Header Ads

El desempleo estructural.

Si recuerdas, mi amigo Dani dejó la universidad en 2009 y no tenía manera de encontrar trabajo. El problema principal es que no tenía ninguna cualificación específica. Otro amigo mío, Miguel, si había acabado la universidad, pero al ser licenciado, las empresas de su especialización no querían pagarle el salario que sus estudios requerían.

El desempleo estructural ocurre cuando hay más gente que quiere trabajar en un país que los puestos de trabajo disponibles. Es por tanto un problema a largo plazo, si no hay puestos de trabajo suficientes para todos los trabajadores, el desempleo será muy complicado de reducir.

El desempleo estructural se produce por tanto debido a desajustes en el mercado de trabajo y por rigideces en los salarios.

1. Desajustes en el mercado de trabajo. Debido a que hay empresas que necesitan trabajadores, pero no hay gente que tenga la cualificación necesaria para realizar el trabajo. En todos los países hay unos sectores económicos que están en auge (nuevas tecnologías, geriatría, etc.), otros están en declive y necesitan reconvertirse (minería, siderurgia, etc.). El cambio de trabajadores de sectores en declive (en los que sobran trabajadores) a otros sectores no siempre resulta fácil. Muchas personas se encuentran desempleados mientras se adaptan y se forman (o cambian de localidad geográfica buscando otras oportunidades) para adecuarse a las exigencias de los nuevos trabajos. 

Esto explica porque a medida que los trabajadores tienen más estudios la tasa de desempleo es cada vez menor. Como ves en el gráfico más abajo, el nivel de estudios es clave para encontrar trabajo.  A más cualificación, más fácil encontrar trabajo.



2. Rigideces en salarios: Uno de los problemas para que las empresas no contraten trabajadores es un salario muy alto ya que esto supone mayores costes. Si el salario baja, las empresas podrán contratar más trabajadores.  

La rigidez existe en el sentido de que cuando una empresa ha firmado un contrato de trabajo con un trabajador, no puede bajarle el sueldo de manera unilateral. En ocasiones, si la empresa no puede bajar ese salario, le interesa romper el contrato despidiendo al trabajador. En otras ocasiones ni siquiera contratará al trabajador ya que al romper el contrato hay que pagar una indemnización.

Por tanto, esta rigidez hace que muchos empresarios prefieran contratar menos trabajadores para no arriesgarse a tener que pagar indemnizaciones en cado de despido.

Entonces, si los trabajadores  bajan el salario, ¿encontrarían o mantendrían trabajo?

No es tan fácil. El motivo es que hay ciertas dificultades para que las empresas bajen, así como así, los salarios de los trabajadores. En primer lugar, hay un salario mínimo que fija la ley y que bajo ningún concepto se puede incumplir (para 2018 se ha propuesto 736 euros al mes en 14 pagas). Las empresas no pueden pagar menos de eso,

En segundo lugar, los sindicatos suelen hacer presiones que dificulten bajadas de salarios cuando ya se ha firmado un contrato con un trabajador. Por este motivo, cuando una empresa tiene problemas, le resulta más fácil despedir al trabajador antes que bajarle el sueldo.

La crisis económica ha hecho que muchos economistas defiendan que el principal problema del mercado de trabajo español es precisamente esta gran rigidez. Si los salarios pudieran bajar más fácilmente, sobre todo en épocas de crisis, las empresas podrían ajustar estos salarios en lugar de despedir a los trabajadores. Es decir, si una empresa tiene 4 trabajadores cobrando 1.500 euros (6000 en total) y quiere reducir el pago a 4000 euros en total, podrá despedir a 1 o 2 trabajadores, o podría bajar el suelo  a cada uno a 1000 euros.

Muchas personas lógicamente no están de acuerdo con esta postura, ya que consideran que las empresas lo aprovecharían para ganar más dinero a costa de pagarles menos salarios.


En España históricamente este desempleo estructural ha sido elevado, es decir, siempre ha habido personas que no encuentran trabajo al no haber puestos libres. 


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.