será mayor. La gasolina es un buen ejemplo de ello, si nos suben el precio de repente, la gente probablemente tendrá que seguir comprando. Pero si el tiempo pasa, los consumidores se empezarán a adaptar. Muchos empezarán a ir en bici, otros en transporte público y algunos se comprarán coches híbridos o eléctricos.

Entonces, ¿en qué quedamos profe? Si los cines bajan los precios, ¿ganarían más dinero? La pregunta es buena la verdad y la respuesta es que probablemente NO. La gente aprovecha para ir al cine en la semana en la que es tan barato, pero es poco probable que si las salas de cine mantuvieran los precios bajos la clientela se mantuviera. En la fiesta del cine, los precios llegan a casi dividir su precio por 3, es complicado que la demanda se multiplique 3 todas las semanas. En ese caso el cine sería un bien inelástico y las empresas saben que subiendo el precio ganan más dinero. Pero todo esto es opinión de tu profesor, y probablemente, del dueño de la sala de cine. ¿O crees que no bajaría el precio si haciéndolo ganaría más dinero?

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.