Header Ads

¿Qué es la política fiscal?

 ¿Qué es la política fiscal?

La POLÍTICA FISCAL es el conjunto de medidas del Estado sobre el gasto público, las transferencias y los impuestos para así influir en el gasto de la economía (la demanda agregada) y conseguir los diferentes objetivos macroeconómicos: crecimiento, empleo, estabilidad de precios, equilibrio presupuestario y equilibrio exterior.

 

 

Instrumentos de la política fiscal

Para entender como la política fiscal puede influir en el gasto de la economía partimos de la ecuación básica de la macroeconomía. Sabemos que el gasto de una economía (la demanda agregada) se divide en 4 componentes: consumo, inversión, gasto público y exportaciones netas.


DA = PIB = C + I + G + (X-M)


La política fiscal busca influir en la demanda agregada (el gasto de la economía) a través de una serie de instrumentos: el gasto público, las transferencias y los impuestos.


1. Gasto público (influencia directa en la DA). El Estado controla de manera directa un componente del gasto: el gasto público. El gasto público de la demanda agregada (la G) solo tiene en cuenta aquellos gastos que suponen una demanda de bienes o servicios por parte del estado.  Por tanto, incluye la compra directa de bienes (como una pizarra para el instituto), los gastos de personal (salarios de funcionarios y empleados públicos) y la inversión en obras públicas (como la construcción de un puente). Por tanto, si el Estado quiere variar el gasto de la economía basta con modificar este gasto público.


Nota: las transferencias del Estado (ayudas como el desempleo o las pensiones), no forman parte del gasto público de la demanda agregada, ya que con estos gastos no se está demandando ningún bien o servicio.


2. Transferencias e impuestos (influencia indirecta en la DA). El Estado puede influir de manera indirecta en otros dos componentes: consumo e inversión.

 

Las transferencias son ayudas del Estado a las familias o empresas que permiten que estas puedan tener una mayor renta disponible.

  

Los impuestos son pagos que deben hacer las familias y empresas al Estado que hacen que tengan una menor renta disponible.


Aunque las transferencias e impuestos no influyen en la demanda de manera directa, sí que pueden hacerlo de manera indirecta). Los cambios en las transferencias e impuestos a familias y empresas cambian su renta disponible, lo que modifica su consumo e inversión y, con ello, el gasto de la economía.

 

La importancia de los presupuestos en la política fiscal.

Los presupuestos generales del Estado suelen ser motivo de conflicto, ya que tienen que ser aprobados por mayoría en el congreso.


 Por un lado, hay que decidir cuánto y en qué vamos a gastar, y ya sabes que es complicado llegar a un acuerdo sobre esto. Unos partidos políticos prefieren gastar más y otros menos. Más gastos supone que se puede ayudar a más gente, construir más escuelas o tener una mejor sanidad, pero eso hará que haya más impuestos (el dinero debe salir de algún lado) o más déficit público. Con menos gastos podremos cobrar menos impuestos y tendremos menos déficit, pero podremos ayudar a menos gente,


Tampoco hay acuerdo en si gastar más en educación, en sanidad, en defensa o en protección social.


Otro motivo por el que los presupuestos son importantes es porque nos puede mostrar la orientación de la política fiscal. Si el Estado decide aumentar mucho los gastos o bajar los impuestos de un año a otro, estará llevando a cabo una política expansiva. Lo contrario nos mostrará una política contractiva. Como veremos en el siguiente apartado, los efectos de llevar una política expansiva o contractiva son muy diferentes.


Una vez que hemos entendido qué es, veamos los diferentes tipos de política fiscal.




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.