Header Ads

8. El Estado del bienestar: origen, problemas actuales y futuro.

Origen del Estado del bienestar

A inicios del siglo XX la mayoría de países occidentales se organizaban bajo un sistema de economía de mercado, donde, como vimos en el tema 2, las decisiones eran tomadas a través de los mercados sin apenas intervención del Estado. Pero tras el crack del 29 y la Segunda Guerra Mundial, estos países se vieron sumidos en una gran situación de pobreza, donde muchos de sus ciudadanos tenían dificultades para cubrir sus necesidades más básicas. Las economías de mercado no encontraron solución a estos problemas. Así, surgió el Estado del Bienestar.

¿Qué es el Estado del bienestar?

El ESTADO DEL BIENESTAR es un concepto político-económico en el que el Estado cubre los derechos sociales de todos los ciudadanos del país y garantiza a la gente un nivel digno de vida.

 

Para asegurar estos derechos, los países dan una serie de servicios y prestaciones públicos a los ciudadanos. Aunque hay diferencias entre países, las principales son:


Pensiones al llegar la jubilación en función de los años y cantidades cotizados.

Ayudas temporales a las personas desempleadas para que puedan cubrir sus necesidades mínimas. 

Asistencia sanitaria gratuita para todos los ciudadanos.

Educación gratuita para todos los ciudadanos.

Ayudas a las personas dependientes o sin recursos. 


Problemas actuales del Estado del Bienestar.

El modelo se ha encontrado con el problema de que la cantidad de personas que requieren de ayudas ha aumentado, lo que ha hecho que aumenten los gastos del Estado. Las razones son las siguientes.


- Cambios demográficos. Ha habido un aumento de la edad media de la población debido al descenso de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida. Este hecho hace complicado mantener el sistema de actual de pensiones, en donde cada vez hay más pensionistas que hacen que el gasto suba hasta 150.000 millones al año. Además, el envejecimiento de la población también aumenta los gastos en sanidad. 


- Cambios sociales. Ha habido una ruptura de la estabilidad familiar, con un gran aumento de divorcios y familias mono-parentales que suelen necesitar ayudas. Muchos de los problemas que antes eran solucionados en la familia, hoy necesitan de recursos públicos.


- Cambios económicos. Se ha creado un mercado de trabajo centrado en los servicios, lo que genera gran inestabilidad en el empleo debido a los ciclos económicos. España es muy dependiente del turismo, donde hay gran proporción de empleos temporales, de manera que cuando viene una crisis, el turismo baja y se destruye mucho empleo.


- La globalización. El mundo global en el que vivimos permite que muchas empresas lleven la producción a países menos desarrollados donde hay menos normativa sobre medioambiente y se pagan menores salarios. Esto ha provocado que muchos países occidentales convivan con una gran cantidad de desempleados que requieren de ayudas.


El futuro del Estado del Bienestar

Puesto que el Estado no tiene recursos ilimitados, a medida que esta necesidad de ayudas aumenta nos encontramos con un grave problema. Tenemos que elegir en el futuro qué gasto podemos asumir, cuál no podrá ser asumido, y de dónde sacaremos el dinero. En general, podemos decir que nos encontramos con 3 grandes desafíos en España.


1. EL DESAFÍO DE LAS PENSIONES. Las pensiones van a seguir en aumento. En el futuro habrá que decidir, o bien recibir menos pensiones, o bien subir impuestos o recortar otras partidas de gastos. Hablaremos de este problema más adelante


2. EL DESAFÍO DE LA EFICIENCA DEL GASTO.  Cualquier economista sabe que la clave de administrar unos recursos escasos es hacerlo con eficiencia. En España hay muy poca tradición de evaluar el gasto público y los efectos que provoca. Como hemos dicho, para mantener los niveles de bienestar, el Estado deberá tener claro qué gastos son primordiales y cuáles no. 


3. EL DESAFÍO DE LA ECONOMÍA SUMERGIDA Y EL FRAUDE FISCAL. Si bien hay mucho que mejora por el lado del gasto, no podemos olvidar los ingresos. La economía sumergida es el conjunto de actividades económicas no declaradas, y que por tanto evitan el pago de impuestos a la Hacienda Pública. Así, cuando las empresas o las personas no pagan los impuestos que deberían, decimos que hay fraude fiscal. Se pierden 60.000 millones en este concepto que podrían utilizarse para mejorar la sanidad, la educación y todo tipo de ayudas. Si de verdad queremos mantener el Estado del Bienestar, se hace imprescindible poner los medios que detecten y sancionen el fraude fiscal.  Además, la economía sumergida lleva a precarización del empleo. 


4. CRISIS DE LA CLASE MEDIA. La clase media, es el origen fundamental de los recursos que sostienen el Estado de bienestar (2/3 de los impuestos vienen de la clase media). Pero tras las últimas crisis claramente se ha frenado el crecimiento de la renta de esta clase media, mientras que los más ricos han visto como su riqueza cada vez crecía más.  Se requiere un nuevo planteamiento a la hora de pagar impuestos, en donde las grandes fortunas deberían ser los que más aporten en lugar de castigar a la clase media. Muchas personas exigen un mayor esfuerzo por parte de las empresas digitales, ya que son las primeras empresas mundiales (en estos momentos) por capitalización bursátil, como Google, Amazon, Facebook y Apple. Estas empresas ganan muchos beneficios en todos los países occidentales y apenas pagan impuestos en proporción a estos beneficios. Algo debe cambiar si queremos mantener el Estado del bienestar.

 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.