Header Ads

1.1 CONCEPTOS DEL MERCADO DE TRABAJO


En el año 2005 acabé mi carrera de administración y dirección de empresas por lo que decidí incorporarme al mercado de trabajo, en ese momento pasaba a ser parte de la población activa. La verdad que tuve suerte, muy pronto me contrataron en el banco, con lo que al tener un empleo, pasaba a ser parte de la población ocupada. Muchos de mis compañeros de clase no tuvieron tanta suerte, y aunque también se habían incorporado al mercado de trabajo (eran activos y estaban buscando), no encontraban trabajo, siendo así parte de la población desempleada. Otros decidieron seguir estudiando un máster, por lo que al no querer trabajar eran considerados parte de la población inactiva (ni trabajan ni quieren trabajar).

Como ves, hemos tocado muchos conceptos nuevos, y conocerlos es imprescindible para entender cómo funciona el mercado de trabajo.



LA POBLACIÓN EN EDAD DE TRABAJAR.

Mi amigo David era un estudiante realmente malo en el instituto. Cuántas veces le he oí a su padre decir “Si no quieres estudiar, te pondrás a trabajar”. Pero hasta que David no cumplió 16 años, su padre no pudo hacer efectiva su amenaza. Su padre cumplió la promesa el día que David hizo 16 años. David dejó los estudios y empezó a trabajar. Todavía hoy lamenta esa decisión.

Muchos de vosotros cumplís 16 este año, desde ese momento tendréis edad de trabajar, pero inteligentemente, la mayoría seguiréis estudiando varios años. Estar en edad de trabajar no significa ni trabajar ni buscar trabajo.

La población en edad de trabajar es la población que según la legislación tiene capacidad legal de incorporarse al mercado de trabajo. En España es a partir de los 16 años (con consentimiento de los padres o tutor). En Europa es a partir de los 15. Por tanto, si tienes menos de 16 años, no puedes ser ni ocupado ni desempleado ni activo o inactivo
.
LA POBLACIÓN ACTIVA.

Este año varios de nuestros compañeros han dejado el instituto, porque en palabras suyas “prefieren trabajar”. Desde el momento que una persona decide que “quiere trabajar”  (tanto si lo hace como no) y está en edad de trabajar, formará parte de la población activa.

Incluye, por tanto, a los que encuentran trabajo y a los que no.
Todos aquellos que quieren trabajar forman parte del mercado de trabajo. No se considera población activa la que realiza un trabajo sin remunerar (por ejemplo ayudar a una ONG), los que cuidan propio hogar (amos de casa), así como los estudiantes.

Por ello, dentro de la población activa (que es la que forma el mercado de trabajo) hay que distinguir entre: 

a) Población ocupada. Está formada  por aquellas personas que tienen trabajo.
b) Población parada o desempleada. Son aquellas personas activas que buscan trabajo pero no lo encuentran. Este matiz es importante, un desempleado BUSCA, PERO NO ENCUENTRA.

LA POBLACIÓN INACTIVA

Un día se me ocurrió preguntarle a mi madre por qué no trabajaba. Me contesto “¿no te parece todo lo que tengo que hacer un trabajo?, no tengo ni un día de vacaciones”. La verdad que mi madre tiene mucho razón, ha sido (y sigue siendo) ama de casa a tiempo completo, y como dice ella, nunca se jubilará. Pero lo cierto es que mi madre al ser ama de casa no está buscando trabajo, y por tanto, es considerada inactiva.

La población inactiva está formada por  aquellos que tienen edad para trabajar (16 años o más) y que por diferentes motivos no buscan trabajo: estudiantes, personas que padecen alguna incapacidad laboral, los que se dedican a las labores del hogar, jubilados, etc.  Es decir, estas personas no se encuentran dentro del mercado de trabajo.



PRINCIPALES INDICADORES DEL MERCADO DE TRABAJO.

Si escuchamos las noticias o leemos os periódicos, veremos cómo hay una gran cantidad de datos importantes sobre el mercado de trabajo. Muchos de ellos, son datos sobre el número total de desempleados u ocupados. Sin embargo, en ocasiones, el número total no es tan importante como saber relacionar ese número en comparación con otro.
Los principales indicadores que se utilizan para conocer la situación del mercado de trabajo son: 

TASA DE ACTIVIDAD:

Comparamos la población activa con respecto a la población total en edad de trabajar. La tasa de actividad nos dice cuántas personas que se encuentran en edad de trabajar, desean hacerlo. Se halla por tanto dividiendo la población activa entre la población total de 16 o más años.

Si decimos que la tasa de actividad española está en torno al 60%, eso quiere decir que de cada 100 españoles en edad de trabajar, hay 60 que desean hacerlo (tengan o no trabajo)


Es una tasa importante. Cuanto mayor sea, el país podrá contar con más trabajadores para crear riqueza.

TASA DE DESEMPLEO O TASA DE PARO:

Comparamos la población desempleada o parada con respecto a la población activa. La tasa de desempleo o de paro, nos dice cuantas personas que están buscando empleo, no lo encuentran. Se halla dividiendo la población desempleada entre la población activa. Lo multiplicamos por 100 para obtener un porcentaje

Si decimos que la tasa de paro española se sitúa en el 16%, eso quiere decir que de cada 100 españoles que  desean hacer trabajar (y tienen edad para ello), hay 16 que no encuentran trabajo.

Este es por excelencia el indicador más importante del mercado de trabajo, buscar trabajo y no encontrarlo es una situación indeseable que puede dejar muchas familias sin ingresos para vivir.

Más adelante veremos ¿qué es exactamente lo que entendemos por una persona desempleada?

Pero primero nos vamos a centrar en la demanda de trabajo.


1 comentario:

  1. Hola

    Muy interesante lo que comentas, pero una tasa que no incluyes es la tasa de ocupación. Se trata de un indicador que existe diversidad a la hora de definirlo. Lo he visto como el cociente entre población ocupada y la población de más de 16 años.

    ¿estas de acuerdo con esta definición o prefieres usar otra?

    Un saludo

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.