Header Ads

8.2. Las consecuencias de la inflación ¿por qué es mala la inflación?

 Vídeo explicativo. Las consecuencias de la inflación


En épocas de inflación hemos visto que los precios aumentan mucho. Vamos a ver las consecuencias y los costes de esta situación.

Consecuencias

1. Hay pérdida de poder adquisitivo. Cuando los precios suben mucho, como en los primeros años del 2000, los trabajadores piden que les aumenten el sueldo. En principio, si los precios suben al doble y nuestro sueldo también, podremos comprar las mismas cosas. El problema es que los salarios nunca suben tanto como los precios. De hecho, los sueldos en España aumentaron muy muy por debajo de lo que lo hicieron los precios.

Obviamente si los precios son muchos más altos y nuestro salario sube solo un poco, podemos comprar muchas menos cosas. De hecho, se estima que antes del año 2000 necesitábamos 5 años enteros de nuestro salario completo para poder comprar una casa. Ahora, sin embargo, son necesarios 8 años para poder comprarla.

Si podemos comprar menos cosas con nuestro salario, perdemos poder adquisitivo. Aunque nadie nos quite dinero de los bolsillos, en realidad, estamos perdiendo dinero. Por eso la inflación es el ladrón invisible.

2. Hay incertidumbre. El problema del aumento de los precios es que no se sabe exactamente cuándo y cuánto van a aumentar los precios de los productos. Imagina que vas a comprar una casa y que no tienes claro cuánto valdrá el mes que viene o dentro de un año. Tampoco sabes cuál será tu salario, porque en épocas de inflación este sube, pero no sabes cuánto. De la misma manera la comida no sabes si será más cara, o la ropa, la luz, el agua. Si no tienes claros tus gastos del futuro, es complicado que hagas un gasto muy grande como una casa, porque no sabes ni cuánto vas a ganar ni cuáles serán tus gastos.

Lo mismo les pasa a las empresas. Imagina que tienes una empresa que vende armarios. Tienes que hacer una inversión muy grande, pero no sabes a cuánto podrás vender en el futuro, cuánto les pagarás a tus trabajadores, o cuánto costará la madera o el alquiler de tu local. En definitiva, es muy difícil que sepas si tu empresa ganará o perderá dinero por lo que lo normal es que no hagas la inversión.

Cuando los precios suben sin parar y de manera imprevisible, se genera incertidumbre, lo que hace que familias y empresas no se atrevan a invertir porque no saben si esas inversiones serán rentables. Todo esto puede llevar al cierre de empresas y a despidos


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.