Header Ads

4.c TERCER PRINCIPIO. Los mercados suelen llevar a la eficiencia

En el segundo principio de interacción de personas “Usar los recursos de manera eficiente aumenta el bienestar social”, vimos la importancia de la eficiencia y su diferencia con la equidad.

 

En este apartado veremos el tercer principio, explicando como hay un mecanismo que puede ayudar a llegar a la eficiencia.

 

TERCER PRINCIPIO. Los mercados suelen llevar a la eficiencia

En la mayoría de países vivimos en lo que se denomina una economía de mercado, en donde las personas y las empresas interaccionan en los mercados y toman decisiones de manera individual pensando en su bienestar personal. No hay nadie que le diga a una empresa qué debe producir. Tampoco nadie le dice a una persona qué debe comprar. 

A primera vista, parece sorprendente que las economías de mercado funcionen. ¿Cómo es posible que las empresas sepan qué bienes producir con sus recursos? 

En 1776, Adam Smith en su obra “La riqueza de las naciones”, establecía como las empresas y las personas, al interaccionar en los mercados buscando su propio beneficio personal, pueden conseguir mejorar el bienestar de la sociedad. ¿Cómo es esto posible? Gracias a las señales del mercado, o lo que Smith calificó como “la mano invisible”.

¿Qué es la mano invisible?: las señales del mercado.

La MANO INVISIBLE son las señales del mercado. Los precios guían las decisiones de las empresas indicando hacia donde deben dirigir sus recursos.

Si nadie les dice a las empresas qué bienes producir, ¿cómo hay garantía de que cuando vamos al supermercado, podremos comprar los bienes que necesitamos? Por los precios:

- Cuando un bien escasea (hay muy pocos para todos), los consumidores se pelean por conseguir estos pocos bienes, y están dispuestos a pagar más, por lo que el precio aumenta. Esta es la señal de que hay beneficios en ese negocio, lo que hará que nuevas empresas surjan para aumentar la producción. De esta manera, la sociedad dirige sus recursos a esos bienes. Así las familias conseguirán los bienes que quieren. Esto es lo que paso con las mascarillas con el COVID-19. Al inicio de la pandemia todos queríamos comprar y no había casi producción (había escasez), por lo que los precios subieron. Las empresas, sabiendo que podían ganar más dinero, pronto se lanzaron a producirlas.

- Cuando un bien abunda (hay demasiados para todos), las empresas no consiguen vender sus productos y, por tanto, bajarán los preciosComo algunas empresas venden menos y más barato, dejarán de ganar dinero y abandonarán la producción, dirigiendo sus recursos a otros bienes y así desapareciendo la abundancia anterior.

Según Adam Smith es el egoísmo de empresas y familias buscando su propio beneficio personal el que lleva a una situación que beneficia a todo el mundo (una situación más eficiente). Las empresas buscan vender a precios altos, las familias comprar a precios bajos. Por tanto, las empresas se esforzarán para ofrecer a los consumidores aquello que desean al mejor precio posible. ¿Es que las empresas quieren el bienestar de las familias? No, pero solo así conseguirán beneficios. 

LOS MERCADOS LLEVAN A LA EFICIENCIA, ya que las familias consiguen los bienes que desean y las empresas ganan dinero con ello, aumentando así el bienestar de toda la sociedad.

Sin embargo, no siempre el mercado lleva a la eficiencia. En estes casos, el Estado puede intervenir. Pero para entenderlo, debemos ver el cuarto principio: cuando el mercado no lleva a la eficiencia, el Estado puede mejorar el bienestar social.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.